Skip to main content

Noticia

Así funcionan los semáforos inteligentes que evitan atascos

Así funcionan los semáforos inteligentes que evitan atascos

Estados Unidos, Londres y los Países Bajos ya tienen varias unidades en pruebas

Los semáforos inteligentes que evitan atascos van de cabeza a la lista de semáforos raros que nos hemos ido encontrando por el mundo. En ella, aparecen también los semáforos chinos que dispara agua a los transeúntes distraídos, los que abren el paso a los autobuses, los 'gayfriendly' de Viena.

En el caso que hoy nos ocupa, los semáforos inteligentes que evitan los atascos deberían colocarse un apartado especial en el que lo de raros se aplica no por originales, sino por escasos y aún así, prácticos.

¿Te imaginas conducir sin semáforos?

Queda todavía por ver si son realmente útiles y si consiguen su ambicioso objetivo de evitar (o, al menos, reducir) los atascos, pero la teoría que aplican ofrece buenas expectativas.

Así funcionan los semáforos inteligentes

Los semáforos inteligentes se basan en la premisa de que no siempre es necesario que la fase roja dure cuatro segundos; en ocasiones, dependiendo de las condiciones del tráfico será más efectivo que abran el paso en 3,2 segundos, por ejemplo, o en algo más de tiempo.

Los responsables de los semáforos inteligentes aseguran que, aunque a priori, 0,8 segundos parezcan un margen irrelevante, en términos de tráfico pueden marcar la diferencia entre un cruce congestionado o uno de tráfico fluido.

Para saber cuánto tiempo deben permanecer en rojo o en verde, utilizan una serie de complicados algoritmos basados en parámetros como el número de coches que atraviesan el semáforo cada 60 segundos, el tiempo que cada uno tarda en ponerse en marcha desde que el disco pasa de rojo a verde, así como la interrelación entre los diferentes semáforos de la zona para conseguir la denominada 'onda verde'.

También son capaces de contar cuántas personas esperan a que cambie de color para cruzar y ajustan automáticamente el tiempo para minimizar la espera.

Con este sistema de semáforos inteligentes, además, aseguran que se reduce de forma considerable el porcentaje de conductores que pasa estando el disco en rojo. Todos están equipados con cámaras que almacenan grabaciones de vídeo las 24 horas de vídeo. Por motivos de privacidad, estas imágenes no se graban para sancionar, pero sí para recurrir multas o aclarar accidentes. 

Las ciudades que ya prueban señales inteligentes

Londres es ciudad pionera en la utilización de semáforos inteligentes. Lleva tiempo con algunas unidades funcionando a modo de prueba y ahora tiene planeado aumentar el número para probar su funcionamiento en toda la ciudad.

La capital de Reino Unido quiere dar prioridad a los peatones y a aquellos que se mueven en bicicleta.

Otra de las ciudades que prueba el uso de semáforos inteligentes es Pittsburgh (Estados Unidos), donde han descubierto que el uso de este tipo de señales reducen en un 40% los tiempos de espera de los vehículos.

Su conclusión es que también son una ayuda medioambiental pues en sus pruebas han reducido hasta un 26% las emisiones contaminantes derivadas del tráfico rodado.

Lecturas recomendadas