Skip to main content

Comparativa

Mitsubishi Eclipse Cross o Skoda Karoq, ¿cuál es mejor?

Mitsubishi Eclipse Cross contra Skoda Karoq

¿Te atreves a pronosticar al ganador?

La creatividad es fundamental en el mundo del automóvil: el atrevido Mitsubishi Eclipse Cross se enfrenta al equilibrado Skoda Karoq; originalidad contra sobriedad. 

Seguro que te acuerdas del Mitsubishi Eclipse. Fue un deportivo muy pintón que se lanzó al mercado en 1990 y se comercializó (en algunos países) hasta 2012. Todos lo que rondamos los cuarenta años lo recordamos con mucho cariño y, sin duda, estamos deseando que en este presente tan verde, ecológico y plagado de SUV vuelvan los coupés de dos puertas repletos de carácter. ¿Qué tal con una mecánica híbrida? Pero lo cierto es que los japoneses han recuperado la denominación Eclipse para crear un SUV compacto tipo coupé o deportivo. Algo así como un BMW X4. ¡Pues me parece fenomenal! Aporta un toque de aire fresco al segmento. 

Desde principios de este año este Mitsubishi está en los concesionarios y, por ahora, solo lo puedes comprar con el interesante motor de gasolina turboalimentado (4B40), pero está previsto que durante 2018 también llegue una versión diésel con el bloque de 2,2 litros con 150 CV.

En este vídeo tienes un análisis del Mitsubishi Eclipse Cross al detalle

En el otro lado de la carretera nevada se encuentra el Skoda Karoq. No es ningún secreto (solo tienes que mirarlo) que es el hermano clónico del Seat Ateca. Su gama de motores es más amplia, pero hemos seleccionado el gasolina 1.5 TSI con tracción delantera y el cambio automático de doble embrague DSG.

Por su parte, aunque para la sesión de fotos de este reportaje hemos conducido el Eclipse Cross 150T con cambio automático y tracción total, en realidad, hemos realizado nuestras mediciones y prestaciones con un Eclipse Cross 150T con tracción delantera y cambio automático en pro de la máxima igualdad.

Me pongo al volante del coche japonés, acelero y me encanta el excelente trabajo que han hecho los ingenieros con el motor de cuatro cilindros turbo de 1,5 litros, que ya conocía del Mitsubishi ASX. La introducción de la sobrealimentación trae muchos beneficios, como una respuesta más contundente a bajo régimen y una capacidad de recuperación más elevada. No hay que olvidar que dispones de 163 CV de potencia y un par máximo de 250 Nm desde 1.800 vueltas. Además, ofrece un sonido bonito y contenido.

¿Qué cambio es mejor?

Uno de los puntos de mejora del Mitsubishi Eclipse Cross es la caja de cambios automática por variador continuo. Comparada con otras CVT es de las mejores que hay y su funcionamiento es muy suave, pero no deja disfrutar del excelente rendimiento de este propulsor de gasolina.

Sin duda, prefiero este Mitsubishi con el cambio manual, que ofrece un guiado muy preciso. Y, puestos a pedir, ¿para cuándo un cambio automático por convertidor de par? Por ejemplo, la caja japonesa Aisin de ocho velocidades para motores transversales funciona de maravilla.

En el Skoda me encuentro con el conocido DSG de doble embrague. Su funcionamiento es más natural que el de l CVT del Eclipse, pero es brusco al iniciar la marcha y tiene importantes problemas de precisión cuando realizas maniobras de aparcamiento. Si hace años, todo eran piropos, ahora se nota que ya está un poco desfasado.

Me ha gustado mucho más el comportamiento del Skoda Karoq: sencillo, intuitivo y equilibrado. La suspensión tiene la dureza adecuada y si optas por la opción Driving Mode Select (105 euros) puedes escoger desde un chasis confortable a uno más dinámico.

El Eclipse Cross esconde, bajo su llamativa carrocería, un bastidor con una puesta a punto más suave, con una suspensión más amable y no oculta que quiere mimar a sus ocupantes. Eso sí, me ha sorprendido con una dirección perfecta: tan precisa y directa que me extraña encontrármela en un coche de este tipo. ¿Acaso es un guiño a tiempos pasados como los del Mitsubishi Evo? Recuerdos aparte, es justo reconocer un trabajo bien hecho. 

Hablemos de consumo...

En materia de consumo, el japonés es más sincero que su rival. Declara un gasto medio de 6,7 l/100 km, que en la realidad son 7,2 litros (un 7% más). El Skoda Karoq promete unos bajísimos 5,5 l/100 km, que en condiciones reales son 7,0 l (¡Un 36% más!). Como puedes ver, los consumos medios no son bajos (los SUV diésel aprovechan mejor el combustible), pero sí que resultan muy razonables.

... y de precio

En Autobild.es no tenemos en cuenta los posibles descuentos promocionales de las marcas, por ello, el Mitsubishi Eclipse Cross 150T CVT Motion se presenta con un precio de venta de 30.000 euros (aunque tenga un descuento de 2.500 euros) y los chicos de Skoda han ajustado su precio hasta los 27.670 euros (acabado Ambition).

El japonés viene muy bien equipado de serie y la única laguna que encontrarás es que no puede llevar navegador ni pagando. Solo te ofrece la posibilidad de conectar tu móvil y utilizar las plataformas Apple CarPlay o Android Auto. El Karoq tiene una lista de opciones muy amplia y, como te descuides, su precio final se puede disparar de forma asombrosa.
 

Lecturas recomendadas