Reportaje

Coches 4x4

Los 10 tipos de tortura que sufre el 'pick-up' Ford F-150

Alfredo Rueda

28/04/2014 - 14:51

Tradicionalmente, los 'pick-up' son los vehículos más duros del mercado. Pero para que sean tan resistentes, hay que someterles a diferentes pruebas. Ford nos muestra los 10 tipos de torturas que sufre su F-150.

Los 'pick-up' son los vehículos más duros del mercado. Y para que siga siendo así, las marcas les someten a todo tipo de torturas. El nuevo Ford F-150 ha sido sometido a 16 millones de kilómetros de pruebas durabilidad, tanto en el mundo real, de la cima de las montañas a los lagos congelados, como en entornos simulados.

Ford ha sometido a su 'pick-up' a pasos de montaña con temperaturas cercanas a los 50 grados y conquistó un lago congelado a 40 grados bajo cero. El nuevo 'pick-up' también sufrió cámaras de alta humedad, cubas de sal y cauces de ríos, remolcado de cargas pesadas y unas agotadoras carreteras escarpadas.

Las pruebas simuladas incluyeron miles de portazos en sus puertas y portones traseros dados por robots, objetos pesados ​​que caían sobre la bañera y un chasis que se ha retorcido desde múltiples direcciones. Ford dice que algunas de estas pruebas son tan extremas que un período de cinco días es igual a 10 años o 240.000 kilómetros de abuso por parte de los clientes más 'difíciles'.

En los siguientes vídeos puedes ver las pruebas específicas que el Ford F-150 ha tenido que soportar:

Retorcimiento de chasis: Ford construyó un potro de tortura especial que retuerce y agita de una forma especialmente violenta el 'pick-up' de siete maneras diferentes durante cinco días, simulando el equivalente a 360.000 kilometros.

Camino empedrado: El test de durabilidad 'Silver Creek' en Romeo, Michigan, combina dos caminos extremadamente difíciles. Una sección de la ruta tiene 15 tipos distintos de baches, mientras que el otro está hecho de trozos de hormigón. En este tipo de superficie, 500 kilómetros es igual a 36.000 kilómetros en las carreteras más duras del país.

Colina de desgaste: Esta pista de pruebas de Ford en Romeo replica un empinado sendero 'offroad' en las montañas de Hualapai, en el noroeste de Arizona. La zona más severa tiene un grado de inclinación un 11 por ciento más severo que la sección final de la mayoría de las rampas de salto de esquí. Esto tiene especial incidencia en los componentes del motor y de la transmisión cuando las ruedas pierden el contacto y vuelven a agarrar de forma alternativa.

Prueba de la caja: Los ingenieros de Ford dejaron caer barriles de 200 litros en la 'bañera' del Ford F-150 en ángulo, por lo que toda la fuerza impactó por el borde del tambor. A continuación, se midió el impacto y se hicieron los ajustes necesarios para que el suelo de la caja de carga sea lo suficientemente resistente.

Baño de corrosión: A pesar de que el Ford F-150 tiene paneles de la carrocería en aleación de aluminio de alta resistencia, Ford tuvo que ir más allá de las pruebas habituales, que incluyeron la conducción de vehículos a través de innumerables baños de sal y remojo en cámaras con un alto grado de humedad. El fabricante ha desarrollado tipo de corrosión 'acelerado' utilizando un 'spray acidificado' para ser más agresivos con la aleación de aluminio. Después de una simulación equivalente a 10 años de exposición a los agentes climatológicos más agresivos, el material de aluminio no mostró signos de degradación aparentes.

Prueba de remolque: Una ruta que se extiende desde las afueras de Bullhead City, en Arizona, a la cima de 'Union Pass'. Los 20 kilómetros de la presa Davis fueron escalados por el F-150 a velocidades legales (que varían de 60 a 100 km/h) mientras tira de su peso de remolque máximo y con el aire acondicionado puesto a tope para mitigar el calor del típico verano en Arizona.

Camino de piedras: Para probar la pintura del nuevo F-150, los ingenieros llevaron el 'pick-up' 240 km por caminos de grava, y luego otros 240 sobre trozos de hierro de desecho extremadamente irregular. Los neumáticos de gran tamaño rocían las piedras y la chatarra de hierro a todas las superficies de la camioneta.

Choque térmico en el motor: esta prueba se realiza en los motores y se colocan en una celda especial donde se pasa del frío al calor más extremo en cuestión de segundos. Además, se conectan a un dinamómetro que simula tirar de un remolque pesado por una cuesta empinada. El proceso se ejecuta 350 veces a lo largo de más de 400 horas para probar la durabilidad del bloque del motor, sus retenes, juntas y, por supuesto, la culata.

Arranque y parada: Ford realiza 500 arranques agresivos en un soporte especialmente diseñado para torturar los ejes traseros, creando un efecto de fuerza del 130 por ciento del que puede hacer el Ford. Esto se hace para estar seguro de que el eje trasero y todas sus partes pueden soportar el abuso.

Cruce de ejes: un conjunto de montículos de tierra paralelos construidos para crear una situación en la que una rueda delantera está en el aire, mientras que la rueda trasera opuesta también deja el suelo repetidamente. Sólo dos ruedas quedan en contacto con la superficie para mantener la tracción, con estos montículos poniendo en tensión la carrocería y el chasis del 'pick-up'.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...

Todo sobre

Ford

Modelos de Ford más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches