Prueba

Porsche 911 Carrera 4S: atornillado al suelo

Jorge Arenas

17/01/2013 - 09:42

Llega el Porsche 911 Carrera 4S a la saga 991. Marca la diferencia con su tracción integral ‘PTM’, que aumenta la motricidad y mantiene (en gran medida) las sensaciones de la propulsión.

Maravilloso Porsche 911 Carrera 4S. Aunque le pese a los puristas del nueveonce, creo que no me equivoco si digo que es la mejor generación de todas. En el plano estético roza la perfección y en el dinámico, simplemente la alcanza. Pero no me quiero perder en generalidades, que este tema ya lo he tratado en otras pruebas anteriores. Voy al grano: lo que hoy tengo entre manos es un Porsche 911 Carrera 4S, es decir, la versión de tracción integral del Carrera S. Es novedad en la gama y estoy seguro de que más de uno estará encantado al leer esto. Porque resulta que en España el cliente prefiere de largo tener un Porsche 911 con cuatro ruedas motrices en lugar de uno de propulsión. Asi lo demuestran las ventas y así lo reflejan los usuarios cuando dicen que cuentan con un 'plus' de seguridad a sus mandos.

Lo cierto es que el sistema de tracción que estrenó el Porsche 911 Carrera 4 reparte casi toda la fuerza al eje posterior en condiciones normales, por lo que las reacciones son muy parecidas a las de un trasera. Y también es verdad que, cuando hace falta, las ruedas delanteras echan una mano para mantener la compostura. Sin embargo, para mi no es el modelo ideal, mi elección en este caso pasaría por un S (sin el 4), porque me parece más auténtico y, sobre todo, porque tracciona de una forma superlativa a pesar de que solo dos ruedas se encargan de trasmitir los 400 CV al suelo. En fin, cada cual con sus preferencias... 

En la zaga de este Porsche , sobre el eje trasero (seña de identidad en los 911), aparece un motor bóxer de 3,8 litros con la potencia citada. Es atmosférico y probablemente uno de los que más cambia su carácter en función de la zona del cuentavueltas en la que gire. A bajo y medio régimen funciona sosegado, con la confianza que transmite alguien que nada tiene que demostrar, mientras fija unos datos de consumo más contenidos. De hecho, en mi cuaderno de notas figuran unos 10,2 l/100 km reales que aún me dejan con la boca abierta, pero la cosa cambia radicalmente entre las 5.500 y las 7.400 rpm. En este momento es cuando se pone nervioso y entrega todo el par y cada uno de sus caballos, envolviendo el habitáculo con un sonido intensamente deportivo, que acelera el pulso a cualquiera. La transmisión PDK de siete velocidades, una vez más, pone la guinda a la hora de lograr que el salto entre marchas sea rapídisimo y que el gasto de combustible se contenga al máximo.

Y, ¿cómo distinguir a un Porsche 911 Carrera 4S desde fuera? Por la tradicional fila roja que une los pilotos y por su vía trasera, que es 36 milímetros más ancha. También los neumáticos son de mayor medida y, como resultado final, tenemos una carrocería ensanchada en 44 milímetros frente a la de un Carrera S. La dirección, la suspensión adaptativa, el sistema PTV (Porsche Torque Vectoring, con autoblocante, mejora el paso por curva actuando sobre los frenos)... Todo funciona de diez y contribuye a que en esta prueba sea más piloto de lo que en realidad soy.

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Porsche 911 911

Acabados de Porsche 911 2011 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Porsche 911

Buscador de coches