Skip to main content

Noticia

Los coches prohibidos en Barcelona si hay contaminación

Contaminación

A partir de hoy, los coches que no tengan la tarjeta de la DGT no podrán circular en episodios de polución.

Barcelona prohibirá la circulación de los coches sin etiqueta de la DGT (es decir, aquellos más contaminantes) durante los posibles episodios de polución. Esta normativa ha entrado en vigor hoy, y será permanente a partir del año 2020.

Así, a partir de hoy, cuando en la Ciudad Condal se declare un episodio de contaminación alta, los coches sin etiqueta de la DGT serán multados con 100 euros (50 por pronto pago) si circulan. Lo que no podrá hacer el Ayuntamiento es inmovilizar el vehículo. "El objetivo es que no haya sanciones sino la lucha contra la contaminación. Estamos ofreciendo alternativas en transporte público y el mensaje debe ser que hoy ir en coche mata", dijo la teniente de alcalde Janet Sanz.

Madrid Central: qué coches podrán entrar y cuáles quedarán fuera

Como medida de apoyo, en los días con alta contaminación, el consistorio barcelonés incrementará un 10% los servicios de transporte público. 

Esta medida, que de momento solo se aplicará durante los episodios de más contaminación, será permanente a partir de 2020, haya o no polución. 

El consistorio estima que afectarán a un 17% de los 700.000 coches del área de Barcelona: 119.000 coches. En esta página web del Ayuntamiento los conductores pueden comprobar si les corresponde etiqueta o cuál.

Las restricciones al tráfico de Barcelona afectarán a la Zona de Bajas Emisiones ZBE), que está dentro del perímetro formado por las Rondes de la ciudad.

Los coches que no podrán circular por Barcelona con contaminación son:

  • Los de gasolina matriculados antes de 2000
  • Los diésel matriculados antes de 2006.
  • Durante este primer año de restricciones, se libran el resto de vehículos: furgonetas, camiones, motos, autobuses y autocares. Además, la limitación no afectará a vehículos de emergencias o servicios esenciales.

En los días de contaminación habrá 48 patrullas destinadas únicamente a controlar los vehículos. Los agentes pararán a todos los coches que no lleven la etiqueta (que no es obligatorio enganchar en el parabrisas, pero sí recomendable) y comprobarán por la matrícula si pueden o no circular. Si no tienen etiqueta, se les multará y se les invitará a salir de la zona de bajas emisiones. Los coches que no tienen etiqueta sí podrán circular por las rondas, porque precisamente es la vía que tienen para salir de la ciudad o para evitar entrar en ella.
 

Fuente: El País

Lecturas recomendadas