Reportaje

Shell Eco-Marathon 2016: consumo mínimo, aprendizaje máximo

Vicente Cano

03/07/2016 - 12:56

La Shell Eco-Marathon llega en 2016 a su edición número 32 con 13 equipos españoles que han derrochado imaginación y esfuerzo a falta de presupuesto.

AUTOBILD.ES ha asistido a la Shell Eco-Marathon 2016, que por primera vez se ha celebrado en el Parque Olímpico Reina Isabel de Londres. A diferencia de otras ocasiones en las que esta competición estudiantil ha tenido lugar en circuitos de velocidad o en un trazado urbano como el de la plana Rotterdam, para la edición número 32 de esta competición, Shell ha preparado un trazado mixto con curvas, subidas, rampas, algún que otro badén y, quizá, demasiados resaltos.

No te pierdas: "Cómo será tu futuro coche"

El despliegue que hace la petrolera, que últimamente ha mudado en compañía gasística y patrocina coches de bajo consumo ya que este ahora es su principal negocio, es ingente. Cientos personas contratadas por la organización atendían los diferentes talleres, viveros de ideas y exposiciones por las que han pasado en tres días miles de colegiales británicos y un equipo de 20 personas trabaja todo el año en la Shell-Ecomarathon. De hecho, el trazado sobre el que se ha desarrollado esta competición en la que los equipos deben conseguir recorrer con sus coches la mayor distancia posible con un litro de combustible se ha construido para el evento y, tras él, será desmontando por completo.

A lo mejor, por eso muchos equipos han sufrido el inconveniente de afrontar unas planchas que cubrían juntas de dilatación y que, en algunos casos, han arrancado la banda de rodadura de las gomas Michelin de baja resistencia. Un fastidio porque la marca francesa no las cede precisamente de forma gratuita y alguno de los equipos españoles acudía a la Shell Eco Marathon con un presupuesto más que ajustado. Al contrario que equipos como los daneses del Team Aalborg Energy, que acudían con un UrbanConcept hecho con piezas fabricadas en impresoras 3D y tres de estas para producir piezas de recambio sobre la marcha.

¿Qué es la Shell-Ecomarathon?

Como te contaba arriba, hace algo más de 30 años que Shell decidió crear una competición a la que estudiantes de toda Europa acudieran con vehículos creados por ellos mismos. El objetivo es obtener el menor consumo de combustible posible en dos categorías de la Shell Eco-Marathon, prototipos y UrbanConcepts, los primeros son, como los coches de la F1, vehículos que priman por encima de todo la aerodinámica así que el piloto -muchas veces una chica para reducir el peso al máximo- tiene que ir completamente tumbado; por su parte, los UrbanConcepts deben ser vehículos prácticamente homologables para circular.

En ambos casos, los participantes en la Shell Eco-Marathon deben pasar una inspección técnica en la que se revisan hasta 120 aspectos diferentes para poder tomar la salida. La mayoría de ellos se centran en la seguridad, así que no vale venir aquí con un juguete de cartón piedra, sino que tienes que hacer un coche que tenga unos frenos adecuados, un sistema para cortar el encendido en caso de accidente o, por ejemplo, un chasis capaz de soportar el peso del vehículo -lo levantan en una de las pruebas- y una carrocería que pueda absorber el impacto de un objeto de 20 kg. La noche del viernes, había todavía algunos equipos que no habían acudido siquiera a la inspección y al menos 15 que no la habían podido pasar.

Ninguno de ellos era español, aunque desgraciadamente sí ha habido más de uno que este año ni siquiera ha podido acudir a la Eco-Marathon de Shell por falta de presupuesto a pesar de que la Fundación Seur corre con el gasto más importante de todos: transportar el vehículo, las herramientas y todo el equipo necesario que, en la mayoría de los casos, ocupa por lo menos medio trailer. Shell envía al evento a un amplio equipo de sus investigadores -todos con pinta de científicos locos con sus batas blancas y pelos encrespados- que se encarga de medir el consumo de los participantes en las diferentes fuentes de energía aceptadas: gasolina, diésel, etanol, GLP, biocarburante, hidrógeno y electricidad.

Los equipos españoles en la Shell Eco-Marathon 2016

Como ha habido una amplia representación de equipos de Turquía, donde de hecho se va a celebrar una competición local de la Shell Eco-Marathon este otoño, la participación de equipos españoles en la Shell Eco-Marathon es la sexta más nutrida tras Francia, Inglaterra, Alemania, Holanda y la de los otomanos. Eso sí, alguno de los que están aquí son de lo más más experimentados, como los dos equipos que aporta el I.E.S Alto Nalon. Los asturianos llevan tres décadas de presencia en la maratón ecológica y este año acudían con un prototipo y la última evolución de su UrbanConcept.

