Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Coches míticos solo para verdaderos amantes del motor: Lotus Super 7

lotus super 7

El Lotus Super 7 es la antesala de lo que es en hoy día la marca inglesa Caterham, por eso es un coche mítico solo para verdaderos amantes del motor.

Hay coches que marcaron una época, que son auténticos iconos de la industria del automóvil, coches míticos solo para verdaderos amantes del motor. En esta categoría podríamos meter a vehículos como el Porsche 911, el Ford Mustang o el Ferrari F40, por mencionar unos pocos, pero el protagonista de este artículo es algo diferente, un coche único, el Lotus Super 7.

Es probable que lo conozcas como Lotus Seven a secas, ya que el modelo ha recibido varios nombres a lo largo de su vida. Se lanzó al mercado hace ahora 65 años y en la actualidad aún vive, aunque bajo una marca completamente diferente que, si eres un verdadero entendido del motor, ya habrás podido identificar por las imágenes del modelo.

Coches míticos solo para verdaderos amantes del motor: Renault Safrane V6

Coches míticos solo para verdaderos amantes del motor: Lotus Super 7

lotus super 7

Diseñado por el mismísimo Colin Chapman, el fundador de Lotus, el Super 7 era el sustituto natural del Lotus Mark IV que la compañía había estado comercializando desde 1952 hasta 1957. El Mark IV, y más tarde el Seven, serían los modelos de acceso a gama de Lotus, un pequeño biplaza deportivo, simple y muy ligero con alma de coche de carreras.

Chapman lanza el Lotus Super 7 en 1957 y lo hace con una carrocería que apenas difiere de lo que había sido hasta entonces el Mark IV.: un largado capó, una cabina retradasa, el motor en posición delantera, pero de propulsión trasera; las ruedas fuera de la carrocería, como en un monoplaza de Fórmula 1; ausencia de techo y un interior para hasta dos pasajeros.

Lotus Eletre

El Lotus Eletre se presenta con 600 CV

El Lotus Seven, que adoptaba el nombre de un monoplaza de Fórmula 2 que no llegó a competir para Lotus a principios de los años ’50, empleaba un chasis tubular similar al del Lotus Eleven de 1956 y estaba propulsado por un motor Ford de 1.172 cm3 y cuatro cilindros en línea de apenas 40 CV de potencia.

Tres años más tarde, Lotus decide lanzar una versión más potente, el Seven S2, que se complementaría con el Super Seven S2 en 1961. Esta variante equipaba un motor Ford de 1.340 cm3 modificado por Cosworth y con 86 CV de potencia, aunque más tarde se aumentaría la cilindrada hasta los 1.498 cm3 (Super Seven 1500 de 106 CV) y 1.599 cm3.

El Seven S3 llegaría en 1968 y el Seven S4 lo haría en 1970 acompañado de una carrocería de fibra de vidrio más cuadrada que reemplazaba la mayoría de sus componentes exteriores de aluminio. El peso reducido siempre fue una de sus principales ventajas, ya que apenas superaba los 500 kg en las primeras versiones, siendo ligeramente más pesados en variantes posteriores.

De Lotus a Caterham

lotus super 7

La historia del Lotus Super 7 sufre un importante revés con la incorporación del Reino Unido a la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1973.

Hasta entonces, vender el Seven como kit (desmontados) suponía a Lotus importantes ventajas a nivel económico, ya que estaban exentos del pago de impuestos. A partir de 1973, Inglaterra adopta el IVA y las ventajas fiscales de los kits desaparecen. Con ello, la compañía de Chapman decide dar por finalizada la vida comercial del icónico deportivo de bolsillo.

Esto nos lleva a conocer a la famosa empresa británica Caterham. La compañía se funda en 1973 después de haber sido el mayor distribuidor de Lotus Seven en los años ’60. Su experiencia como concesionario animó a Graham Nearn, fundador de Caterham, a comprar los derechos de fabricación del Seven a Chapman tras anunciar que el modelo cesaría su fabricación.

Caterham Seven 620

Sobre la base del Super 7, Caterham ha construido un negocio lucrativo que lleva casi medio siglo en activo como fabricante de pequeños deportivos ligeros. Inicialmente producía el Seven S4, pero no demostró ser muy popular, por lo que Caterham decidió volver hacia atrás en el tiempo y rescatar el Seven S3, mucho más interesante. Empezó a venderlo en 1974.

En la actualidad, los modelos de Caterham son vehículos exclusivos que, a pesar de no tener un precio realmente alto, no son para todos los bolsillos. 

Muchos de sus clientes los adquieren por sus fantásticas cualidades dinámicas que los hacen muy interesantes como coche de track day con el que ir al circuito y disfrutar de su conducción. También se han creado otras versiones aún más potentes y extremas, como el radical Seven 620R con un motor sobrealimentado de más de 300 CV.

Etiquetas:

Coches deportivos

Y además