Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Audi A7 Sportback vs Mercedes CLS

Audi A7 Sportback vs Mercedes CLS

Hay una cosa en la que coinciden y que es innegable: sus diseños cautivan al primer vistazo. La pregunta que nos hacemos es: ¿Esconden las atractivas carrocerías coupé de esta berlinas la deportividad y el refinamiento que prometen? Lo comprobamos al volante. Comparativa: Audi A7 Sportback vs Mercedes CLS.

Esta es una cuestión que ya nos planteamos cuando el Mercedes CLS llegó al mercado en 2004: los de la marca de la estrella concibieron una berlina de líneas deportivas sobre la base de un burgués Mercedes Clase E. No era algo muy coherente en un principio porque su techo bajo y sus líneas afiladas penalizaban en espacio interior, pero la jugada les salió muy bien: aquel CLS fue un increíble éxito de ventas. Hoy llega en su tercera generación. Y, en nuestra opinión, ha dado con sus formas definitivas. Alcanza su cénit de elegancia y, al mismo tiempo, de deportividad.

Monta delante la parrilla del AMG GT, y un capó muy largo que culmina en unas ventanillas laterales muy rasgadas, con una caída del techo muy pronunciada en su sección posterior y una zaga compacta. El nuevo Audi A7 Sportback es algo menos estilizado, pero igualmente atractivo. Su zaga recuerda inevitablemente al clásico deportivo de la marca, el Audi 100 Coupé de 1970. Su frontal con una enorme parrilla está ahora fuertemente orientado hacia abajo, su carrocería está dominada por líneas marcadas, y la zaga estrena una banda de luces que acentúa su anchura de vías. El verde Avalon metálico le sienta realmente bien a nuestra unidad de pruebas.

Dentro del Audi llama la atención su enorme pantalla doble táctil, con 10,1 pulgadas la sección superior y 8,6 la inferior. Y nuestra versión de pruebas añade el cockpit digital de 12,3 pulgadas opcional. Todas tienen unos gráficos atractivos y claros, pero el control no siempre es fácil debido a la infinidad de funciones (y menús) que contienen. Algo tan sencillo como poner a cero el cuentakilómetros diario requiere cuatro pasos en el menú del ordenador de abordo.

VÍDEO: ¿Mejor CLS AMG o CLS a secas?

El Audi, un poco más espacioso

El de Ingolstadt es algo más desahogado que el CLS, algo que se nota especialmente en las plazas traseras. Sin embargo, la banqueta va demasiado baja, y esto obliga a las personas de gran talla a doblar la rodillas más de la cuenta. El Audi tiene algunas virtudes prácticas como su gran portón trasero, y un maletero de 535 litros que es más grande que el de su rival, que se queda en los 490, y además tiene una boca de carga pequeña. En general, el Mercedes se siente más estrecho que el Audi, y esto tiene que ver también con una sección de cristal menor. Las mediciones interiores confirman esta percepción, aunque en su favor hay que decir que las plazas traseras son más cómodas.

Audi A7 Sportback vs Mercedes CLS

Nuestro CLS de pruebas llevaba las inserciones de madera de fresno gris y la tapicería de cuero en dos tonos, y hay que decir que aquí dentro se respira más opulencia que en su rival. Equipa dos pantallas gigantescas de 12,3 pulgadas que unen el cockpit con la consola central. La del medio integra el sistema Command Online. Los gráficos también son aquí claros y atractivos, los menús numerosos y el manejo, con el mando Command circular, está muy conseguido.

¡En marcha!

Audi A7 Sportback vs Mercedes CLS

El 3,0 litros diésel de 286 CV pertenece a la nueva familia de motores con la que Mercedes recupera sus seis cilindros en línea. Y solo podemos decir: ¡Poesía pura! Un sonido contundente, deportivo y refinado, pero siempre en segundo plano (es un coche muy silencioso), un carácter muy vivo y, sobre todo, su manera de entregar la potencia, nos ha dejado maravillados. El cambio automático de nueve relaciones reacciona con rapidez y siempre da con la relación perfecta, de forma fluida y sin tirones.

El 350 d viene con tracción total, y en nuestro test se planta con las llantas de 19 pulgadas de la línea AMG, así como la suspensión neumática opcional. Con esta configuración se asienta aplomado sobre el asfalto, y con su comunicativa dirección permite un guiado muy preciso, y aunque permite rodar muy rápido siempre lo hace relajado, nunca se pone nervioso. Conducirlo es tan placentero que uno no quiere bajarse nunca, pero el deber es el deber.

Me monto en el Audi, que equipa el 3,0 litros V6 TDI de 286 CV. No tiene una respuesta tan fluida como la del CLS, y suena un poco más. Pero que eso no lleve a equívoco, porque estamos hablando comparativamente. El motor de este A7 es en general bastante silencioso, tiene mucho empuje y mantiene un consumo aceptable de 7,9 litros, justo como el del CLS. La respuesta de su caja automática de ocho velocidades se buena, pero no alcanza las cotas de perfección de la de su rival, y al reanudar la marcha después del Start Stop tiene un poco de retardo y da un leve tirón.

Nuestro A7 de pruebas es 65 kilos más pesado que el Mercedes, y equipa  suspensión neumática, dirección a las cuatro ruedas, tracción integral y diferencial deportivo, todo opcional. Se asienta sobre unas llantas de 20 pulgadas. Es un coche veloz, con un comportamiento ágil y manejable. La dirección es suave y un poco menos comunicativa que la del Mercedes, pero su respuesta es rápida y permite guiar el conjunto con precisión, con la ventaja de que sus ruedas traseras también giran.

Conclusión

Son dos coche muy igualados (también en precio), con carrocerías atractivas, deportivas y elegantes, tecnología a la última y mucho lujo interior. Pero si nos ceñimos a los fríos datos y puntuaciones, hay un ganador, aunque el resultado esté muy ajustado.

Puesto 2 con 552 puntos de 750: Mercedes CLS 350 d 4Matic. 

Puesto 1 con 559 de 750 puntos: Audi A7 Sportback 50 TDI quattro.

Y ya que hemos llegado hasta aquí... ¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas