Skip to main content

Reportaje

Motor

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

No tan rápido como algunos pretendían, pero los coches eléctricos poco a poco se van haciendo un hueco en el mercado. No obstante, por el momento, los motores de combustión siguen siendo los más demandados y esto seguirá siendo así durante un tiempo. La eterna pregunta sigue siendo si es mejor opción el diésel o la gasolina. Para descubrirlo hemos comparado diez modelos: desde el Audi A5 hasta el Volkswagen Tiguan y en el caso del Peugeot 2008, lo hemos enfrentado a la versión eléctrica.

Impuesto al diésel, ¿va a haber subida en 2021?

Así es cómo los evaluamos: primero se determina exactamente el consumo, luego calculamos el gasto de combustible para un período de cuatro años y un kilometraje de 15.000 kilómetros por año (utilizamos como referencia el precio medio actual: 1,32 €/litro de gasolina y 1,19€/litro de diésel). 

Telegram

AUTO BILD en Telegram

Si te gusta estar al día de las últimas novedades del motor y recomendaciones de coches, puedes seguirlas en tiempo real en el canal de AUTO BILD en Telegram, en el que te mantendremos informado de todo lo que se mueve en el mundo de la automoción.

A esto sumamos los costes de mantenimiento según el kilometraje, el seguro a todo riesgo y la pérdida de valor determinada por Schwacke. Además, te damos nuestra valoración subjetiva de lo que cada uno nos ha transmitido al conducirlo para darte una recomendación clara.

VÍDEO: 5 híbridos que compensan más que un gasolina

ttps://www.dailymotion.com/video/x72ei32

Normativa Euro 7: así serán las nuevas regulaciones a los motores de combustión

BMW Serie 5: diésel

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Con las clásicas berlinas pasa lo mismo que con los motores de combustión: parecen desfasadas, pero siguen siendo una gran opción. El BMW Serie 5, por ejemplo, sigue fiel a su configuración con motor longitudinal, tracción trasera, dirección precisa y un chasis firme. Y, aunque está a la venta desde 2017, fue renovado el verano pasado con un diseño siempre elegante y distinguido, que no prescinde del famoso pliegue Hofmeister del pilar trasero. Ahora luce una silueta más plana y alargada, así como riñones más anchos. Y en el interior todo es de la máxima calidad. 

¿Encaja en este conjunto un pequeño motor cuatro cilindros de 2,0 litros? Sí y especialmente el diésel de 190 CV porque arranca tan suave como el de gasolina. Además, está equipado con sistema de 48 voltios y tecnología de hibridación ligera, que le da un plus de potencia y ayuda a que este modelo de 1,8 toneladas se mueva con rapidez y seguridad. Sobre la caja de cambios automática ZF de ocho velocidades no necesitamos añadir nada que no se sepa porque es una de las mejores que hay y funciona genial tanto en el motor diésel, como en el gasolina. 

El gasolina de 184 CV es rápido, suave y enérgico. En comparación directa con su hermano diésel parece un poco más excitado y nervioso; el de gasóleo simplemente tiene una respuesta más relajada. Y, además, el 520d es, incluso, más rápido porque completa el 0 a 100 km/h en 7,2 segundos, mientras que el 520i necesita 7,9 segundos. Por último, lo que más nos interesa aquí: es más eficiente. En nuestras pruebas gastó unos más que aceptables 6,4 litros de media, mientras que el 520i se bebió 7,7 litros, que tampoco es precisamente un mal dato.

Volkswagen Tiguan: gasolina

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Antes de nada hay que aclarar que aquí comparamos churras con merinas porque el Tiguan 2.0 TDI de 150 CV que nos ha llegado es 4Motion. En cambio, su hermano gasolina, aunque tiene la misma potencia, sólo está disponible con tracción delantera. No obstante, pensamos que sigue siendo una comparativa interesante por ser un modelo con mucha demanda y así, además, aprovechamos para ver si compensa un tracción delantera o uno de tracción total. Ambos cuentan con cambio DSG de siete velocidades. 

