Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Opel Insignia GSi vs Skoda Superb 2.0 TSI 4x4

Opel Insignia GSi vs Skoda Superb 2.0 TSI 4x4

Las siglas GSi se plantan ahora en la zaga del Opel Insignia. Y no solo: la variante deportiva de la berlina de Opel lleva algunas variaciones en la carrocería que le dan un toque más agresivo. La pregunta es: ¿Se queda en un mero lavado estético o realmente tiene aptitudes dinámicas? Lo enfrentamos a un duro rival para responderte. Comparativa: Opel Insignia GSi vs Skoda Superb 2.0 TSI 4x4.

Pero no olvidemos que ante todo son dos viajeros con un enfoque familiar: sus carrocerías rondan los 4,90 metros de largo, y los dos tienen portón trasero. En el Opel hay algo más de desahogo en las plazas delanteras, con unos asientos deportivos de mullido firme que agarran bien  y son confortables. El Skoda Superb, por su parte, ofrece más espacio en la segunda fila. También podrás meter más equipaje: su maletero cubica hasta 1.760 litros, y el Opel se queda en lo 1.450. En cuanto a los acabados, los dos están a un (buen) nivel similar.

Opel Insignia GSi vs Skoda Superb 2.0 TSI 4x4

Ambos tienen un interior con materiales de calidad y ajustes sólidos, y sus habitáculos son acogedores y con una buena ergonomía. Añadimos a eso que son versiones tope de gama, por lo que sus equipamientos añaden un plus de equipamiento. Desde el cambio automático hasta el climatizador de dos zonas, pasando por el chasis regulable, ambos modelos vienen muy buen surtidos de serie. Opel añade incluso luces de LED Matrix, mientras que el Skoda apuesta por los faros de bixenón.

¡Arrancamos!

El Skoda tiene 20 CV más que el Opel, y eso se nota sobre todo a la salida de los semáforos, donde el checo deja atrás al alemán como hacen los coches eléctricos con los taxis diésel. Hemos medido medio segundo de ventaja en el 0 a 100 km/h, y más de dos en el 0 a 130 km/h, mientras que cuando llega a los 200 ya le ha sacado cinco segundos.

Opel Insignia GSi vs Skoda Superb 2.0 TSI 4x4

El motor de Superb es un dos litros con 280 CV que se sienten como si fueran 300. Necesita unos ridículos 5,2 segundos para alcanzar los 100 km/h, y en solo 21,8 ya va a 200. Un auténtico cohete que, sin embargo, es más lento en circuito que su rival. ¿Cómo es posible? El dos litros turbo del Opel rinde 260 CV, pero el alemán pesa 28 kilos menos que su rival. Hemos medido 6,7 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. Ok, es más lento que si rival... En recta. Porque en cuanto llegan los tramos de curvas, con todo en modo Sport, el Opel muestra unas dotes impresionantes.

Pasa rapidísimo por los giros, permite apurar muchísimo antes de cada uno y sale de ellos como una catapulta, con un grip elevadísimo que mantiene al coche en su sitio. Sus frenadas también son muy potentes: desde los 100 km/h, en caliente, solo necesita 32,7 metros para detenerse. Por cierto: resulta increíble su capacidad para mantener siempre la trayectoria idónea con fidelidad, y es que el subviraje es aquí la excepción, no la regla general.

VÍDEO: ¡El Insignia Sports Tourer GSi en acción!

En el caso del Skoda, su dirección tiene una respuesta más lineal y comunicativa... Pero en todo lo demás, es menos deportivo que su rival. Requiere casi 37 metros pata detenerse de los 100 km/h, y ya a las pocas vueltas el tacto del pedal del freno se vuelve blando. Además, aunque tenga tracción integral, lo cierto es que obliga a luchar en mayor medida contra el temido subviraje.

¿El resultado? Para recorrer los 3,8 kilómetros de Contidrom, el Skoda pierde 1,7 segundos frente al Opel. Pero acabemos con un dato a favor del checo: hemos medido 9,6 litros de consumo cada 100 kilómetros. El alemán necesita uno más.

Lecturas recomendadas