Lista

Motor

Citroën Berlingo 2020: 7 virtudes y dos defectos

Citroën Berlingo 2020, 7 virtudes y dos defectos
¿Válido de verdad para el ocio y el negocio? Comprobamos las virtudes y defectos del Citroën Berlingo 2020.

Si has llegado hasta aquí es que es posible que estés valorando la compra de un Citroën Berlingo. Posiblemente ya conozcas una buena parte de sus puntos fuertes, pero es posible que nadie te haya contado en qué flaquea, así que presta mucha atención, porque nosotros te mostramos 7 virtudes y dos defectos del Citroën Berlingo 2020.

No te pierdas la prueba de la Citroën Berlingo

El Citroën Berlingo 2020 está disponible desde 23.000 euros. Una cantidad económica que seguro te ayuda a poner en valor tanto sus fortalezas como sus debilidades.

Tradición

Citroën Berlingo XTR

El Citroën Berlingo es uno de los modelos que más tradición tienen en España dentro del segmento de los vehículos comerciales. De hecho, es el líder de ventas indiscutible de este tipo de vehículos desde su primera generación, que se lanzó al mercado en el año 1996. Su éxito es tal, que muchos conocen este segmento por el nombre de este modelo francés, es decir, que dice: "me voy a comprar un Berlingo", aunque quizás estén pensando en comprarse un comercial de otro fabricante. Algo así como ocurre con los Kleenex o el Cola-Cao.

Polivalencia

Citroën Berlingo XTR

Tanto por concepto, como por acabados, el comercial de Citroën es un coche polivalente donde los haya, es decir, que sirve tanto para trabajar, como para disfrutar del ocio, así que se configura como una alternativa perfecta como coche único para familias que lo necesitan en el día a día para desarrollar su labor profesional, como en el fin de semana para disfrutar del tiempo libre con los suyos. Si es así, te recomendamos que optes por el Berlingo Multispace, ya que también está el Berlingo Furgón, pero cuyo objetivo es 100% profesional.

En relación a esta polivalencia, cabe destacar que se ofrece con dos tipos de carrocería diferentes: Berlingo M y Berlingo XL. Y ambas están disponibles tanto con cinco como con siete plazas. La Talla M mide 4,40 metros de largo; mientras que la XL llegan, 4,75.

Y aquí también cabe hablar de sus maletero, que es de 775 litros en el Berlingo M y 1.050 litros para el XL.

Gama mecánica

Esta última generación del Berlingo ha adaptado todos sus motores para cumplir con la normativa Euro 6. Además, ofrece suficiente variedad de propulsores, tanto por el tipo de combustible, como por el rango de potencias que cubre.

En cuanto a las mecánicas disponibles, se ofrece tanto con bloques BlueHDi (de 100 y 130 CV), como PureTech gasolina. En este segundo caso las potencias disponibles son 110 y 130 CV. Y respecto a las opciones de cajas de cambios que ofrece el fabricante francés, cabe destacar que viene unido a un cambio manual de cinco o seis velocidades, según las versiones, aunque en las variantes más potentes, tanto de gasolina como diésel, puedes optar por el cambio automático EAT8 de ocho velocidades.

Y Citroën ya ha confirmado que en un futuro cercano se va a lanzar una versión completamente eléctrica.

Producto 'made in Spain'

Virtudes Citroën Berlingo

El hecho de que el Citroën Berlingo esté fabricado en España no tiene por qué ser un factor clave, pero siempre es bueno apostar por la economía nacional. Y una cosa sí es cierta, la calidad de los vehículos fabricados en nuestro país está fuera de toda duda. Y, más concretamente, en los referido a vehículos comerciales, la factoría que tiene el Grupo PSA en Vigo es un ejemplo a seguir a nivel mundial por la cantidad de años que llevan fabricando allí este tipo de modelos. Comenzó su actividad a finales de los años 50 y ha ensamblado modelos clave para Citroën como la Citroën C15 desde 1984 hasta el año 2015. Si eso no es un ejemplo manifiesto de experiencia y éxito...

Por cierto, en la misma línea de montaje de Vigo donde se fabrica el Citroën Berlingo, se desarrolla el Opel Combo Life y el Peugeot Rifter, modelos de marcas que también pertenecen al Grupo PSA y con los que comparte la mayoría de los elementos.

