Skip to main content

Noticia

Las cinco averías de coche más frecuentes

Taller

También son de las más caras....

Según datos de Conepa (Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción), los talleres registraron un aumento del 4,3% en el número de operaciones realizadas en 2017 respecto al año anterior.  

La mayor parte de estas intervenciones fueron por golpes de chapa, arreglos de pintura o mantenimientos periódicos. Por detrás de estas se sitúan las averías propiamente dichas (tanto averías de los coches diésel como de los gasolina), las que entrañan un verdadero peligro para la mecánica y elevan considerablemente la factura del taller.

En base a las contrataciones realizadas a través de su página web y su aplicación, Autingo ha elaborado este listado con las cinco averías de coche más frecuentes.

  1. Sustitución del kit de embrague
    El embrague es el encargado de establecer conexión entre el motor y la caja de cambios, de manera que es un elemento fundamental para el buen funcionamiento del motor.
    Con el uso y paso del tiempo, el embrague se desgasta, patina y no transmite la potencia del motor a la caja de cambios, provocando una conducción peligrosa. Que el coche se revoluciona al cambiar de marcha, que ha perdido fuerza o que no puede con las pendientes, son algunos síntomas que indican que llegó la hora de visitar al mecánico.
    El cambio de embrague es también una de las averías más caras que te pueden pasar. Autingo ha calculado que cuesta entre 480 y 950 euros dependiendo del año, modelo y versión del vehículo.
     
    Estos son los síntomas de que la correa de tu coche está KO
  2. Cambio del kit de distribución
    El cambio del kit de distribución es la segunda reparación más solicitada en los talleres. Quizás el componente más conocido sea la correa de distribución, pero ésta no trabaja sola sino que va acompañada de poleas, tensores, bombas de agua...
    Cuando uno de estos componentes se daña, lo más probable es que el resto de elementos relacionados con él también se vean afectados, por lo que antes de sustituir solo las piezas afectadas los talleres suelen recomendar cambiar el paquete al completo para que todos los componentes implicados en la distribución estén en perfecto estado.
    ¿Cuánto cuesta cambiar el kit de distribución? Entre los 580 y 850 euros (si solo cambias la cadena de distribución el precio ronda los 470 euros, según datos de Tallerator).
  3. Poner un volante de motor nuevo
    El volante de motor se encarga de acumular inercia y regularizar el movimiento del motor. Es una rueda muy pesada  colocada en el extremo del cigüeñal más próximo a la caja de cambios.
    Las averías en el volante motor suelen generar ruidos molestos que son característicos con el motor en ralentí y al apagarse. Si los escuchas puedes tener suerte y que la avería esté en otra parte del embrague; si el fallo está en el volante motor prepara unos 800 euros para pagar la reparación.
  4. Cambiar pastillas de freno
    El buen estado de las pastillas de freno es la mejor garantía de que el coche podrá detenerse en la distancia adecuada. Pero a medida que éstas se van desgastando, pierden capacidad de fricción y el frenado deja de ser seguro.
    Por esta razón, es importante revisar el estado de las pastillas con regularidad y cambiarlas en cuanto sea necesario para poder frenar de manera óptima y conducir con total seguridad.
    El precio de un cambio de pastillas de freno ronda entre los 80 y 160 euros.
  5. Cambiar la correa de distribución
    No hay diagnóstico más temido por un conductor que la rotura de la correa de la distribución (más o menos igual que la rotura del turbo).
    La correa de distribución tiene como misión principal sincronizar el funcionamiento del motor y si no se tiene cuidado en su mantenimiento puede romperse y dejar inservible toda la mecánica.
    Aunque en ocasiones su rotura es imprevisible, en otras sí se puede evitar. Para ello hay que tener en cuenta las recomendaciones de los fabricantes, que normalmente aconsejan cambiar la correa cada cinco años o una vez alcanzados entre los 80.000 y 120.000 kilómetros y estar pendientes ante cualquier ruido anómalo en el motor.
    La diferencia de presupuesto es considerable: Autingo ha calculado que sustituir la correa  de manera preventiva supone unos 380 euros de media, dependiendo del modelo del vehículo; si llega a romperse, el coste de la reparación depende del número de componentes afectados, oscilando entre los 1.500 y 4.000 euros; en el peor de los casos te tocará dar por perdido el coche.

Lecturas recomendadas