Con el 1.5 TSI, el consumo se queda por debajo de los 10,0 litros si realizas una conducción relajada, lo que no está nada mal para un SUV de 1.585 kilos. Y ofrece un funcionamiento más suave. Por su parte, el TDI 4Motion sigue siendo el motor elegido por los conductores que hacen muchos kilómetros y que buscan un SUV completo porque con la tracción 4Motion puede tirar de remolques de hasta 2,5 toneladas (inusual en este segmento). El TSI, en cambio, sólo puede remolcar 1.8 toneladas con su tracción delantera. 

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Por lo demás, las diferencias entre uno y otro son pequeñas. No notamos una peor sonoridad en el TDI que en el TSI, la dirección, el chasis y la comodidad de rodadura están equilibrados en ambos; y los asientos están al nivel de los mejores de esta categoría, que son los ofrecidos por el BMW X1. En cuanto al equipamiento, Apple CarPlay y Android Auto sin cable y un nuevo control deslizante del climatizador que no ofrece más que desventajas en comparación con los controles giratorios. 

Al final, como suele ser habitual, la diferencia de precio es decisiva. Así que el TDI sólo se lo recomendamos a los que hacen muchos kilómetros; todos los demás deberían elegir el TSI.

Hyundai i30: gasolina

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Si te digo que imagines un pequeño velero seguro que a tu mente llegan imágenes del anhelado próximo verano. Pero referido a los coches este tipo de embarcación es sinónimo de ahorro. De hecho, en el Hyundai i30 literalmente se ve el dibujo de un velero en el cuadro de mandos cuando te permite navegar con el motor apagado. Algo que es posible porque equipa un sistema mild hybrid de 48V integrado en su transmisión manual inteligente iMT. Y no importa si optas por un motor diésel o gasolina ya que ambos lo ofrecen. Hasta aquí todas las similitudes porque mientras que el motor diésel de 136 CV arranca en frío de manera ruidosa y sólo se calma tras unos pocos kilómetros, el gasolina de 1,5 litros y 159 CV es muy silencioso. 

En términos de rendimiento también es mejor el gasolina, que alcanza los 100 km/h en 8,4 segundos, casi dos segundos menos que el diésel. Antes los diésel ofrecían un mejor empuje, gracias a una mayor cifra de par, pero eso también se ha igualado ya que con 253 Nm el motor de gasolina es mínimamente superado por los 280 Nm del diésel. Eso sí, la entrega de potencia es muy artificial en el T-GDI: la sensación que te llega a través del pedal del acelerador es tan auténtica como la de una consola de videojuegos y, por lo tanto, peor que la del CRDi, que aporta un mejor feeling al conductor. 

No hay una gran diferencia de precio entre ambos. Sólo 600 euros a favor del gasolina. Pero ni con esas te recomendamos el modelo de gasóleo porque el T-GDI es más rápido, sólo consume 1,2 litros más de media en condiciones reales de circulación y, sobre todo, es mucho más silencioso. Tanto, que sólo la navegación real con un velero en un lago es más tranquila que rodar por carretera con el i30.

Audi A5 Coupé: gasolina

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Pocos modelos hay tan elegantes como este A5. Es un auténtico coupé, cuyo interior destila calidad y va forrado con los mejores materiales. Además, ofrece una agradable sensación de amplitud, incluso en la parte trasera. Y eso es raro en este tipo de vehículos. Debajo de su hermosa carrocería se encuentra, por supuesto, la plataforma de construcción modular longitudinal MLB del Grupo Volkswagen. 

En este caso hemos apostado por el conocido motor 2.0 TDI con 204 CV, que también utilizan otros modelos de Audi, Seat y Škoda. También es conocida la falta de sensibilidad de la transmisión de doble embrague de siete velocidades S tronic al maniobrar a baja velocidad o en pendientes, pues parece que se lo piensa un segundo antes de moverse. La verdad es que esta respuesta retardada resulta un tanto molesta. Incluso en marcha, este cambio de doble embrague no parece demasiado rápido, es como si tuviera dudas sobre qué marcha engranar. 

