Skip to main content

Reportaje

Como funciona una licencia VTC y por qué 'molestan' tanto a los taxistas

licencia vtc

Ojo, que aquí hay negocio

Últimas noticias sobre la huelga de taxis que afecta ya a buena parte de España: el conflicto existente en taxistas y conductores de Uber, Cabify y demás vehículos con licencia VTC no cesa.

VÍDEO: te explicamos en dos minutos que es una VTC y el conflicto con los taxistas

 

Los taxistas anuncian que mantendrán sus protestas pues consideran que las soluciones ofrecidas por el Ministerio de Fomento respecto a una nueva legislación sobre las licencias VTC son "insuficientes". Su máxima petición es que se respete la proporción 1/30, es decir, que no haya más de una licencia VTC por cada 30 de taxis, pero eso, a día de hoy, no se cumple en ninguna comunidad autónoma.

Para que puedas entender el por qué de esta huelga de taxis, escarbamos hasta la raíz del problema: qué son las VTC y por qué molestan tanto a los taxistas.

Qué son las licencias VTC

Por definición, una licencia VTC es una “autorización para ejercer la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor”. Dicho de una forma más sencilla: es la autorización que se necesita para realizar actividades de transporte con conductor.

No es algo nuevo. Las licencias VTC existen desde tiempos inmemoriales. La VTC es la licencia que siempre han utilizado los chóferes y conductores de limusinas, por ejemplo, pero se han convertido en un problema desde que empresas como Uber o Cabify han visto en ellas un nicho de mercado sin explotar.

Desde septiembre de 2017, todos los coches de alquiler con conductor deben ir debidamente identificados con dos pegatinas de la bandera de la Comunidad de Madrid (las estrellas blancas sobre fondo rojo), una colocada en la la parte superior derecha de la luna delantera y la otra en la parte inferior izquierda de la luna trasera. Tienen que estar visibles desde el exterior y no llevarlas puede ser motivo de sanción acorde a la normativa en vigor.

Lo de que los coches VTC circulen debidamente identificados es uno de los logros de los taxistas (su lucha contra los vehículos de alquiler con conductor viene de lejos...). Pero no es una obligación a nivel nacional: Barcelona, Cantabria, Murcia, Galicia y Castilla y León también han adoptado el distintivo VTC para identificar a los vehículos con conductor. Cada Comunidad Autónoma decide cómo es el distintivo de este tipo de vehículos

A vueltas con la proporción 1/30

Los taxistas piden que se cumpla a rajatabla la proporción de una licencia VTC por cada 30 de taxis que se aprobó en 2015. La raíz de este problema tiene un nombre: Ley Omnibus. Aprobada el 22 de diciembre de 2009 trataba de liberalizar el transporte y eliminaba la limitación del número de licencias para el arrendamiento de vehículos con conductor.

En 2015, las protestas y presiones de los taxistas consiguieron que la  Ley Omnibus fuera retirada. Volvía a estar vigente la proporción 1/30. El problema: entre 2009 y 2015 se habían entregado demasiadas licencias VTC como para que la proporción fuese real.

Los taxistas piden que no haya más de 1 licencia VTC en circulación por cada 30 taxis. Los últimos datos oficiales apuntan que en España dan servicio 7.058 VTC y 64.217 taxistas, además de las 10.000 licencias VTC que están saliendo al mercado por sentencia judicial.

Proponen una solución: que las licencias que quedan por encima de este 1/30 queden en suspenso y se vayan activando a medida que vayan aumentado el número de taxis en circulación...

Qué limitaciones tienen las licencias VTC

Los principales representantes de las compañías de alquiler de vehículos con conductor, léase Cabify, Uber... no se cansan de desmentir que su negocio sea competencia desleal con los taxistas.

Con cartas públicas como la que uno de los máximos directivos de Cabify remitió al grupo político Podemos, explican que tributan en España, que cumplen religiosamente con sus obligaciones fiscales y recuerdan que cumplen a rajatabla las exigencias que les impone e Gobierno. 

Su trabajo es similar al de los taxistas, pero tienen condiciones que estos no tienen, por ejemplo:

  • las VTC no pueden prestar servicio a cualquier ciudadano que les dé el alto en la calle
  •  tampoco parar en lugares estratégicos como aeropuertos para coger clientes salvo que hayan acordado previamente el servicio
  • ni estar en circulación cuando no lleven pasajeros (a excepción de trayectos de hacia el punto de recogida o de vuelta a la base)

Es decir, solo pueden prestar servicios que previamente hayan pactado a través de las aplicaciones.

¿Cuánto cuesta una licencia VTC?

Hacerse con una licencia de taxi en Madrid supone un desembolso de 140.000 euros, una cantidad considerable que tarda mucho en ser amortizada. Las licencias VTC se ofrecen por Internet por un precio que oscila entre 55.000 y 70.000 euros.

Ahora bien, no creas que es fácil hacerse con una licencia VTC. En Madrid a día de hoy es imposible hacerse con una, la web del Ayuntamiento reza lo siguiente: no es posible el otorgamiento de nuevas autorizaciones de arrendamiento de vehículo con conductor en la Comunidad de Madrid al existir una situación de desequilibrio entre el número de éstas y el de las de transporte público de viajeros en vehículos de turismo -autotaxi-). La única forma es comprarla a un particular que ya la tenga en propiedad y eso, claro está, dispara el precio.

Lecturas recomendadas