Noticia

Un adiós por todo lo alto para el Holden Commodore

Ignacio de Haro

20/01/2017 - 12:15

Un adiós por todo lo alto para el Holden Commodore. La firma australiana perteneciente a General Motors se despide de su icónico modelo con tres series especiales construidas sobre la base de las tres carrocerías con las que se ofrece el Commodore: el sedán, el familiar y el pick-up o ‘ute’, como lo denominan ahí. Producirán en total 1.200 ejemplares de la berlina, 360 del wagon y 240 del ute.

Te interesa: El último de los Holden HSV llega con 638 CV

Llegó el momento, por mucho que a este millonario belga le duela. El Holden Commodore pronto dejará de existir, al menos tal y como lo conocíamos hasta ahora, pues con la llegada de la nueva generación pasará a convertirse en una variante renombrada del nuevo Opel Insignia Grand Sport 2017. Así que para despedirse como se merece, para dar un adiós por todo lo alto al Holden Commodore, la firma australiana perteneciente a General Motors presenta tres series limitadas.

Cada una de las nuevas series limitadas del Holden Commodore están desarrolladas sobre la base de las tres carrocerías con las que se ofrece el Commodore en Australia, esto es, el sedán, el familiar y el pick-up o ‘ute’, como lo denominan ahí. Presentados paralelamente junto al nuevo Holden para los V8 Supercars australianos, estos tres vehículos se alzan como los Commodore más dinámicos hasta la fecha, alcanzando así el nivel de prestaciones de otros deportivos de GM, como el Chevrolet Corvette o el nuevo Chevrolet Camaro.

Esta puede ser la imagen definitiva del Opel Insignia 2017

Son, en concreto, el Holden Commodore Motorsport Edition, que está construido sobre la base del sedán con acabado SS-V Redline, la variante más prestacional de las que están disponibles y del que producirán un total de 1.200 ejemplares; el Holden Commodore Sportwagon Director fabricado a partir de la versión con carrocería familiar y del que construirán 360 coches; y el Holden Commodore UTE Magnum con carrocería pick-up que, con 240 ejemplares previstos, es el más exclusivo y raro de los tres.

Como puedes apreciar en la galería de imágenes, los últimos Holden Commodore de la generación actual lucen una decoración específica, con llantas de 20 pulgadas de diámetro, logotipos identificativos y unos acabados interiores más deportivos. Todos ellos equipan un motor 6.2 V8 LS3 de origen Chevrolet, frenos Brembo de alto rendimiento y un sistema de refrigeración reforzado que incluye radiadores adicionales para la transmisión y el motor. Y para garantizar un comportamiento dinámico deportivo, recurren a amortiguadores magnéticos.

Fuente: CarScoops.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches