Skip to main content

Noticia

Así de delicado es conducir en Nürburgring cuando llueve

Nürburgring

Con más de 20 kilómetros de pista, en una única vuelta al circuito de Nürburgring te puede dar tiempo a experimentar todas las estaciones del año.

Sube a bordo de un BMW Serie 1 de alquiler para descubrir lo delicado que puede ser conducir en Nürburgring cuando llueve de la mano de un gran experto en el famoso trazado alemán. Porque con una pista tan larga (recuerda que tiene más de 20 km de longitud), cuando das una vuelta puedes empezar los primeros metros disfrutando de un soleado día y, a las pocas curvas, ver cómo el cielo cae sobre ti en forma de copiosas precipitaciones.

Con la cantidad de aceite, restos de goma y otros líquidos que absorbe el circuito con el paso de los vehículos, cuando cae la lluvia sobre Nürburgring el asfalto se convierte en una especie de pista de patinaje. Y eso lo puedes apreciar perfectamente con este vídeo, pues el protagonista empieza la vuelta a Nürburgring con una ligerísima lluvia y, cuando lleva recorridos unos cinco kilómetros de pista, el tiempo empeora a lo bestia.

Así que lo que en un principio iba a ser una tranquila vuelta al circuito se acabó convirtiendo en una demostración de lo peligroso que puede ser este trazado cuando está empapado. Y no lo decimos porque el protagonista de las imágenes sufra un accidente, que no es el caso, más bien por todo lo que sucede alrededor de él, con otros conductores y motoristas que no han corrido la misma suerte.

Lecturas recomendadas