Skip to main content

Noticia

Motor

Compra un coche en Alemania, se lo roban y le acusan de simular el delito

Compra coche en Alemania y se lo roban
Una historia de lo más enrevesada.

Comprar coches en Alemania suele ser algo habitual, sobre todo de marcas premium, porque es fácil encontrar ejemplares a un precio mucho más barato que en el mercado español. Algunos, de hecho, aprovechan para venderlos después aquí y sacar beneficio. Ese era el plan del protagonista de esta historia, aunque la jugada no salió como esperaba y acabó siendo acusado de simular un delito de robo.

A.D., de 27 años, adquirió en el país alemán un BMW X6 de segunda mano por 24.000 euros en 2015. Lo trajo a España y lo dejó en un concesionario oficial para repararlo mientras lo ponía a la venta.

Se puso en contacto con él un intermediario que afirmaba dedicarse a la compra venta y, cuando quedaron, le pidió el DNI y los papeles del coche, que le entregó. Fueron a una gestoría pero estaba cerrada, el dueño se olvido de reclamar los papeles y el intermediario aprovechó para cambiar la titularidad del dueño en Tráfico, falsificando su firma, y también hizo un contrato de compraventa falso.

Comprar un coche en Alemania: todo lo que debes saber

Unas horas más tarde, volvieron a quedar para cerrar la compra y devolverle los papeles, pero en ese momento le robaron el coche a la fuerza. Como es lógico, denunció el robo y por suerte recuperó el BMW a los pocos días.

Sin embargo, éste ya no estaba a su nombre, si no al del intermediario, que se lo había vendido a un tercero. La Policía avisó al nuevo propietario, que se presentó afirmando que había pagado 18.000 euros por él y mostrando copias del contrato de compra. La Policía se dio cuanto de que el susodicho intermediario era un individuo que se había visto envuelto en casos de estafas anteriores.

El dueño original (que lo compró en Alemania), reclamó su vehículo, pero en el juzgado se le denegó y, ante la aparición del nuevo dueño, se optó por dárselo a éste ya que lo había comprado con buena fe. Además, se inició una causa contra el primer comprador, acusado de simulación de delito y por poner una denuncia falsa, por lo que pedían para él tres años de prisión.

Por suerte los abogados de éste intervinieron, alegando que se habían vulnerado todas sus garantías y finalmente quedó absuelto. Eso sí, no se resolvió la entrega del automóvil al propietario original, algo para lo que deberá abrir un proceso nuevo de nulidad ante Tráfico y el segundo comprador.

Fuente: El Mundo

Y además