Equipamiento del Citroën Berlingo 2020

Citroën Berlingo XTR

El Citroën Berlingo, aunque sigue siendo un tipo duro capaz de enfrentarse a las tareas profesionales más exigentes, es cada vez más turismo y menos vehículo comercial. Y esa es una de sus grandes ventajas. Vamos a destacar algunos ejemplos que le permiten ser un coche realmente práctico y muy actual en lo referido a tecnología y asistentes de seguridad.

Por ejemplo, el acceso al maletero cuenta con luneta trasera practicable, es decir, que se abre de manera independiente. Además, lo puedes equipar con el denominado Modutop, que es un techo acristalado panorámico con huecos para guardar objetos. Es algo diferente y muy funcional.

Por otro lado, puedes dotarlo con ayuda al aparcamiento trasero y delantero, regulador y limitador de velocidad, encendido automático de las luces, ayuda a salidas en pendiente... Pero si hay que destacar algo de manera especial es que puedes montar el sistema 'Grip Control' (ruleta a la derecha del cambio en la foto superior), que logra a través de la electrónica aportar un plus de motricidad en situaciones con firme deslizante.

Diseño

El tema estético siempre es muy subjetivo, pero nos atrevemos a destacarlo como una de las mejores virtudes del Berlingo 2020 porque hay elementos objetivos que lo contrastan. Nos referimos, por ejemplo, a que su nuevo diseño tiene una estética actual y, sobre todo, un aspecto de inspiración SUV y hoy en día todo lo que huele a todocamino es sinónimo de éxito.

Por otro lado, no se puede negar que por fuera ha mejorado mucho respecto al modelo al que sustituye. Tiene unos grupos ópticos con mucha más personalidad, una calandra de mayores dimensiones que le aporta un aspecto más robusto y un paragolpes prominente que incluye elemento más modernos, como las luces de día LED y firma luminosa en dos alturas ya casi típica de los nuevos Citroën.

Y, por supuesto, no se pueden pasar por alto los llamativos Airbumps de los laterales, que lo unen de manera indiscutible con la gama 'crossover' de la marca.

Versión camperizada por Tinkervan

Antes hablábamos de su polivalencia y qué mejor manera de demostrar que el Berlingo es un coche apto para todo que poniendo a disposición de sus clientes incluso una versión camperizada. En este caso, realizada por el especialista Tinkervan.

La gran ventaja de este modelo es que lo puedes comprar directamente en los concesionarios oficiales de Citroën y viene equipado, entre otros elementos, como cama para dos persona, toldo, mesita auxiliar, nevera y ducha portátil.

Sin duda, este es un factor diferencial con la mayoría de modelos de la competencia, ya que casi ninguno ofrece una versión apta para dormir en su interior y, menos, que puedes comprarla directamente en el fabricante.

Defecto 1: excesiva suavidad de los mandos

Siendo sinceros, es difícil ponerle pegas a un modelo como el Berlingo 2020. Pero ninguno es perfecto y tampoco este. Como sabes de sobra, los modelos de Citroën son conocidos por su extraordinario confort de marcha. En concreto, el Berlingo se basa en el concepto Citroën Advanced Comfort, cuyo objetivo es ofrecerte la máxima comodidad de marcha. Eso me parece un logro en lo referido a la suspensión, ya que me parece que está muy bien trabajada y tiene el tacto adecuado para que el vehículo no balancee en exceso en las curvas, incluso cuando va cargado, y que no sea una tortura para los pasajeros durante los viajes. 

El problema es que tanto el cambio como la dirección tienen un tacto que es artificial en exceso. Son demasiado suaves y eso, más que transmitir confort, lo que representa es falta de precisión. Probablemente un cambio más rápido y preciso, así como una dirección más directa (que no dura), ayudarían a mejorar esa impresión.

 

Citroën Berlingo XTR

Defecto 2: rumorosidad

Más arriba destacábamos que es un coche que se puede utilizar tanto para trabajar como para el ocio. Pero si ese ocio incluye tus viajes de vacaciones al volante del Berlingo, indudablemente vas a notar que no se trata de un turismo al uso, sino de un vehículo comercial adaptado para pasajeros y que, por tanto, la rumorosidad que llega al habitáculo es elevada y eso, por desgracia, merma el confort. No es algo dramático ni que impida su uso para este fin, ni mucho menos, pero sí claramente apreciable.

Y además