Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Porsche 718 Boxster GTS / Audi TT RS. Pura diversión

Comparativa del Porsche 718 Boxster GTS / Audi TT RS

El 718 Boxtser se despide de los seis cilindros. ¿Mantiene la esencia Porsche?

Hoy nos ponemos al volante de dos deportivos compactos. Son más baratos que otros bólidos de mayor tamaño y potencia, aunque estos no van faltos, precisamente: el nuevo Porsche 718 Boxster GTS proyecta 365 CV a las ruedas traseras, el Audi TT RS reparte sus 400 CV entre los dos ejes. Dos coches concebidos para el disfrute máximo al volante, como hemos constatado en esta prueba. Comparativa: Porsche 718 Boxster GTS vs Audi TT RS.

Para acceder y salir del coche cada día, lo cierto es que el Audi te lo pone más fácil. Eso sí: los dos tienen capotas de lona de calidad, con accionamiento eléctrico. Pero la del Porsche va siete centímetros más baja, y también vas sentado 55 milímetros más cerca del asfalto. ¿La ventaja? Un centro de gravedad más bajo. Los asientos del TT ofrecen una excelente sujeción lateral y muchas posibilidades de regulación, incluso para la zona de los muslos. Los del Boxster tienen un enfoque más de baquets, con la carcasa de fibra de carbono y con airbag de tórax integrado. Pero, por desgracia, solo se regulan longitudinalmente.

VÍDEO: ¡Así ruge el Audi TT RS!

5 cilindros vs 4 

El motor del TT RS sorprende desde que le doy al contacto: el 2,5 litros de cinco cilindros es salvaje ya desde parado, con una respuesta absolutamente espontánea desde la primera insinuación con el pie derecho, y una querencia increíble por tocar la zona roja del cuentavueltas. El sonido de sus cinco cilindros es como un tornado salvaje con el escape deportivo opcional de nuestra unidad. En este sentido, el Boxster también suena intensamente, pero no es tan cautivador.

Porsche 718 Boxster GTS vs Audi TT RS

Su 2,5 litros de cuatro cilindros pone sus 365 CV al galope enseguida, y apenas se nota el típico agujero inicial del turbo. Usando el modo secuencial de su caja de doble embrague (como en el Audi)  estira como si no tuviera fin, y llega hasta los 290 km/h. El TT RS está limitado a 250 km/h, aunque pagando un extra puedes liberarlo, y entonces alcanza unos nada despreciables 280 km/h.

Tracción a las 4 ruedas vs 2

Está claro que a todos nos apena que el Boxster ya no lleve un seis cilindros pero, aparte de su sonido algo decepcionante, lo cierto es que este bloque tiene una respuesta irresistiblemente deportiva. El paso por curvas del Porsche es ágil e impetuoso, enlaza una tras otra a una velocidad endiablada sin inmutarse en los cambios de apoyo. En esto tiene mucho que ver el buen balance de pesos que logra la disposición central de su motor, y  una dirección ultraprecisa y rápida que parece responder a mis pensamientos. Y aunque lleva las grandes ruedas de 20 pulgadas, lo cierto es que el confort es aceptable.

El TT RS también lleva ruedas de 20 pulgadas opcionales, pero su respuesta sobre asfalto en mal estado es más seca y los golpes llegan claramente al interior. Y el comportamiento en curvas, si bien es ágil y se agarra muy bien al suelo gracias a su tracción integral, no es tan fluido y espontáneo como en el Porsche, porque de vez en cuando asoma el subviraje y obliga a corregir.

Con todo, es un coche que permite rodar muy veloz con un elevado margen de seguridad, pero le falta el perfecto balance logrado Porsche.

¿Quieres consultar toda la gama de Porsche? Aquí la tienes. 

Lecturas recomendadas