Skip to main content

Noticia

¿Cuál es mejor, Mercedes Clase G o Land Rover Discovery?

todoterreno lujoso off-road offroad nuevo todo terreno
Duelo de todoterrenos de distinta evolución.

Hoy traemos un duelo de lo más interesante. Dos modelos que levan años en el mercado, representantes en origen de los todoterrenos de verdad pero que, aunque hoy siguen siendo de los más capaces del mercado, han tomado sendas distintas: el Clase G se mantiene fiel a sus orígenes, mientras que el Discovery ha evolucionado a un formato más cercano al SUV. Dos alternativas que se miran cara a cara, y a nosotros no nos queda otra que preguntarnos: ¿cuál es mejor, Mercedes Clase G o Land Rover Discovery?

VÍDEO: El Mercedes Clase G 2018 pasó la prueba definitiva

Ambos se pueden considerar auténticos pesos pesados de la automoción. Se trata de 4x4 de enorme tamaño, siendo el Land Rover considerablemente más largo (4.970 mm por 4.662mm), algo más ancho (1.790 mm por 1.760 mm) y algo más bajo (1.846 mm por 1.951 mm). Con tales dimensiones también ofrecen una capacidad de carga envidiable, con el británico cubicando 723 litros de maletero ampliables a 2.500. Del alemán, que acaba de estrenar generación, no hay datos, pero ya que ha crecido, superará los 480 litros de su predecesor.

La diferencia principal entre ambos, desde el punto de vista estético, es el estilo. El Clase G es virtualmente el mismo coche que el que vio la luz en 1979, con diseño cuadrado, lleno de líneas rectas y una apariencia imponente. El Discovery, por su parte, ha culminado en su quinta generación (apareció en 2017) un proceso de suavizado que comenzó en la tercera: mantiene un aire de contundencia, pero con un estilo mucho más cercano a lo visto en los tan de moda todocaminos.

Mercedes Clase G 2018: atemporal

Aunque sus respectivas sagas comenzaran hace décadas, el habitáculo de ambos representan a la perfección lo que significa la palabra evolución. El alemán, tradicionalmente espartano, ofrece ahora acabados de primer nivel, cuero, aluminio, asientos con masaje y ventilación, y tiene como uno de sus elementos destacados la doble pantalla para cuadro de instrumentos y consola central, cada una de 12,3 pulgadas (como opción). El Land Rover no se queda atrás, con materiales premium y una gran variedad de gadgets tecnológicos que van desde la regulación de los asientos con una app para el smartphone a una pantalla de 10 pulgadas situada en el techo, pasando por el Auto Access Height, que rebaja 40 mm la altura para facilitar entrada y salida al vehículo. Eso sí, tiene capacidad para siete pasajeros, lo que supone un punto a favor porque aumenta su versatilidad.

El apartado mecánico también cae para el lado del británico, aunque hay que tener en cuenta que ya lleva un año en el mercado, por lo que su oferta es más amplia, mientras que el G acaba de anunciarse solo con una versión. Así, el Discovery está disponible con motores diesel de 180, 240 y 256 CV; además de un gasolina 340 CV. El Mercedes puede que no gane en cantidad, pero la variante G500 monta un bloque 4.0 V8 de 422 CV.

Ahora bien, aunque ambos son muy capaces fuera de pista, el Mercedes no tiene parangón: ha mejora su distancia libre al suelo (241 mm), sus ángulos de entrada y salida, su capacidad de vadeo (700 mm), cuenta con tres diferenciales y el modo G-MODE maximiza sus capacidades en terrenos difíciles.

El precio es esta ocasión un factor capital, y es que la diferencia entre uno y otro es enorme. El Land Rover Discovery de acceso se queda por debajo de los 60.000 euros, mientras que el Mercedes Clase G 2018 costará 107.000 euros en Alemania, por lo que la cantidad será incluso mayor en España.

Los 5 rivales del Land Rover Discovery 2017

Y además