Skip to main content

Noticia

Motos

Barcelona apuesta por la moto compartida con 11.000 nuevas licencias

silence s02
Una estrategia muy interesante.

Justo ayer hablábamos si era el mejor momento para comprar una moto, cuando el ayuntamiento de Barcelona nos recuerda que quizás hay alternativas más interesantes a la compra. La moto compartida se ha extendido en muchas ciudades y en nuestro país es un fenómeno especialmente interesante, dado nuestro clima y el estilo de nuestras ciudades. Barcelona apuesta por la moto compartida con la adjudicación de 11.000 nuevas licencias, donde las motos eléctricas serán las grandes protagonistas.

Y es que la Ciudad Condal es la gran urbe española donde la moto tiene una presencia protagonista, principalmente por lo anteriormente comentado: un excelente clima mediterráneo, un tamaño perfecto para su uso y muchos espacios donde poder dejarlas, todo lo contrario que ocurre con los coches, donde los huecos de aparcamientos muchas veces se pagan con la vida.

 

moto electrica motos electricas ciudad urbana movilidad

 

Hoy en día la moto compartida en Barcelona tiene ya un papel clave en la movilidad y cada vez son más personas las que apuestan por este eficiente medio de transporte. Las ventajas son muchas: solo pagas por lo que usas, te despreocupas de las labores más desagradables relacionadas con una moto eléctrica, como el proceso de carga, pagar el seguro o el resto del  mantenimiento. Además, circulas sin contaminar absolutamente nada.

 

Comodidad de uso y respeto por el medio ambiente

La comodidad de uso, la ausencia de grandes normas y desplazarte de una manera rápida, limpia y eficaz, sin necesidad de una gran inversión inicial previa, son las características que hacen de este sistema de transporte todo un éxito. Tanto es así, que Barcelona ha adjudicado 11.000 licencias para motos y bicicletas eléctricas para que este servicio se popularice aún más.

En total, 6.958 licencias de motos eléctricas compartidas se han distribuido entre 21 empresas, mientras que las bicicletas compartidas también tienen su protagonismo, con casi 4.000 nuevas licencias. El Ayuntamiento de Barcelona recibirá un total de 71,51 euros por cada licencia, lo que representa un total de 786.610 euros de ingresos por este concepto. Estas son las empresas que han conseguido licencias y cuyas motos veremos próximamente por las calles de la capital catalana:

 

  • Acciona Mobility
  • Airsharing
  • Avant Fullstep
  • Boltest TXFY
  • Cooltra Motos
  • Ecohibrid Protea
  • Eco-logia Turismo sostenible
  • Global Mobility Sharing
  • I4sme Projects
  • Quasar Mobility
  • Mobilitas Futurus
  • OIZ Ridesharing
  • Respiro
  • Scoot Networks Iberia
  • Tucycle Bikesharing
  • Talban KRUP
  • Tirkil Invest
  • Tier Mobility
  • UUAKL
  • Windshared Mobility
  • Yego Urban Mobility

 

El Ayuntamiento exige a las empresas ciertas condiciones, como por ejemplo el uso de un seguro de responsabilidad civil en las motos compartidas o que la flota del operador no se concentre exclusivamente en la zona centro, con más de un 50% de las motos en esa zona. 

 

Barcelona apuesta por las motos eléctricas

Está claro que el uso de motos eléctricas en una ciudad como Barcelona se debería popularizar a lo bestia para reducir la contaminación, la congestión de tráfico y rebajar los niveles de ruido. Las ventajas de este sistema es total y el Ayuntamiento es consciente de ello, por lo que el objetivo es poco a poco ir popularizando este servicio.

 

 

Una de las medidas que pueden estar detrás de esta estrategia es la opción que habla de prohibir a las motos privadas con motores de combustión el hecho de poder aparcar en la acera, o incluso de pagar por aparcar en los espacios destinados para las motos: ¡una zona azul para las dos ruedas! Previsiblemente, las motos eléctricas se librarían de pagar este servicio.

Si las motos eléctricas son la solución de movilidad de futuro ideal, las motos compartidas son la solución a nivel práctico más interesante. Pagas solo por lo que usas y te olvidas de todo lo malo de este tipo de vehículos. Como usuario habitual de moto compartida por las calles de Barcelona no tengo ninguna duda del éxito de este servicio como pilar fundamental para la nueva movilidad, especialmente en una ciudad tan motera como Barcelona.

Y además