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

En comparación directa con el TFSI el TDI es un poco gruñón, especialmente a velocidades medias. A pesar de que ambas mecánicas ofrecen un rendimiento prácticamente idéntico, el diésel no resulta tan vivo de reacciones. Eso sí, es más eficiente: en este test ha gastado una media de 6,3 litros, frente a los 8,1 litros del gasolina. 

También es de sobra conocido el propulsor 2.0 TFSI con 204 CV. Y, como siempre, hace bien su trabajo. Es vivo de reacciones, sube rápido de vueltas, su sonido es ronco y gutural, pero es suave, parece un poco más refinado que el TDI. Incluso da la impresión de que el cambio S tronic reacciona con más rapidez. El modelo de gasolina ofrece el perfecto compromiso entre deportividad y comodidad.

Mercedes GLB: diésel

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Hay que reconocer que el Mercedes GLB llegó muy tarde. Mercedes tardó trece años en ofrecer un rival a la altura del exitoso Tiguan, ya que el SUV de Stuttgart debutó a finales de 2019. Y, al igual que Volkswagen, la marca de la estrella nos obliga a ser transigentes en esta comparativa porque nos han prestado la versión diésel con tracción total y, en cambio, el motor de gasolina cuenta con tracción delantera. Aceptamos a regañadientes porque no podía faltar un SUV de Mercedes en esta guía de compra.

Por fuera, el GLB recuerda a un Mercedes Clase G en formato reducido. Con los cristales tan verticales no sólo proporciona una buena visibilidad, sino también mucho espacio interior. Como es habitual en los SUV, te sientas cómodamente alto y en la espaciosa segunda fila se agradece el asiento deslizante, que es muy práctico y viene de serie en ambos. 

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

El motor de gasolina de 1,3 litros, construido junto con Renault, viene con tracción delantera y cambio de doble embrague de siete marchas de serie. Es un cuatro cilindros con 163 CV, que responde bien al acelerar y sube alegremente de vueltas. Pero es cierto que parece más falto de energía que el diésel. Respecto al cambio de doble embrague podemos decir que es un poco brusco al arrancar y maniobrar, pero luego inserta las marchas con rapidez. 

En la prueba, medimos un consumo de 8,6 litros, frente a los 6,5 del diésel, cuyo motor es más grande (2,0 litros), pero ofrece menos potencia (150 CV). No obstante, junto con la tracción integral, aunque el GLB 200 d pesa 232 kilogramos más que el gasolina, responde de forma poderosa y solvente. También viene de serie con cambio de doble embrague, pero en este caso con ocho velocidades, y trabaja duro y rápido.

Škoda Octavia Combi: gasolina

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Si hay un modelo diésel que te debes plantear seriamente ese es, sin duda, el Škoda Octavia Combi. Después de todo, no es una coincidencia que miles y miles de conductores de toda Europa confíen en la marca de la República Checa para viajar sin parar. 

De hecho, el motor TDI tararea como si fuera una madre que te canta una nana y adormece a los pasajeros con una leve y confortable rumorosidad. Además, ofrece mucho par desde bajas vueltas y tiene la misma sed de un gorrión, aunque te guste viajar a todo gas. 

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Pero el Octavia también puede convencer como motor de gasolina, ya que se trata de un propulsor con un sonido apenas perceptible cuando está parado. El 1.5 TSI tiene una respuesta suave y el pequeño déficit de par respecto al diésel queda casi oculto por el buen escalonamiento de la caja de cambios de seis velocidades. Como es lógico, su consumo es peor: en este test ha gastado una media de 6,8 litros, aunque tampoco es un mal dato, ya que sólo se ha bebido 1,3 litros más que el diésel, que se ve obligado a arrastrar un peso adicional de algo más de 100 kilos y eso siempre se nota. 

El Octavia Combi gasolina cuesta 2.600 euros menos y, además, te permite ahorrar en costes de mantenimiento y seguro. Eso sí, quien lo quiera para remolcar una caravana, por ejemplo, debe saber que tiene la desventaja de que su capacidad de remolque máxima es 100 kilos inferior a la del TDI. Al final, el diésel tiene que hacer que al menos 32.000 kilómetros al año para que suponga un ahorro interesante en comparación con el TSI, que es un modelo más suave y rápido. Casi todo el mundo se compra este coche con motor diésel, pero antes se debería sacar la calculadora.

Kia Sorento: gasolina

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Hay coches que, como las personas, van cambiando de estilo a lo largo de los años. El Kia Sorento es uno de ellos. Si bien la primera generación todavía presentaba un diseño cercano al de los vehículos todoterreno e hizo que los propietarios de caballos y embarcaciones fueran sumamente felices con las 3,5 toneladas de peso máximo que era capaz de remolcar siendo un coche tan asequible, la última edición se ha convertido en un modelo mucho más selecto. 

Por eso, no es sorprendente que el motor de gasolina comience con un bloque relativamente pequeño de 1,6 litros. Después de todo, se trata de un modelo híbrido que está respaldado por un propulsor eléctrico de 60 CV. En total ofrece 230 CV de potencia y una impresionante cifra de par de 350 Nm. Este conjunto teóricamente intachable sólo flaquea cuando pisas a fondo y le exiges a su caja de cambios que entregue todo lo que lleva dentro. Entonces, la transmisión automática por convertidor de par demuestra que tiene la típica respuesta de mucho ruido y pocas nueces. 

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Por otro lado, el diésel de 2,2 litros se comporta como un motor de la vieja escuela. Va unido a un cambio de doble embrague de ocho velocidades y funciona de manera potente y predecible. Además, al contrario que el gasolina, cuando le pisas a fondo no muestra ni un atisbo de debilidad. Y si quieres utilizarlo para llevar un remolque tampoco tiene rival, porque es capaz de arrastrar hasta 2.500 kilos, frente a los 1.650 kg del híbrido. 

Desafortunadamente, ninguno de los dos es ya un modelo barato. El diésel es un poco más barato, pero se deprecia más que el motor de gasolina. Eso también habría sido impensable en el pasado con el Sorento.

Opel Corsa: gasolina

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Si te preguntas si un motor diésel tiene sentido en el pequeño Opel Corsa, te aclaramos desde el principio que esa combinación no ha funcionado bien en ninguna de las generaciones del conocido utilitario de Opel. Pero esta sexta generación del modelo alemán ha crecido y, por eso, nos preguntamos: ¿lo suficiente para que compense comprarlo diésel? Al fin y al cabo, el diésel es el único cuatro cilindros de la gama, porque los motores de gasolina tienen que conformarse con tres cilindros. Y quizás eso le ayude a ser más enérgico.

No obstante, nada más arrancarlo en frío, empezamos a notar que lo va a tener difícil, porque es brusco y ruidoso. Una vez en marcha las cosas mejoran, porque demuestra elasticidad y fuerza, siempre que vayas por encima de las 2.000 rpm, porque por debajo está totalmente KO.

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

El motor de gasolina funciona de forma mucho más convincente. El tres cilindros sobrealimentado da la impresión de ser más enérgico de lo que declara Opel, es silencioso y su respuesta convence. Sí, tiene 45 Nm menos de par que el diésel, pero apenas se notan. Es cierto que el cambio tiene unos recorridos un poco largos, pero el caso es que alcanza los 100 km/h en menos de diez segundos. Y eso antes era algo sólo reservado a las versiones más deportivas. 

No hay diferencias en la capacidad de carga ni en el peso máximo que pueden remolcar (un apartado que no es particularmente importante en este segmento). Así que, como el Corsa de gasolina cuesta unos 2.000 euros menos, es poco probable que nadie considere más apropiado el diésel, que es más perezoso y gruñón y sólo compensa si haces casi 35.000 kilómetros cada año, algo realmente difícil con un coche que se suele mover casi todo el tiempo por ciudad.

Mercedes Clase E: diésel

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Qué importante puede ser un tacómetro... como en el caso de este cara a cara entre dos Mercedes, porque ayuda a reconocer cuál de los dos es el que utiliza gasóleo para moverse. Sí, porque los tiempos de los Mercedes diésel llenos de hollín ya pasaron. Nunca antes un Mercedes Clase E había sido tan refinado y suave como el E 400 d, que es una opción ideal, porque ofrece 330 CV, 700 Nm de par, seis cilindros en línea... Y todo funciona a la perfección. También el cambio automático de nueve velocidades, que es suave y efectivo a partes iguales.

Pero también nos sorprende el modelo de gasolina. El E 450 también monta un bloque de seis cilindros, que funciona casi en silencio y, además, cuenta con el apoyo de un motor eléctrico de 22 CV y un sistema de 48 V, que le dan un plus de potencia y le permiten navegar a vela, lo que repercute en el consumo de combustible, que en este test ha sido de 9,5 litros de media, un dato más que razonable, teniendo en cuenta el buen rendimiento que ofrece.  

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Independientemente de si es diésel o gasolina, el Clase E pone el listón muy alto en lo referido a la comodidad de conducción. Es como de otro planeta, la suspensión es como una ópera magistralmente compuesta. El hecho de que al final gane el diésel se debe básicamente a los costes, porque, salvo en el seguro, es más barato en todos los apartados, lo que explica que el diésel compense desde el primer kilómetro. 

Algo que es preciso explicar es que finalmente el E 450 no se venderá en España en versión All-Terrain. No obstante, este enfrentamiento es perfectamente válido, pues sí que están a la venta estas versiones del Clase E con carrocería Estate. Así que, si buscas un familiar premium, ten claro que el de gasóleo es el que interesa.

Peugeot 2008: gasolina

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

Se nota que el Peugeot 2008 es un coche diferente desde el momento en que lo ves aparecer en el espejo retrovisor con sus luces diurnas en forma de colmillos. Da igual qué versión elijas, diésel, gasolina o (en este caso hemos hecho una excepción) eléctrica, la suspensión siempre es cómoda y la dirección suave. Esto, unido a su posición elevada de conducción, hace que el SUV pequeño de Peugeot sea un automóvil bastante acogedor. Sin olvidar su interior de aspecto deportivo. 

¿Qué motor encaja mejor con este todocamino urbano? Siendo sinceros, no te vas a equivocar con ninguno de los tres. El motor gasolina de tres cilindros es el único de este trío con una caja manual de seis velocidades. Pero no es algo malo, porque, en primer lugar, le aporta una ventaja de precio y, en segundo lugar, se entiende a las mil maravillas con el motor turbo de 1,2 litros. Sus 230 Nm de par están disponibles en un amplio rango de revoluciones y aportan ciertas dosis de diversión en el día a día. Sin embargo, los 7,4 litros que ha consumido en esta prueba no son precisamente una cifra para enmarcar... 

Comparativa diésel-gasolina: ¿cuál es la mejor opción de compra?

En el diésel hemos registrado un gasto medio de 5,6 litros. En este caso el motor 1.5 de cuatro cilindros, que ofrece los mismos 131 CV del gasolina, pero 300 Nm de par, así que nunca te faltará empuje. Y lo bueno es que el nivel de ruido es agradablemente bajo. En este caso monta una caja automática de ocho velocidades como única opción de transmisión para esta versión, pero encaja con la respuesta relajada del pequeño francés, incluso mejor que la transmisión manual. El diésel cuesta casi 4.000 euros más que el gasolina y se devalúa más, así que sólo compensa si haces más de 32.000 km al año. 

¿Y el e-2008? Podríamos decir que es un modelo que está fuera de concurso, pero hemos querido introducirlo aquí porque puede ser la mejor opción para muchos. Monta una batería de 50 kWh, que ofrece una autonomía de unos 300 km y permite cargas rápidas de hasta 100 kW, por lo que la batería vacía se carga al 80% en sólo 30 minutos. Otra cosa positiva es que la propulsión eléctrica no está vinculada a una línea de equipamiento alta; si lo deseas, puedes comprar un e-2008 con un equipamiento más o menos sencillo. Está disponible desde 36.450 euros, sin descontar promociones ni bonificaciones gubernamentales. La diferencia con el diésel es de unos 6.000 euros y no se puede pasar por alto su menor costo de funcionamiento. 

Por dejarlo claro: el diésel sólo tiene sentido si recorres muchos kilómetros cada año; el motor de gasolina es la opción más lógica; y aquellos que puedan poner un cargador en casa, deberían plantearse seriamente el e-2008.

Y además