Skip to main content

Reportaje

Juntamos a las ocho generaciones del Porsche 911 en circuito

ocho generaciones del Porsche 911 en circuito

55 años sin dejar de hacer ruido.

Si los ves circulando juntos, uno al lado del otro, podrían considerarse padre e hijo. O madre e hija, porque el lenguaje de diseño de Porsche ha tenido siempre una inspiración femenina y sinuosa, desde los años del 356. En palabras de su creador: "Un Porsche puede tocarse, porque tiene cuerpo. Como cualquiera de ustedes". Es sorprendente hasta qué punto el arquetipo del automóvil deportivo alemán creció, considerando estos dos modelos, uno al lado del otro: la virguería original del 911, en este caso un modelo de 1965, y su musculado nieto, el nuevo 992. Más de medio siglo los separa, y se nota el paso del tiempo entre el grácil, elegante y diminuto bólido, en beige sobrio, y el imponente y su llamativo descendiente, en un amarillo vibrante que subraya las ganas de girar cabezas a su paso. La diferencia de tamaño es tan grande...

VÍDEO: El Porsche 911 RSR consigue lo imposible para hacernos alucinar

Sin embargo, lo bien alimentadas que están las nuevas generaciones de un modelo no es algo que haya inventado el Porsche 911. Lo que sí es peculiar del Porsche es su apariencia icónica. Esta forma básica de pensar en el diseño. Hay seis generaciones más entre el primer 911 del año 1963 y el actual. Y todos los expertos coinciden, porque siempre que sale uno nuevo se dice aquello de "este es el mejor 911 de todos los tiempos". Con un paréntesis en el 996, claro. Ya sabes, el que tiene los ojos como dos huevos fritos.

Probamos el Porsche 911 T: pensado para puristas

Por eso hemos querido reunir el ayer y el hoy, quedarnos con los matices y entender el encanto de uno de los automóviles deportivos más importantes de la historia. Todos menos los actuales 911 992 están normalmente en el museo. Pero hoy los sacamos a hacer algo de ejercicio. Si naciste, como yo, en 1963, estás mirando con ojitos este 911 primigenio, con un aspecto especial. ¿Cómo ha aguantado el paso del tiempo? ¿Parece viejo? Peor aún, ¿se ve viejo? La duda es: ¿un coche con más de medio siglo y 130 CV aún puede transmitir sensaciones? Sí que puede. Y de qué manera.

En la primera aproximación, parece delicado y frágil, según los estándares de hoy en día, incluso pequeño. Con gran elegancia y muchas piezas cromadas, pero lejos de una apariencia musculosa. Comparado con coches modernos, es un vehículo que parecería empeñado en sacar partido al minimalismo.

ocho generaciones del Porsche 911 en circuito

La línea inclinada del techo se extiende por la zaga, como si ansiara llegar a tocar el asfalto. Debajo esconde el motor bóxer de dos litros y seis cilindros, que impulsa directamente las ruedas traseras y ayuda con su peso a una buena tracción. En Porsche, cada caballo cuenta el doble. Es algo que se repetía en aquella época. Por eso intentaban por todos los medios evitar el deslizamiento de las ruedas.

Lo que lo distinguía de todos los demás coches es la mezcla de sensaciones que te produce al fijarte en su dirección, posición de asiento, distribución de peso, precisión. Hoy en día, eso mismo es exactamente lo que caracteriza a un 911.

Probamos el Porsche 911 Cabrio S

El motor suena cautivador. Desde la perspectiva actual, claro, su rendimiento es modesto, pero los 130 CV y sus escasos 1.080 kg de peso le permiten pasar de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos. Y sus 210 km/h de velocidad máxima también estaban por encima de los modelos de la época.

Después del original y el modelo G, es el 964 el que da un gran salto en 1988. Los protectores de plástico grueso fueron una nota distintiva del gusto de finales de los años 80. Esto también se aplica a la tecnología. Desde que llegó al mercado, venía con doble encendido, un alerón extensible, ABS y dirección asistida.

Asimismo, podría decir que el 911 se vuelve más complaciente con el 964, que es también más agradable y más lujoso que sus predecesores. Un desarrollo que continúa hoy. Pero el 992 se sigue resistiendo a separarse definitivamente de su antepasado en detalles como la esfera del cuentavueltas, que continúa siendo analógica y se mueve en el mismo sentido de las agujas del reloj. A la vieja usanza.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además