Skip to main content

Noticia

Motor

Denuncian a dos guardias civiles por obligar a hablar castellano en un control (las dos versiones)

Moto Guardia Civil

Quién dice la verdad, se decidirá en los tribunales...

La polémica llega desde Valencia. Plataforma pe la Llengua ha denunciado a dos guardias civiles que, presuntamente, obligaron a dos conductores a hablar castellano en un control de alcoholemia. La denuncia recoge un supuesto abuso de autoridad y discriminación lingüística y reclama sanciones para los agentes.

Como toda historia tiene dos versiones, vamos a contar lo sucedido desde los dos ángulos.

La versión de los conductores

Los hechos tuvieron lugar el pasado 29 de diciembre, a las cuatro de la tarde. Los agentes tenían establecido un control de alcohol y drogas con motivo del Festivern, un festival que acoge Tavernes en Nochevieja y los días previos.

La versión de los hechos recogida en la denuncia, habla de que los agentes dieron el alto a un vehículo y retuvieron a sus ocupantes en el mismo durante al menos 40 minutos. Según cuentan, la conversación comenzó con un "bona vesprada" del conductor, a lo que uno de los agentes le contestó directamente: "a mí me habla en español, que estamos en España". El joven le replicó recordándole su derecho a "parlar en valencià" y el guardia civil le advirtió: "si continúa hablándome en valenciano, no nos vamos a entender y me lo llevaré al cuartel. Me va hablar en español".

Los denunciantes aseguran que el conductor se desplazó al coche patrulla para hacer las pruebas de alcoholemia y que allí lo dejó el agente durante al menos 20 minutos, mientras que a otros conductores que hablaban castellano les dejaban marchar en menos de cinco minutos.

Plataforma per la Llengua asegura que los agentes hicieron afirmaciones como "si no me habla en español lo llevaremos al cuartel hasta que llegue un intérprete y se les fastidiará la fiesta" o "si no consigue salivar lo suficiente en el test de drogas lo llevaremos al cuartel por negarse a realizar la prueba". También que se dirigieron a los otros ocupantes del vehículo que conversaban en valenciano para decirles: "¿por qué no habláis español si estamos en España?". A lo que ellos replicaron afirmándo que les estaban "reteniendo de forma ilegal por no hablar español".

La versión de los agentes

Desde el otro lado, la historia se cuenta muy diferente.

Entre las voces que han salido en defensa de los agentes está la Asociación Pro Guardia Civil. Tras investigar lo sucedido, sus responsables han emitido un comunicado en el que muestran su apoyo a los agentes. "APROGC ha realizado las indagaciones oportunas, que  confirman nuestras sospechas, los COMPAÑEROS que actuaron en Tavernes de la Valldigna lo hicieron correctamente, tal como lo hacen en toda la Comunidad Valenciana, sin haber tenido nunca problemas de esta índole", aseguran.

En su comunicado recoge la versión de los agentes denunciados que en todo momento defienden que fue el conductor del vehículo quien tras ser requerido para un control de alcoholemia exigió que se dirigiesen a él en catalán o en valenciano. No solo eso, aseguran que les amenazó con no reconocerles como agentes de la autoridad y haría caso omiso a sus indicadores si no le hablaban en "el idioma de su país".

La versión de los agentes es que indicaron al conductor que no tenían ningún impedimento en que él se expresase en la lengua que considerase más apropiado, que ellos entendían la lengua valenciana pero que no la hablaban, que le estaban hablando en el idioma oficial del Estado Español y que si no seguía sus indicaciones y realizaba la prueba de alcohol a la que legalmente estaba obligado cometería un delito contra la seguridad vial.

"En el transcurso de la prueba de alcoholemia y de drogas este conductor no paraba de exigir a los agentes que le hablasen en valenciano o catalán y preguntaba a otros usuarios de su mismo vehículo si los agentes estaban obligados legalmente a dirigirse a él en ese idioma", aseguran los agentes. "Al mismo tiempo una de las usuarias de ese mismo vehículo animaba a usuarios de otros vehículos detenidos en el control a  que hablasen a los agentes en valenciano y que exigiesen que los guardias civiles se dirigiesen a ellos en esa lengua", prosiguen.

APROG quiere dejar claro que "los agentes no pidieron en ningún momento al conductor ni a los ocupantes del vehículo que utilizasen la lengua castellana". "Es habitual que en la interacción de los agentes de la Guardia Civil con usuarios en la Comunidad Valenciana los ciudadanos utilicen la lengua valenciana y se relacionan con ellos con total normalidad", aseguran.

Quién dice la verdad, se decidirá en los tribunales...

Y además