Quizá, el caso de Alto Nalon es el más llamativo porque su experiencia en este evento les ha llevado a especializarse en la construcción de prototipos y conceptos urbanos que, de hecho, han producido en su centro para la organización de la Shell Eco-Marathon, que los usa para la competición de periodistas en la que pude tomar parte. Los ingresos obtenidos de esta actividad revierten en el propio centro y en que este era el único equipo español que ha podido alojarse en un hotel y no en la zona de acampada dispuesta por Shell que, por cierto, estaba a 20 minutos en autobús del lugar donde tenía lugar el evento.

Lo bueno de los centros de formación profesional es que, al disponer de talleres y de chicos que están adquiriendo conocimientos en técnicas de construcción con metales y fibras, son capaces de construir sus vehículos para la Shell desde cero, siempre que tengan con qué y un presupuesto. Por eso, aunque parezca una paradoja, equipos como los de la Universidad Católica San Antonio (UCAM), la Miguel Hernández de Elche (UMH) o la UPV del Campus del Alcoy tienen que recurrir a institutos de formación profesional o a talleres para que les manufacturen algunos componentes. En todo caso, sus coches son 100% desarrollo propio.

Este es el caso del prototipo UCAM Racing Team, que había encargado una carrocería de fibra de carbono -uno de los materiales preferentes por cuestiones de peso y rigidez-, pero que tuvo que desecharla el día de la competición porque se la habían fabricado demasiado pesada. Como habían tenido la precaución de traerse la de plástico que habían fabricado ellos mismos inicialmente, al final, pudieron tomar la salida. Y es que su prototipo, como algunos otros, no era capaz de ascender por una de las pendientes del trazado que, además, tenía algunos resaltos. En todo caso, la organización alude a que la Shell Eco-Marathon quiere ofrecer condiciones más cercanas a la realidad en la pista y en esto no hay mucho que objetar.

El C.I.P.F. de Benicarló era el otro equipo español en la Shell Eco-Marathon (Solar-GT es el nombre que se han dado) con un UrbanConcept que, además, es eléctrico. Denominado e-Seven y con un diseño bastante chulo, tiene una ligera carrocería de plástico tubular que, probablemente, será de otro material el año que viene. Como todos los institutos presentes aquí, tienen la ventaja que la experiencia acumulada otros años, pero la traba de que los profesores tienen que renovar por completo su equipo humano cada pocos años. Eso sí, no tienen problemas de reclutamiento y, en algunos casos, aunque solo 10 o 12 miembros viajan al evento, en el proyecto pueden participar muchos más chavales.

Como me contaban José Manuel, profesor del I.E.S La Marxadella (prototipo de etanol): “Lo mejor de todo esto a lo largo del año es que, finalmente, los chicos se involucran tanto en los proyectos que terminamos delegando completamente en ellos casi todas las funciones. Al final, consigues adquieran nuevas técnicas y conocimientos, que está muy bien, pero sobre todo personas con una gran capacidad de trabajar en equipo y por objetivos”. Los chavales de su box, como la mayoría, se mueven con la misma coordinación y rapidez que los miembros de un equipo de competición.

Lo de Manuel Barbero, ‘manager’ y profesor en el único equipo de la Shell Eco-Marathon que viene de un instituto de educación superior, es decir, el antiguo BUP donde el taller es apenas de bricolaje, es otra historia. “Una cosa muy buena que tienen los coches es que les gustan siempre a los chicos más conflictivos. En estos años, más de uno ha terminado convirtiéndose en miembro del equipo tras vernos trabajar por la ventana que tenemos abierta en un pasillo”, asegura Manuel, que imparte este proyecto en su centro como una asignatura optativa en el I.E.S Jandula.

Los resultados de la Shell Eco-Marathon 2016 no son lo más importante, porque aquí de lo que se trata es de aprender, evolucionar y motivar, pero lo cierto es que este año hay dos ganadores españoles: Unversitat Miguel Hernandez D'Elx (combustible alternativo) y el I.E.S Cotex Baixes con su Eco Dimoni de propulsión eléctrica. Por si acaso quieres ver cómo han quedado aquí puedes consultar las tablas en tiempo real: Shell Eco-Marathon Live Results.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Vicente Cano

Vicente Cano

Redactor

Ferrolano de corazón, getafense de adopción, en periodismo desde hace 20 años. "Ser feliz es querer lo que se tiene, no tener lo que se quiere"

Buscador de coches