Skip to main content

Reportaje

Motor

Alfa Romeo GTV (1995) o Audi TT: ¿cuál era mejor?

Alfa Romeo GTV o Audi TT

Una comparativa entre dos deportivos excepcionales, ambos disponibles en carrocería coupé y descapotable

En la década de los 90, eran muy populares los deportivos compactos con carrocería coupé o descapotable, potentes y ligeros, con los que era posible disfrutar de una conducción deportiva y muy divertida, sin tener que recurrir a grandes deportivos más caros. Hoy te traemos una comparativa entre dos modelos que fueron protagonista en esos años finales de los 90 y principios del 2000: Alfa Romeo GTV o Audi TT: ¿cuál era mejor?

El Alfa Romeo llegó al mercado en 1995 y se mantuvo vigente hasta 2006, con dos restyling por el camino. Era un deportivo tremendamente atractivo y ofrecía un comportamiento muy dinámico, sobre todo, con el motor V6 “Busso”, del que hablaremos más adelante. Por su parte, el Audi TT apareció en 1998, estableciendo un nuevo canon estilístico en la marca alemana y creando un notable impacto entre los aficionados al motor y la prensa especializada de la época. 

Alfa Romeo GTV

Alfa Romeo GTV o Audi TT

El deportivo italiano vio la luz en 1995 y llegaba para ocupar el lugar que había ocupado el Alfetta GT desde mediados de los 70 hasta finales de los 80. Lucía un diseño muy atractivo y no es para menos. En él, intervinieron Pininfarina y Walter de Silva para el interior. Presentaba unas líneas afiladas, con una característica cintura ascendente hacia la zaga que cortaba la carrocería hasta el pilar C. Los grupos ópticos consistían en dobles faros redondos muy pequeños delante y una delgada franja horizontal detrás. 

El interior lucía un aspecto muy deportivo, con una consola central sencilla y completamente analógica, como es natural. El puesto de conducción era muy bajo, con un asiento que sujetaba muy bien, había espacio suficiente para dos personas de estatura normal y contaba con dos plazas traseras, aunque eran testimoniales. Estamos hablando de un coupé 2+2. La calidad de los materiales y ajustes era buena. Opcionalmente, se podía elegir una tapicería de cuero que incrementaba la sensación de calidad percibida. 

Alfa Romeo GTV o Audi TT

A lo largo de su vida comercial, la oferta de motores recibió algunas modificaciones. Al principio contaba con un 1.8 Twin Spark con 144 CV y un 2.0 con 150 y 155 CV, según versiones. Estos motores fueron sustituidos en 2003 con el segundo restyling por los motores JTS de inyección directa, para cumplir con la normativa anticontaminación, alcanzando los 165 CV

Pero la mecánica estrella, sin duda, era el V6 de 3.0 litros que entregaba 220 CV que, más tarde, pasaría a un 3.2 de 240 CV. Este motor, llamado "Busso" por su creador, Giuseppe Busso, era una auténtica delicia por rendimiento, empuje y un sonido, simplemente, delicioso. Eso sí, tragaba como ninguno. La versión de 220 CV homologaba un consumo medio de 11,7 l/100km. Por su puesto, esta cifra era muy optimista, comparada con la realidad.

Alfa Romeo GTV o Audi TT

Dinámicamente, el Alfa GTV era brillante, con un chasis excelente, suspensiones independientes en las cuatro ruedas y suspensión trasera multibrazo. Era un coche muy noble, fácil de conducir, muy rápido en los pasos por curva y una buena capacidad de frenado. La pega estaba en su peso, 1.400 kg, lo que le restaba algo de agilidad y penalizaba las prestaciones con los motores menos potentes. 

Audi TT

Alfa Romeo GTV o Audi TT

En el Salón de Fráncfort de 1995, Audi presentó un prototipo que levantó mucha expectación, con un diseño que rompía absolutamente todos los moldes de la marca hasta entonces. Una marca que se caracterizaba (y lo sigue haciendo) por diseños conservadores. Pero esta vez, fue diferente. 

Finalmente, el Audi TT fue presentado en 1998 y, para alegría de muchos, respectaba el diseño del concept casi en su totalidad. Lucía unas líneas curvas y sencillas, una marcada silueta coupé, con una caída pronunciada del techo hacia la zaga. Un diseño calificado en la época como único y revolucionario. 

Alfa Romeo GTV o Audi TT

La vida del TT arrancó con dos motorizaciones de gasolina, un bloque 1.8 turbo con 180 CV y un 2.0 de 220 CV. El primero podía combinarse con la tracción quattro, mientras que el segundo siempre era con la tracción a las cuatro ruedas. Más adelante, aparecieron nuevas mecánicas, como el fantástico VR6 3.2 de 250 CV y 320 Nm de par con tracción quattro, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h 6,3 segundos. 

Pero la versión más destacada, y no precisamente por ser la más potente, fue el Audi TT Quattro Sport, presentada en 2005. Montaba un motor 1.8 sobrealimentado, de cuatro cilindros, con 240 CV y el mismo par que el VR6, 320 Nm. Sin embargo, esta variante contaba con una reducción de peso importante de 75 kg, quedándose en 1.390 kg y una relación peso-potencia de 5,8 kg/CV

Alfa Romeo GTV o Audi TT

Para ello, prescindió de las plazas traseras y de elementos como el aire acondicionado. Aun así, el peso total era similar al del Alfa. Un dato importante del Audi TT es que fue el primer vehículo en incorporar el cambio automático DSG de doble embrague. Ocurrió en 2003 y, hasta entonces, solo el Volkswagen Golf R32 lo había tenido, aunque solo disponible en el mercado alemán. 

En cuanto a dinamismo, la marca alemana tuvo que llamar a revisión todos los TT a finales de 1999 y principios del 2000, debido a un comportamiento inestable en los giros a alta velocidad, debido al sobreviraje. Por ello, se mejoró el comportamiento con una nueva configuración de las suspensiones, un control de estabilidad electrónico ESP y alerones para reducir el alzamiento. 

Alfa Romeo GTV o Audi TT

En el interior, la calidad de acabados era la propi de Audi. Materiales de gran calidad y un nivel de ajustes muy elevado, así como un diseño sobrio pero muy deportivo hacían del Audi TT un vehículo superior a sus rivales en este aspecto. 

Conclusión

Alfa Romeo GTV o Audi TT

Tanto el Alfa Romeo GTV como el Audi TT eran dos deportivos muy interesantes, por rendimiento y diseño. El modelo italiano, como ocurre siempre, era más emocional, ganaba en comportamiento dinámico y el sonido de su motor V6 era una gozada. 

El alemán fue toda una revolución para Audi en el plano estético y superaba a su rival en calidad de construcción y equipamiento, pero se quedaba algo atrás en comportamiento en carretera. Ambos tenían tracción delantera, pero el TT estaba disponible con tracción integra, que daba un plus de seguridad. 

Y además