Reportaje

Estilo de vida

Los coches del Rey Felipe VI

Los coches del Rey Felipe VI

Raúl Salinas

12/05/2014 - 10:59

El Rey Felipe VI siempre ha sido un gran aficionado a los coches, y no es de extrañar, viendo alguno de los que ha poseído a lo largo de su vida. Descubre los coches del Rey Felipe VI.

El anterior Rey Juan Carlos I ya era un amante de los coches, pasión que ha transmitido a su hijo, el Rey Felipe VI, desde muy pequeño, como podrás comprobar a continuación. A diferencia de su padre, el nuevo Rey es más discreto y no le gustan demasiado los coches llamativos; descubre en estas líneas los coches del Rey Felipe VI.

Cuando fue coronado, el Rey Felipe VI recorrió las calles de Madrid a bordo del gigantesco Rolls-Royce Phantom IV de la Casa Real, pero durante su vida, sus coches han sido más bien pequeños, comenzando por el que quizás sea el más especial de todos: un Seat 600 modificado para que el príncipe, de niño, pudiese divertirse por los jardines de su casa. Un artefacto (aquí puedes ver una foto) que, si bien estéticamente puede dejar algo que desear, seguro que era tremendamente divertido.

Al cumplir la mayoría de edad, su padre le regaló otro Seat y este, sin ser algo tan raro como el 600 'de juguete', también era muy especial. Se trataba de un Seat Ibiza 1.5 GLX pintado en color champagne, con tapicería beige. Lo más destacable era las modificaciones estéticas y mecánicas que había sufrido el vehículo: contaba con los pasos de rueda traseros ensanchados prestados del Seat Ibiza Bolero, así como el alerón. El paragolpes era el de la versión SXI. Además, el interior estaba realizado a medida para su altura y montaba equipamiento de verdadero lujo para la época, como aire acondicionado, dirección asistida o los cinturones traseros. Aquí puedes ver una foto de este modelo tan especial creado por el departamento técnico de la firma en Martorell.

Pero si en esa época había un compacto con mucha personalidad y estilo, era el Lancia Delta Integrale. Este compacto italiano era el perfecto vehículo para divertirse a sus mandos por la Sierra de Madrid. Según se rumorea, el Rey Felipe VI tuvo la versión Integrale, todo un mito de las cuatro ruedas y que seguro, hacía muy buena pareja en el garaje con el Audi Sport Quattro de su padre, el Rey Juan Carlos.

Lancia delta felipe

El Rey Felipe VI también tuvo otros coches compactos, como un Volvo 480 rojo de 112 CV. Este modelo, mucho más modesto mecánicamente que el Lancia Delta Integrale, era frencuentemente utilizado por el nuevo monarca, como puedes ver en esta foto. Tras el Volvo, el Rey Felipe condujo durante un tiempo un Seat Toledo que le regaló la propia fábrica de Martorell.

En los últimos tiempos, generalmente siempre se ha visto al Felipe VI a bordo de una máquina de excepción: un Audi RS6 sedán de primera generación. Con su tremendo motor V8 biturbo de 450 CV y una apariencia discreta, el príncipe se ha movido de manera rápida y desapercibida en más de una ocasión. Recordamos que dentro de la flota de vehículos del Rey, encontramos también un Audi RS6 C6 con motor V10, ¿veremos próximamente al nuevo Rey Felipe VI con el último Audi RS6 de 560 CV?

A partir de ahora, Felipe VI no aceptará regalos suntuosos

Tras la polémica que generaron los dos Ferrari que recibió Don Juan Carlos como obsequio de un jeque árabe y que posteriormente, el Rey regaló al Estado -los dos Ferrari están ahora a la espera de ser subastados por Hacienda-, la Casa Real no quiere aceptar regalos caros. Zarzuela se adelanta a la entrada en vigor de la Ley de Transparencia aprobando un nuevo catálogo de normas de actuación que afectan a los Monarcas, a sus hijas, a los Reyes Juan Carlos y Sofía y a los distintos empleados de la Casa, tanto civiles como militares.

Ferrari FF Rey Juan Carlos

A partir del 1 de enero de 2015, la Corona rechazará cualquier tipo de obsequio, tanto a nivel personal como institucional, que “supere los usos habituales, sociales o de cortesía”, tal y como recoge en sus páginas el periódico ElMundo (web). Sólo serán aceptados los regalos que tengan “relevancia institucional”, es decir, aquellos presentes que huyan de lo suntuoso y exclusivo -como por ejemplo, los mencionados Ferrari con los que agasajaron al Rey Juan Carlos-.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches