Noticia

A bordo

Cinco cambios radicales que traerá el coche conectado

Cinco cambios radicales que traerá el coche conectado

Redacción Auto Bild

09/06/2015 - 14:25

La llegada del coche y la moto conectados introducirá cinco cambios radicales en nuestras vidas. Así lo aseguran los responsables de las principales aseguradoras en España que se han reunido hoy en una mesa redonda organizada por Octo Telematics. Se estima que en los próximos 5 años habrá 150 millones de coches inteligentes en todo el mundo, lo que traerá novedades en la conducción y en la contratación de seguros hechos a la medida.

No te pierdas: Ocho avances que traerá el coche conectado

El Internet de las cosas es ya una realidad en la vida diaria y, al igual que en el resto de ámbitos de nuestra vida cotidiana, el mundo del coche no es ajeno a todos los avances que se están produciendo. Se estima que dentro de cinco años circularán en todo el mundo más de 150 millones de coches conectados, en un mercado global que alcanzará los 40.000 millones de euros en tres años. Para analizar la incidencia de la telématica en el mundo de los coches conectados, responsables de las principales aseguradoras españolas se han reunido en una mesa redonda organizada por Octo Telematics, empresa especializada en pólizas telemáticas. Según estos expertos, los cinco cambios radicales que introducirá el coche conectado son:

El sistema eCall salvará 1.500 vidas al año en la Unión Europea

Instalar dispositivos con eCall (llamada automática de emergencia) será obligatorio en todos los vehículos nuevos a partir de marzo de 2018, según directiva de la Unión Europea. Esta medida podría salvar alrededor de 1.500 vidas (5% del número de muertos por accidentes de carretera) y reducir las lesiones graves en un 6% anual.

En 15 años todos los coches estarán conectados, incluidos aquellos sin conductor

Si ahora se asegura el vehículo, en unos años y con la llegada de los coches autónomos se asegurará el software integrado en él. En cualquier caso siempre se valorarán otros aspectos como el uso del coche o la exposición a situaciones peligrosas.

Dentro de 10 años cambiarán los hábitos de conducción, la siniestralidad y la seguridad vial

Los dispositivos electrónicos instalados en los vehículos son capaces de informar cuánto, cuándo y dónde se utiliza el coche o moto. Todos estos datos se pueden usar para mejorar hábitos y aumentar la seguridad en las carreteras.

La conectividad permitirá hacer presupuestos a medida y ofertar condiciones personalizadas a las aseguradoras

Los datos que recogen los dispositivos a bordo posibilitarán el poder ofrecer nuevas pólizas adaptadas al conductor y a su riesgo real. Serán soluciones a medida basadas en la personalización de la prima (pago por km, cuota fija + variable, prepago por km, conducción ecológica, póliza por tipo de vía más transitada, etc.) Saber cómo se conduce (velocidad media, tipo de giro en curvas, conducción agresiva o tranquila, frenada) permite un ahorro económico directo e indirecto (anulación de costes repercutidos por fraudes ajenos, pólizas verdes) así como el fin de la discriminación por factores basados en perfiles (como el sexo, la edad, los puntos del carnet o el historial del cliente), ajenos a la conducción real.

El cliente pasará a ser el centro del negocio

Cambiará la relación entre cliente y aseguradora. No solo mejorará el precio del seguro para los conductores responsables, también aumentará la seguridad (sistema eCall y localización/recuperación del vehículo en caso de robo), disminuirá el fraude y el cliente obtendrá ventajas de valor añadido, como apps que ayudan a mejorar la conducción y experiencias de gamificación que diviertan al usuario.

Sin embargo, todos estos avances pueden encontrar alguna que otra barrera para afianzarse completamente y desarrollarse de forma masiva en nuestro país. El mercado de los coches conectados no está todavía desarrollado. El precio sigue siendo un factor dominante a la hora de instalar este tipo de tecnologías en los coches, por encima de las ventajas o el valor añadido que se pueda obtener. Por otro lado, todavía existe un gran desconocimiento por parte de los conductores de cómo se utilizarán estos datos. Sin embargo estos temores son infundados ya que la información está basada, sólo y exclusivamente, en los hábitos de conducción, nunca en los datos personales del conductor.

Aún así, los responsables de las aseguradoras participantes en esta conferencia pronostican un futuro muy prometedor que revolucionará la industria aseguradora con impuestos de circulación a la medida, más seguridad, menos contaminación y una póliza que permita liberar al cliente cuando no utiliza su vehículo.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches