Logo Autobild.es

VW Scirocco II: deportivo muy interesante

El Scirocco II, que adoptaba la denominación de un viento desértico, removió el sector de los coupés en los 80. ¿Sería capaz de hacerlo hoy?

El Maserati Ghibli es lo mismo que el Volkswagen Scirocco. Sí, has leído bien... Y no, no estamos locos. Ghibli y Scirocco significan exactamente lo mismo, sólo que el primero es un vocablo árabe y el segundo, italiano: el viento abrasador del Sáhara que, en primavera y verano, exporta gratis ingentes cantidades de polvo al sur de Europa. Este torbellino ya había soplado con fuerza en su primera versión de 1974, que salió al mercado dos meses antes que su hermano el Golf. Ambos surgieron del lápiz del diseñador italiano Giugiaro.

También su sucesor llevó la delantera: el Scirocco II vio la luz en 1981, dos años antes que el Golf de segunda generación. Por eso no se pudo aprovechar de la base del compacto. Sin embargo, recibió algunas mejoras: más espacio interior, más confort de marcha, más eficacia...

En lugar del italiano, en este caso del diseño se hizo cargo el sobrio Herbert Schäfer. Respecto al modelo anterior, se redondearon todas las esquinas de la carrocería, lo que redundó en una mejor aerodinámica, aunque es cierto que le resta carácter. Esto último no perjudicó las ventas: 300.000 unidades salieron de la cadena de montaje de Karmann en la localidad de Osnabrück. Precisamente, el mismo carrocero se hizo cargo de su antecesor, puesto que las arcas de Wolfsburgo no andaban sobradas y tenían bastante con el coste del VW Golf como para asumir el desarrollo de algo tan superficial como un 2+2. Al menos VW se hizo cargo de la comercialización.

Pero volvamos al Scirocco II: se ofreció inicialmente con cuatro motorizaciones: 1,3 litros de 60 CV, 1,5 litros de 70 CV, 1,6 litros de 85 CV y GTI de 110 CV. Más tarde vendría el GTI 16V de 139 CV sin catalizador, y 129 con él instalado. Alcanzaba los 200 km/h.

El final, el Scirocco debía dar paso al VW Corrado, presentado en 1988, pero el desarrollo de este último resultó muy costoso, por lo que la marca decidió posicionarlo por encima. De esta manera, a partir de 1989 las siglas GTI desaparecen de la trasera del Scirocco y en su lugar se ofrecieron dos versiones: GT y GTX, con el motor de 129 CV.

Los más buscados en la actualidad son los modelos White Cat (en las fotos) y GTI (hay muchos en Francia), aunque no es fácil encontrarlos en buen estado. ¿El motivo? Corrieron la misma suerte que otros tantos de la liga del Opel Manta, es decir: cayeron en manos de pilotos frustrados y apasionados del tuning desaforado que quemaron sus motores o desvirtuaron las formas originales del coche.

HISTORIA

La historia de los coupés de Volkswagen comienza con el legendario Karmann-Ghia, que vivió desde 1955 hasta 1974. Su sucesor debería de haberse llamado realmente Karmann-Giugiaro, pero finalmente se impuso el nombre Scirocco (1974-81). El MkII rodó hasta 1992, y llegó a solapar con el Corrado (1988–95). Tras 16 años sin viento, el Scirocco vuelve a soplar con fuerza desde 2008. Esta vez Karmann se ha quedado fuera del proyecto, lo cual tiene que ver con la crisis del carrocero.

Más/Menos

Elogiado por su talante deportivo, su manejabilidad, sus prestaciones y su comportamiento, el Scirocco II era, además, un coche muy equilibrado y dócil. Sólo se le reprochaban unas plazas traseras estrechas. Tanto los motores como la carrocería y el chasis sacaban buena nota. Sin embargo, la protección contra la corrosión de Karmann no era equiparable a la de los talleres de VW, y eso se nota especialmente en los bajos, el escape, las puertas, las aletas y la tapa del maletero. Los primeros cuatro válvulas de 139 CV murieron pronto, las versiones catalizadas de 129 resultaron ser algo más estables. A partir de los 120.000 kilómetros, algunos componentes del motor comienzan a resentirse, igual que las barras de suspensión o el color del salpicadero de algunos modelos específicos.

Recambios

Apenas tendrás problemas. Básicamente todo está disponible en la red VW, aunque también implica precios elevados, especialmente en las partes de la carrocería. Algo más difíciles de encontrar son los salpicaderos y los asientos. Si vas de desguaces, tendrás de todo.

Mercado

El Scirocco II no resulta tan apetecible para el mercado como su predecesor, seguramente por su diseño, más impersonal. Esto significa una mayor depreciación, ergo precios más ventajosos Puedes encontrar algunos por debajo de los 1.000 euros. Los GTI, que sólo se fabricaron hasta 1989, no son fáciles de encontrar. Lo que más abundan son las versiones frankenstein que han sido pasto del tuning.

Consejos

Los más recomendables son los GTI y GLI (éste con el mismo motor, pero menos deportivo y más confortable). También alegre y a la par más robusto es la variante de 95 CV que se fabricó hasta 1992. Alcanzaba los 190 km/h. También son demandados las primeras versiones del Scirocco I con limpiaparabrisas de un brazo y los modelos específicos White Cat (1985) y Scala (1986-91). Por un GTI en buen estado, 4.000 euros son justos; un GTX, 3.000.

Direcciones

Internet: www.club-scirocco.es
www.typ53.com (en alemán)
Libros: Volkswagen Scirocco 1982-1990, manual de reparación. Haynes Publishing. ISBN: 978-1-85010-513-8. (No GTX 1.8 16v).
Volkswagen Golf, Convertible, Jetta, Scirocco, Corrado. John Blunsden, MRP. ISBN: 978-0-947981-63-1

Fotos: M. Heimbach, S. Krieger, fabricante

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Valoración

0

El Scirocco II, que adoptaba la denominación de un viento desértico, removió el sector de los coupés en los 80. ¿Sería capaz de hacerlo hoy?

Lo mejor

Diseño de Giugiaro. Coche muy equilibrado y dócil.

Lo peor

Menos carácter respecto al MK1. Protección contra la corrosión de los de Karmann.