Prueba

Prueba Citroën C4 Cactus: un modelo que crea tendencia

Gabriel Jiménez

12/07/2016 - 20:00

Probamos el Citroën C4 Cactus, el modelo inclasificable y, sobre todo, diferente, que inauguró la nueva línea C de Citroën.

La primera prueba del Citroën C4 Cactus la esperaba como agua de mayo. No sólo porque siempre me cautiva conducir un coche nuevo, sino también porque desde que asistí a la presentación del concept, en el mes de septiembre de 2013, me cautivó. Y cuando pude ver el modelo definitivo en el mes de febrero de 2014, lo que ponía de manifiesto que "esto va en serio", sólo pensaba en cómo se comportaría la nueva criatura de Citroën.

 

El lugar elegido para la primera prueba del nuevo C4 Cactus ha sido Amsterdam, capital económica de Holanda, y cuna del vanguardismo. Con esta tarjeta de presentación, y teniendo en cuenta que Holanda es el país de origen del padre de André Citroën, fundador de la marca del doble chevrón, es lógico que para la primera prueba dinámica del C4 Cactus se haya elegido la conocida como 'Venecia del norte'.

Llama poderosamente la atención ver aparcado en la calle el Citroën C4 Cactus, el coche, que según los responsables de Citroën, "responde a las preguntas de hoy". Y las preguntas que me surgen a mí es si las sensaciones que me surgieron cuando analicé su interior en la presentación estática serán contestadas cuando me ponga al volante.

Para la primera toma de contacto, dispongo del Citroën C4 Cactus con el motor 1.2 PureTech tricilíndrico de 110 CV y cambio manual de cinco velocidades.

Lo primero que me llama la atención es lo poco que pesan las puertas; no son endebles, sino ligeras. Me siento al volante y cuando quiero regular los espejos me vuelvo loco. ¿Pero dónde demonios están los reguladores?, me pregunto. No hago más que buscarlos en la puerta, cuando están detrás del volante. Primera lección con el Citroën C4 Cactus: éste es un coche diferente, nada convencional y todo, absolutamente todo, ha sido cuestionado.

Me acomodo al volante. Un moderna pantalla electrónica ha sustituido a los convencionales relojes, de modo que cuando doy al contacto, se ilumina una línea que marca el volumen del depósito de combustible. En el centro de la consola, una gran pantalla de siete pulgadas controla todo: desde la radio, a la navegación, el ordenador de viaje e incluso la climatización.

 

pantalla citroën c4 cactus

Giro la llave del contacto y del bastidor sale un ruido algo rudo. Normal: es un tricilíndrico. El Citroën C4 Cactus echa a andar con suavidad pero también con soltura. Suerte que tenemos cargado en el sistema gestión del C4 Cactus la aplicación de avisador de radares Coyote, porque Amsterdam es la capital mundial de los radares. En donde menos te lo esperes, un radar anda al acecho de que te pases con el pie derecho…

Primero recorro un tramo urbano. El cambio del C4 Cactus es suave y engrana las velocidades con soltura. Eso sí, con el motor frío en los primeros compases el ruido procedente del motor me resulta excesivo. Ni aun siquiera la radio es capaz de camuflar el feo y tosco sonido de la mecánica. Pero una cosa es el ruido, y otra muy distinta su comportamiento, porque, a decir verdad, desde los primeros compases, el Citroën C4 Cactus con el motor 1.2 PureTech de 110 CV me sorprende muy gratamente. Bien es cierto que el Citroën C4 Cactus, sometido a una estricta cura de adelgazamiento, pesa tan sólo 1.070 kilos en vacío, lo que propicia que se trate de un vehículo sumamente ágil, lo que unido a esta mecánica, hace que se mueva como pez en el agua.

Era fiesta de Pentecostés en Holanda, de modo que todo el mundo estaba en la calle disfrutando de los 30 grados cargados de humedad que había en Amsterdam, y las calles en los pueblecitos alrededor de la ciudad holandesa estaban plagados de coches aparcados en los arcenes. Todo un reto, por tanto, moverse por esas estrechas vías con un coche nuevo como el Citroën C4 Cactus. Sea como fuere, iba tranquilo, pues aunque en cierto momento pensé que algunos de los coches con los que me he cruzado iba a hacerme un buen 'restyling' quitándome las pegatinas, confiaba en que los innovadores Airbumps (protectores de diseño que protegen la carrocería del vehículo de los leves impactos del día a día) cumplieran con su cometido.

