Skip to main content

Noticia

A bordo

Así ha evolucionado la radio en los coches: de los 60 hasta hoy

Evolución radio

Seat nos invita a hacer un recorrido por la evolución de las radios en los coches desde los años 60 hasta el presente. Así han cambiado los interiores.

Actualmente, más del 80% de los conductores aprovecha sus trayectos diarios para escuchar la radio, según la Asociación de Radios Europeas (AER), un elemento que ha pasado a formar parte indispensable en equipamiento de nuestros coches pero que hace cinco décadas era algo por lo que el cliente tenía que pagar. Seat nos invita a hacer un recorrido por la evolución de las radios en los coches desde las primeras en la década de 1960 hasta el día de hoy.

No te pierdas: Las ambulancias suecas se ‘cuelan’ en la radio de tu coche

Y ya que hoy se celebra el día mundial de la radio, qué mejor manera de celebrarlo que conociendo algunos detalles acerca de la evolución de este elemento de entretenimiento e información de nuestros coches que de la mano de Jaume Sala, responsable de Diseño Interior de Seat. Para ello, repasaremos la evolución, durante las últimas seis décadas, de este compañero de viaje inseparable.

Vídeo: Prueba Seat Arona: como un Ibiza elevado: 

La evolución de la radio en el coche

La radio inició sus primeros pasos en la industria del automóvil como un elemento de lujo. Como en muchos coches de la época, el Seat 600 no llevaba radio, como tampoco equipaba cinturones de seguridad o retrovisores. “La radio en los años 60 era un elemento de lujo. En los Seat 600, la radio se tenía que pagar aparte”, puntualiza Jaume Sala. Sin embargo, con el lanzamiento del primer Seat Ibiza en los años 80, la radio evoluciona por primera vez.

Pasando de un simple dispositivo capaz de captar emisoras en FM y AM, a un radiocasete con el que podías reproducir tu música favorita una y otra vez. “Se trató de un gran avance, ya que por primera vez podrías transportar tu música a todas partes”, asegura Sala. Años más tarde, nacen las radios extraíbles, las cuales, como un método de seguridad ante robos, permitía que los propietarios pudieran retirar el dispositivo y llevarlo consigo.

En los 90 aparecen las pantallas integradas en el coche. “Pasar de sintonizar manualmente un transistor a tener casi un ordenador en el coche y comunicarnos por voz. Ha sido una auténtica revolución”, asegura. “Con una simple palabra puedes ordenar a tu coche que te ponga la radio y escoger la emisora”. Pero la evolución de estos dispositivos lleva consigo un cambio en la tendencia e incluso a la hora de diseñar.

“Antes diseñábamos el interior y al final mirábamos dónde cabía la radio. Ahora, en cambio, sucede al revés: primero se coloca la pantalla y luego se diseña el resto”, explica Sala. El diseño de la pantalla de un coche requiere un año y medio de trabajo y 1.000 bocetos. Para crear la del Seat Arona se han realizado 3.000 iconos y pictogramas. Mide ocho pulgadas, unos 20 centímetros, el equivalente a una tablet. “Los botones desaparecen y la tendencia es que los coches incorporen pantallas cada vez más grandes y con más funciones”, asegura Sala.

Fuente y fotos: Seat

Lecturas recomendadas