Skip to main content

Reportaje

Las 10 infracciones más frecuentes y peligrosas, según la DGT

Pone 21 multas y le cazan, claro
Que levante la mano quien no haya cometido al menos tres en las últimas dos semanas

No, esta vez no vamos a hablar ni de excesos de velocidad de los que pasan al Libro Guinness de los Records ni de alcoholemias que rompen el etilómetro. Las 10 infracciones más peligrosas y frecuentes según la DGT son mucho más habituales y aparentemente inofensivas.                                

1. Apurar los neumáticos

Circular con los neumáticos gastados o con una presión de inflado incorrecta cuando el asfalto está mojado, nevado o helado produce una importante pérdida de adherencia. El peligro es aún mayor cuando la banda de rodadura tiene un dibujo inferior a 4 mm (los expertos aconsejan no bajar nunca de 2 mm y el mínimo establecido por Ley es de 1,6 mm).

Circular con un vehículo cuyos neumáticos no presentan dibujo o no reúnen las condiciones mínimas de utilización, es una infracción grave sancionada con 200 euros por neumáticos.

2. Circular sin luces

Los faros no solo iluminan, también sitúan al vehículo en la vía. Por eso Tráfico sanciona con 200 euros llevar una o varias bombillas fundidas o conducir sin luces cuando son necesarias.

3. No poner el intermitente

Hay maniobras (un cambio de carril, por ejemplo) que señalizadas con poca antelación –o no señalizadas en absoluto– provocan sobresaltos  y riesgos repentinos e inesperados. Advertir las maniobras al resto de usuarios es obligatorio y no hacerlo es una infracción grave sancionada con 200 euros.

Eso sí, recuerda que el intermitente avisa, pero no da prioridad.

4. Abrir la puerta sin mirar

Antes de abrir la puerta hay que mirar siempre por el retrovisor; si abres la puerta sin asegurarte de que puedes hacerlo con seguridad, puedes provocar graves daños a un ciclista que pase junto a su vehículo en ese preciso momento.

Este tipo de comportamientos negligentes que causan riesgo a otros usuarios se consideran infracciones graves y son sancionados con 260 euros.

La mejor forma para evitarlo es usar el método holandés.

Método holandés

5. Circular por la izquierda 

Espera que no estamos alimentando el bulo de que la DGT ha puesto en marcha una campaña para multar el uso indebido del carril izquierdo. Cuando desmontamos el rumor, contamos que el uso indebido del carril izquierdo es una infracción grave que se sanciona con 200 puntos

El Reglamento General de Circulación establece que en carreteras con más de dos carriles por sentido, los conductores deben hacer uso del de la derecha, reservando los de la izquierda para adelantar siempre y cuando lo hagan sin entorpecer a otros usuarios. 

6. Detenerse en una parada de autobús

Detener el coche (aunque sea una parada y no un estacionamiento) no solo es incívico; además, pone en peligro a los coches a los que restas visibilidad y a los peatones que en muchas ocasiones se ven obligados a pasar por la calzada con el riesgo de atropello que supone. Por eso, el Reglamento de Circulación lo contempla como falta grave con multa de 200 euros.

7. Ceder el paso en lugar de hacer un STOP

Durante una clase de seguridad vial a alumnos de primaria, escuché a un policía local decir que STOP era el acrónimo de Siempre Tienes Obligación de Parar. No es cierto, pero me pareció una lección muy buena.

Muchos conductores tienen la costumbre de convertir las señales de STOP en Ceda el Paso; es decir, aminoran la marcha y si ven que no vienen coches vuelven a acelerar sin parar del todo como obliga la señal. 

La DGT recuerda que "hacer frenar o maniobrar bruscamente a un conductor que tiene la prioridad por no hacer el STOP en una intersección regulada con la señal de detención obligatoria es una infracción grave y se sanciona con 200 euros y la pérdida de cuatro puntos". 

Este vídeo muestra lo que puede pasar si te saltas un STOP:

8. No moderar la velocidad cuando toca

No hablamos de excesos de velocidad sino de aquellos momentos en los que por Ley y sentido común toca reducir la marcha y no lo hacemos (léase, ante la proximidad de un STOP, un ceda el paso, un paso de peatones o un semáforo en rojo, por citar algunos ejemplos).

No cumplir esta norma se considera conducción negligente y aunque no haya accidente se pena con multas de 260 euros.

9. Transportar la carga de forma imprudente

¿Recuerdas la que montó un camión que perdió toda su carga (chatarra) en mitad de la A-55 (Vigo)? Este sufrió un accidente que le hizo volcar y verter todo lo que llevaba pero si se demuestra que la carga no iba bien sujeta, el conductor habrá cometido una falta muy grave de las que se pagan a 500 euros.

10. Aparcar sobre la acera

Estacionar sobre la acera o zonas peatones es una infracción grave que el Reglamento de Circulación castiga con 200 euros por el peligro que supone para los viandantes.

Y además