Skip to main content

Noticia

Corre una 'drag race' con un Mercedes SLS AMG vitaminado... ¡y acaba en el césped!

Mercedes SLS AMG

Por muy sencillas que parezcan desde fuera, las 'drag race' tienen su complejidad. Y si no que se lo digan al conductor de este Mercedes SLS AMG vitaminado, que ha acabado en el césped por no ser capaz de controlar los casi 1.000 CV que llevaba bajo el pie derecho.

En nuestros dominios no se estilan mucho, pero lo cierto es que las 'drag race' -o carreras de aceleración, para los que prefieran la lengua de Cervantes- es una de las disciplinas más espectaculares del mundo del motor. Ya sabéis, dos coches frente a frente, una distancia en línea recta y a ver quién puede más. Aparentemente sencillo para el piloto, ¿verdad? Pues mira lo que le ha pasado al conductor del Mercedes SLS AMG en el siguiente vídeo (ponlo a partir del minuto 3).

No amigos, manejar casi un millar de caballos no es tarea fácil por mucha experiencia que se tenga al volante. Y es que el 'alas de gaviota' que has visto acabar en el césped cuando trataba de enseñar todo su músculo ha recibido una serie de modificaciones en su propulsor V8 -se han incluido nuevos turbos, una caja de cambios modificada y una reprogramación electrónica- que elevan la potencia de éste hasta unos impresionantes 990 CV. Y todo gracias al trabajo del preparador alemán GAD Motors.

No te pierdas: Así batió el Mercedes SLS AMG eléctrico el récord de Nürburgring

Resulta especialmente llamativo el momento en el que el piloto pierde el control del Mercedes SLS AMG. No es nada más empezar, que es cuando se supone que más complicadas son las cosas, sino ya avanzados unos metros y a una velocidad bastante elevada. Tal es la fuerza que ejerce este propulsor después de las modificaciones que incluso en ese momento el patinaje de las ruedas es posible por exceso de la misma.

Por suerte, el súper deportivo teutón no quedó dañado, algo que sí sucedió con el orgullo del piloto, que tuvo que volver al punto de partida avergonzado por su error. Al menos tuvo una nueva oportunidad de demostrar lo que daba de sí el SLS, en esta ocasión con mucho más éxito. De hecho, en la media milla de distancia recorrida logró alcanzar una velocidad de 300,73 km/h, que los autores del vídeo que has visto antes catalogan como récord mundial asegurando que es el SLS más rápido que jamás haya existido.

Sea o no así, lo que está claro es que coches como este Mercedes SLS AMG no son aptos para todos los conductores. Si a uno que se le presupone experto y capaz le ocurre algo así, imaginad lo que puede suceder si cae en manos equivocadas. Y aquí al menos estaban en la pista de un aeropuerto sin nada contra lo que golpearse. Si sucede en otro ámbito, la tragedia está asegurada.

Lecturas recomendadas