Reportaje

Así es un crash-test en vivo y en directo

Hugo Valverde

02/18/2014 - 17:35

AUTOBILD.ES visita el Centro de Investigación y Desarrollo de Seguridad de Volvo donde ha podido asistir al crash-test de un Volvo V40. Una experiencia impactante, en todos los sentidos.

El Volvo V40 naranja de la imagen bajo estas líneas ‘nació’ para ser sacrificado. ¿Su destino? Duro, muy duro: estamparse contra barrera de acero deformable a 64 km/h y procurar salir lo más indemne posible de ese 'crash-test'. Y, sobre todo, confirmar los datos obtenidos en el simulador virtual.

crash test volvo

Antes del crash-test , hay todo un trabajo de preparación que comprende entre una y dos semanas. Sólo se cuenta con una oportunidad para el test (cuestan entre 70.000 y 100.000 euros) y nada puede fallar. La tensión se palpa en el ambiente; incluso yo estoy nervioso y ansioso a la vez.

Comienza la cuenta atrás del 'crash-test': 20… 15…10…5, 4, 3, 2, 1… Entonces se escucha cómo un coche se acerca a cierta velocidad. En un santiamén, el Volvo V40 naranja se estampa contra el bloque de acero. A pesar de estar detrás de unas mamparas de seguridad y a unos 20 metros de la ‘zona cero’, el estruendo es impactante y varias piezas del coche siniestrado salen disparadas a toda velocidad y golpean contra el cristal, lo que demuestra la intensidad de la prueba. A pesar de que todo había sido milimétricamente estudiado y planificado en el simulador, la trayectoria del V40 tras el impacto es diferente y se lleva por delante unas cuantas cámaras que monitorizaban el 'crash-test'. Lo que pone de relieve que cada accidente es un mundo...

Una vez en la ‘zona cero’ del 'crash-test', me sorprende descubrir que salvo la parte que ha sufrido el impacto (delantera izquierda), el resto del Volvo V40 ha quedado prácticamente intacto, así como la célula de seguridad del interior. El ‘dummy’ apenas ha sufrido daños.

En términos generales, el ‘crash test’ ha sido un éxito: ¡se han salvado vidas!

Lecturas recomendadas

Hugo Valverde

Web Mánager

Apasionado de las cuatro ruedas desde que mis padres me subieron al carrito por primera vez.

Buscador de coches