 

citroën c4 cactus airbump

Una vez en carretera abierta, y sin las absurdas limitaciones de 100 km/h en autovía, he podido darle un poco de caña al Citroën C4 Cactus, y me ha sorprendido gratamente el andar ágil de este motor tricilíndrico, sorprendentemente elástico. Y su aplomo es total, con sólo pocas oscilaciones de la carrocería en curvas pronunciadas, a lo que contribuye su baja altura de 1,48 metros.

Tras 77 kilómetros de recorrido, he logrado un consumo de 6,4 l/100 km, una cifra más que aceptable teniendo en cuenta que durante muchos kilómetros he circulado con al aire acondicionado a tope, debido al calor imperante. Lo que no me ha terminado de convencer es la butaca de los asientos, demasiado blanda para mi gusto, lo que en viajes largos quizá pueda penalizarle. Tampoco me ha gustado que no haya asideros en el  techo en ninguna de las cuatro puertas, hecho que he echado más en falta cuando he viajado de copiloto y al tomar una curva instintivamente he ido a agarrarme… a nada. La explicación a esta ausencia radica en el hecho de que el Citroën C4 Cactus cuenta con el innovador 'airbag in roof' (airbag de techo en sustitución del airbag de pasajero frontal) para despejar esa parte del salpicadero. Los asideros se echan áun más en falta cuando viajas en la parte trasera como pasajero y, sobre todo, se circula por una vía revirada: te mueves más que los precios...

 

citroën c4 cactus consumo

Otro detalle bastante mejorable se refiere al navegador, pues su nivel de precisión dista bastante de ser el idóneo, pues el margen de error es bastante considerable y cuando estás en un país extranjero donde lo desconoces todo, esta situación causa bastante estrés.

En cualquier caso, en términos globales el Citroën C4 Cactus, me ha gustado mucho.

Precios del Citroën C4 Cactus

El nuevo Citroën C4 Cactus puede ser adquirido además con sistemas de renting a particulares muy innovadores: o bien un sistema de renting fijo o bien un sistema de pago por uso en función de la realización de un número máximo de kilómetros al año, y que incluiría los costes de seguro y mantenimiento.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un C4 Cactus BlueHDi 100 LIVE. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20 000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece Nuez, por 369 euros.
Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Direct Seguros. Cuesta 252 euros con franquicia de 260 euros.

Esta es la lista completa de precios del Citroën C4 Cactus con las motorizaciones y acabados disponibles:

C4 Cactus VTi 82 LIVE: 14.750 €
C4 Cactus VTi 82 FEEL: 16.100 €
C4 Cactus VTi 82 FEEL Edition SILVER: 16.700 €
C4 Cactus VTi 82 FEEL FINE: 15.730 €
C4 Cactus VTi 82 FEEL COOL: 16.880 €
C4 Cactus VTi 82 SHINE: 17.400 €
C4 Cactus e-VTi 82 ETG FEEL: 17.000 €
C4 Cactus e-VTi 82 ETG FEEL FINE: 16.630 €
C4 Cactus e-VTi 82 ETG SHINE: 18.300 € 
C4 Cactus e-HDi92 ETG6 LIVE: 16.850 €
C4 Cactus e-HDi92 ETG6 FEEL: 18.200 €
C4 Cactus e-HDi92 ETG6 FEEL FINE: 17.830 €
C4 Cactus e-HDi92 ETG6 FEEL COOL: 18.980 €
C4 Cactus e-HDi92 ETG6 FEEL Edition HELLO: 18.800 €
C4 Cactus e-HDi92 ETG6 SHINE: 19.500 €
C4 Cactus e-HDi92 ETG6 SHINE Edition MOONLIGHT: 20.450 €
C4 Cactus BlueHDi 100 LIVE: 16.950 €
C4 Cactus BlueHDi 100 Airdream BUSINESS: 18.300 €
C4 Cactus BlueHDi 100 FEEL: 18.300 €
C4 Cactus BlueHDi 100 FEEL FINE: 17.930 €
C4 Cactus BlueHDi 100 FEEL COOL: 19.080 €
C4 Cactus BlueHDi 100 SHINE: 19.600 €
C4 Cactus BlueHDi 100 SHINE Edition URBAN: 20.300 €

Hemos probado 5 versiones del Citroën C4 Cactus

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Gabriel Jiménez

Gabriel Jiménez

Director del Área de Motor de Axel Springer España

Soy Piscis, sufridor del Atleti y me gusta juntar letras, a poder ser relacionadas con cualquier artefacto que lleve del punto A al punto B

Todo sobre

Citroën

Rivales del Citroën C4 Cactus

Buscador de coches