Reportaje

Range Rover, DS y otras líneas que se hicieron marca

Ignacio de Haro

11/08/2017 - 13:17

Ahora que se rumorea que Cupra podría convertirse en una marca independiente de Seat te traemos otros casos de líneas o modelos de otros fabricantes reputados que con anterioridad han seguido este camino con éxito.

Quizá todavía no lo sepas, entre otras cosas porque la noticia es muy reciente, pero se rumorea que Cupra podría convertirse en una marca independiente de Seat. De esta forma, la firma española buscaría añadir un plus de prestigio a sus modelos más deportivos y diferenciarlos con mayor claridad del resto de la gama. Claro que esta no sería la primera ocasión en la que somos testigos de algo parecido y para demostrártelo, te traemos los casos de Range Rover, DS y otras líneas que se hicieron marca con un éxito más que notable.

Uno de los ejemplos más recientes de líneas de coches que se han convertido en marca es el de Citroën y DS. En un principio, la firma gala lanzó una serie de modelos con la denominación DS integrados dentro de la gama de Citroën. Pero su gran aceptación comercial, especialmente en mercados como el chino, llevó al Grupo PSA a barajar la posibilidad de diferenciar aún más estos vehículos de corte ‘premium’ buscando otras fórmulas.

Así, optaron por hacer de DS una firma independiente de Peugeot y Citroën con un resultado excelente, ya que modelos como el nuevo DS7 Crossback son percibidos por el público como productos con identidad propia, claramente diferenciado de ambas compañías. Un poco después de esto, Hyundai siguió los pasos de PSA y creó una marca de coches a partir de una línea dando vida a Genesis.

Cuando tomaron esta decisión, Hyundai gozaba de mejor reputación que nunca gracias a su gran ofensiva de modelos en todos los segmentos a nivel global. Pero necesitaba diferenciar aún más a sus modelos más lujosos, las berlinas Hyunday Genesis y Hyundai Equus, para poder luchar con más garantías contra los productos de firmas como Mercedes, Audi o BMW. Así que decidieron convertirla en una marca de coches independiente, pasando a denominar a los sucesores de los dos modelos mencionados anteriormente como Genesis G90 y G80.

Citroën y DS, así como Hyundai y Genesis, representan los dos casos más recientes de líneas que se hicieron marcas independientes, pero tampoco fueron las primeras en realizar una operación estratégica como esta con éxito. En 2010, el fabricante estadounidense Dodge decidió separar su gama más popular de modelos, representada por las diferentes versiones del pick-up Dodge Ram, convirtiéndola en una marca independiente dentro del grupo.

Querían diferenciar claramente los vehículos orientados al trabajo y ocio del resto de la gama, así que hicieron de Ram una marca independiente de Dodge. Cambiaron la denominación de modelos como el Dodge Ram y sus diferentes versiones, que pasaron a ser conocidas como Ram 1500, Ram 2500 o Ram 3500. Actualmente su gama, además de los modelos ya mencionados, incluye otros como el Ram Promaster City o el Ram Promaster, basados respectivamente en los Fiat Doblo y Fiat Ducato.

Range Rover, aunque no se haya llegado a convertir en una marca plenamente independiente de Land Rover, es otro ejemplo fantástico para demostrar por qué podría ser una buena idea convertir a Cupra en una firma separada de Seat. Cuando el fabricante británico de todoterrenos lanzó el primer Range Rover en 1970, creo un modelo considerablemente más lujoso y polivalente que el resto de su gama.

Con el paso de los años y la entrada del nuevo siglo, lo que en un principio era un único modelo dentro de su oferta de vehículos comenzó a tomar forma de gama propia con la llegada del primer Range Rover Sport. Con este coche lograron alcanzar nuevas cotas de popularidad, pero poco en comparación con lo que vino más tarde con la introducción del Range Rover Evoque, todavía más exitoso que el anterior. Actualmente Range Rover tiene una gama de cuatro modelos (el Range Rover normal, el Sport, el nuevo Velar y el Evoque) que gozan de una gran popularidad y que quedan agrupados dentro de las filas de Land Rover.

Algo similar en concepto al caso que te acabamos de presentar es lo que sucede con la gama Vignale de Ford o con los Initiale París de Renault, que casi tienen identidad de marca. De hecho, se ha rumoreado en varias ocasiones que Initiale París podría convertirse en una firma independiente de Renault y aunque esto por el momento no ha sucedido, los franceses cada vez lanzan más y más modelos con este apellido, como los Renault Scénic Initiale París o el Koleos Initiale París.

Con sus modelos Vignale, Ford no solo ofrece modelos más lujosos que los coches en los que se basan, es que los clientes que adquieren uno de estos vehículos disfrutan de servicios ‘premium’ adicionales que bien podrían convertir esta línea en una marca diferenciada. Entre estos, incluyen ventajas como la recogida o entrega gratuita del automóvil cuando llegue el momento de realizar una revisión, la cesión de un coche de cortesía equivalente, el acceso a instalaciones exclusivas en los concesionarios que cuenten con el llamado Vignale Lounge o tener a su disponibilidad a un asesor personal durante las 24 horas del día.

El supuesto de la separación estratégica de Cupra y Seat podría ser una interpretación ‘a la española’ de lo que sucede actualmente con Fiat y Abarth. Y esto tiene mucho más sentido del que puedes creer, entre otras cosas porque Luca de Meo, actual presidente de la firma patria, ya se encargó del resurgimiento de Abarth en 2007 cuando era vicepresidente de marketing del Grupo Fiat.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches