Skip to main content

Noticia

Motor

Así de bien restaurado puede quedar un Porsche 911 S Targa de 1967

Restauración Porsche 911 S Targa de 1967

Si yo me fuera a comprar ahora mismo mi primer 'Nueve once', no sé si este Porsche sería el que elegiría, porque reconozco que adoro la silueta original de tan icónico modelo, tal cual. Aunque la versión Targa me ha encantado desde siempre y confieso que hace dos años estuve a punto de embarcarme en una unidad muy similar en azul claro. Y si, encima, se pusiera a tiro y así de bien restaurado un Porsche 911 S Targa de 1967...

Vídeo: así es el Porsche 911 2020

El afortunado propietario de esta joyita ha querido dejar el vehículo como si fuera un Porsche 911 de fábrica... pero vendido en un concesionario de hace casi 50 años. Y es que si cada uno de esos modelos es especial, en este caso, conocemos también su historia particular, lo que sin lugar a dudas le aporta un plus. 

Todas las generaciones del Porsche 911

Este es uno de los primeros 911 S Targa. Salió como coche nuevo de Dortmund, en el noroeste de Alemania, el 24 de enero de 1967. Se usó como vehículo de exposición durante los dos años siguientes. Posteriormente, se lo llevaron a Estados Unidos. Y desde 1977 hasta finales de 2016, estuvo parado en un granero en Long Beach, con una funda de plástico como única protección. 

Galería: la restauración, en fotos

“El Targa estuvo allí durante casi 40 años en un garaje sin puerta, cubierto por una lona de plástico”, confirma ahora el jefe del programa de restauración oficial   Porsche Classic, Uwe Makrutzki. "El propietario en ese momento aparentemente se había olvidado del auto", remarca.

La buena noticia es que en el momento de rescatarlo vieron que estaba completo, con muchos extras como el calentador auxiliar Webasto, la radio Blaupunkt, los asientos de cuero, el parabrisas tintado, los faros antiniebla halógenos y el termómetro.

El meticuloso proceso de restauración ha durado más de tres años, y encontrar algunos elementos originales tuvo su dificultad. Al final, lograron completar la tarea con los tapones, las arandelas y las abrazaderas adecuadas para su motor bóxer de seis cilindros y 2.0 litros, que desarrolla 160 CV y 179 Nm de par.  También tuvieron que crear la parte trasera del techo, con una ventana de plástico. Y todo, según las especificaciones originales.

Al parecer, que quedara así de bien restaurado este Porsche 911 S Targa de 1967 llevó unas 1.000 horas sólo en trabajos de carrocería. Y una vez terminada, se aplico a mano pintura de tono Polo Red, color protegido por una película con un ligero efecto mate, que se puede eliminar sin dejar residuos incluso después de muchos años.

Y además