Noticia

Competición

El resurgir del Nissan Patrol Fanta Limón del Dakar 1987

Adrián Mancebo

14/12/2016 - 21:00

Hace dos años un grupo de ingenieros de Nissan se decidieron a restaurar el mítico Nissan Patrol "Fanta Limón" que entró en la historia del rally raid más duro del mundo al convertirse en el primer coche diésel en acabar entre los diez primeros clasificados de la competición. 30 años después, tras un duro trabajo, ha vuelto a las dunas del desierto.

Recorrido Dakar 2017: Asunción - Buenos Aires

Los coches que participan en cualquier competición automovilística del mundo guardan una historia dentro de su habitáculo, de su capó, de sus ruedas... que provoca que los aficionados a las carreras recuerden siempre su paso por la competición, aunque ahora estén guardados en un garaje o expuestos en un museo en cualquier parte del mundo. Un ejemplo de ello es el Nissan Fanta Limón, que participó en el Dakar de 1987 y ahora ha sido restaurado por un equipo de ingenieros del centro técnico de Nissan en Barcelona antes de devolverle a su hábitat natural: las dunas de África.

La historia de este coche basado en el Nissan Patrol nació en el año 1986, cuando Nissan Motorsport decidió participar en el Paris - Dakar. El equipo del Centro Técnico Europeo de Nissan se puso manos a la obra para llevarlo a la carrera del desierto. El que posteriormente sería su apellido, "Fanta Limón", llegó a través de la conexión de Coca Cola (propietaria de Fanta), que quería explotar la publicidad generada por el Paris Dakar y la creciente capacidad de la competición de llegar a todo el mundo.

El éxito no tardó en llegar y el Nissan Patrol de motor turbodiésel de cuatro cilindros ya participó en pruebas offroad en el mismo 1986. La pareja Miguel Prieto - Xavier Juvanteny acabó cuarta en la clasificación general y primero dentro de la clase de coches diésel en el Rally de Túnez; fueron terceros en la Baja Aragón y primeros en coches diésel y con Ramón Termens (que luego participaría en el Dakar), como copiloto ganaron el Rally de Faraones.

El dúo Prieto - Termens continuó su aventura con la participación en el Paris Dakar 1987. Dos de los 312 vehículos que tomaron parte en aquella edición del rally pertenecían al equipo Nissan Fanta Limón. La segunda unidad era pilotada y copilotada por los hermanos Jorge y Hansi Babler respectivamente. Los 13.000km de carrera hasta Senegal no fueron fáciles, pues a las habituales dificultades del Dakar hubo que sumar que el camión de asistencia del equipo se averió en la segunda etapa, por lo que los coches se quedaron sin repuestos durante el resto de la carrera y el segundo coche, el de los hermanos Babler, tuvio que abandonar tras rodar por una duna.

El coche 211, sin embargo, consiguió llegar a la meta, logrando el hito de ser el primer diésel en terminar la carrera entre los diez primeros de la clasificación general. Aquel año, la victoria final fue para Ari Vatanen, a los mandos del mítico Peugeot 205 Turbo 16 Gran Raid.

Una vez logrado su principal comedido, el Nissan Fanta Limón se retiró de la competición y no volvió a correr. El coche con dorsal 211 pilotado por Miguel Prieto fue donado a la colección privada de Salvador Claret, que se encuentra al sur de Girona. Allí ha permanecido durante casi 30 años... hasta que un grupo de técnicos de Nissan vieron, hace dos años, imágenes del vehículo en un foro de internet y tuvieron la gran idea de restaurarlo como celebración del 30 aniversario de su participación en el Dakar.



 

El coche no se encontraba en buen estado. No arrancaba, muchas piezas estaban corroídas y el motor estaba en mal estado. El eje delantero, además, estaba bastante dañado. Se transportó hasta el centro técnico de Nissan en Barcelona en mayo de 2014 y comenzó el duro trabajo del equipo de restauración, formado por ocho técnicos. Invirtiendo su tiempo por las tardes y fines de semana, buscaron piezas de repuesto por toda Europa y en almacenes de Nissan, restauraron componentes comprados de segunda mano y trabajaron en la preparación del vehículo para volver a arrancarlo.

"Queríamos que el coche fuera preciso en todos los aspectos, y tuvimos suerte de conseguir los antiguos diseños y manuales de servicio del NTCE (Centro Técnico de Nissan en Europa). Realizamos todos los ajustes para dejar la misma configuración que la del París-Dakar", ha declarado Juan Villegas, técnico del centro.

En el mes de noviembre de este año, el Nissan Patrol Fanta Limón ya estaba terminado y listo para volver a su hábitat natural, las dunas del desierto del Sáhara. El coste de este trabajo ha sido cubierto por Nissan, en el marco de su fondo de "innovación en rendimiento", que se destina cada año a proyectos que ponen en valor el lema de la marca: "innovation that excites". Sin duda, una bonita historia que muestra a la perfección la pasión por el automovilismo.

Especificaciones del Nissan Patrol Fanta Limón: 

Motor: Turbo-diésel de cuatro cilindros

Cilindrada: 2800 CC

Potencia: 146 CV

Peso 1600 kg

Velocidad máxima: 150 km/h

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Adrián Mancebo

Adrián Mancebo

Colaborador Motorsport

Amante del mundo de la competición. Disfruto trabajando en lo que más me gusta, siempre con un ojo puesto en cualquier carrera del mundo.

Buscador de coches