Skip to main content

Prueba

Prueba: Toyota Supra. Superior en circuito y en carretera

Prueba del Toyota Supra 2019

Hace tan solo dos meses estuve justo aquí, en el circuito del Jarama, y tuve la oportunidad de probar un coche muy especial: el Toyota Supra, solo que era una versión de preserie. Aún estaba parcialmente camuflado por fuera y por dentro, pero ahora, el coche está acabado, y yo vuelvo a estar aquí. Prueba: nuevo Toyota Supra.

No te pierdas: Novedades 2019

Esta es la versión de serie, sin los vinilos que lo recubrían, para poder ver su diseño en toda su extensión. Y vamos a pasar un día entero con él, y no es casualidad que haya elegido el amarillo. No es el único color disponible, pero para mí, es el que mejor le sienta. Pero antes de entrar en detalle, quiero mostraros un par de cosas del exterior que me han llamado la atención. 

VÍDEO: Alucina con los drifts de este Supra

Se ha debatido mucho sobre el diseño del nuevo Supra, y a mí, personalmente, me encanta, pero hay un par de detalles muy especiales. Por un lado los faros, en los que las luces diurnas de LED cobran especial protagonismo porque se prolongan mucho hacia dentro, casi hasta la mitad. Y luego, hay otra cosa: la matrícula. El Supra es un coche que, con la matrícula así dispuesta en el morro, su frontal se ve claramente empañado. Sencillamente, no se ve integrada, queda realmente mal. Los americanos lo tienen mejor que nosotros: ahí no lleva matrícula delantera. 

Seis cilindros, 340 CV

Hace un par de meses no pudimos ver el motor, pero ahora sí que vamos a abrir el capó, con la palanca que ya conocemos de BMW. Y es que no es un secreto que el motor también es de BMW. Una buena pieza, con el logo de Toyota en el exterior, y el de BMW, dentro. Es un tres litros de seis cilindros en línea, que BMW denomina B58, con 340 CV y 500 Nm, y estoy realmente impaciente por ver cómo se comporta en el circuito. 

Prueba del Toyota Supra 2019

Por ahora, de momento, hemos podido escuchar cómo suena el Supra. Y suena realmente deportivo, y ahora quiero enseñaros un par de detalles de la zaga. Por un lado, la luz antiniebla central, con un estilo a lo Fórmula 1, pero no solo es la luz de niebla, también hace la función de luz de marcha atrás. Queda muy 'cool', como el emblema Supra. En Estados Unidos solo pone "Supra", pero en la versión europea pone "Toyota" por encima, y ¿por qué es así? Pues tiene una razón muy curiosa, y es que la denominación "Supra" está registrada ya en Europa, pero no por Toyota. Por eso hay que especificar la marca también. Pero voy a dejar de parlotear ya, y es hora de pasar al interior. 

En el interior hay mucho BMW

Del habitáculo se ha hablado mucho sobre qué es lo que toma de BMW, y eso es lo que vamos a chequear ahora juntos. Empecemos: la unidad de control del climatizador, es de BMW. Botones de acceso directo, también. El controlador iDrive es de BMW, la pantalla central también, como el sistema que lleva dentro. Las luces de aquí arriba para las luces de cortesía son de la marca bávara, así como el botón de emergencia. Los botones del volante son de BMW, también el mando de las luces.

Prueba del Toyota Supra 2019

Los tiradores son de BMW, y hasta los seguros de las puertas son de BMW. Tal vez me haya dejado un par de cosas, pero el caso es que ante las quejas de los fans más puristas les digo: ¿Dónde está el problema? BMW fabrica muy buenos coches, y por eso aquí todo desprende mucha calidad, y personalmente, prefiero sentarme en un BMW que en un Yaris, un CH-R o un Prius. Pero con todo, hay un par de cosas aquí dentro que no son de BMW. Por ejemplo, la unidad del velocímetros, con un cuentavueltas digital pero con las cifras físicas alrededor, y el volante, que no es tan grueso como suelen ser los de BMW. En general, tengo que decir que el habitáculo está realmente logrado. 

En circuito

Y ahora, por fin, tenemos el circuito por delante, y llega la hora de arrancar. Empezamos en el modo Normal. Toyota tiene solo dos modos de entrada. Por tanto, no hay un programa Confort, ni Sport + o Eco, sino Normal, para todos los que realizan una conducción normal, y Sport. Y me parece genial, porque es muy sencillo. Empezamos en el modo Normal para habituarnos al coche. El circuito lo conozco de la última vez, pero ahora hay otros coches en la pista. Por tanto, debo tener controlado el espejo retrovisor. Y vamos allá. 

Es un circuito muy técnico. Tenemos algunas curvas ciegas, pero ya en los primeros metros compruebo lo directo que es este coche, y eso que no voy en modo Sport, sino en modo Normal. Pero aun así es increíble cómo empuja el motor, especialmente a partir de las 3.000 vueltas. El comportamiento en curvas es realmente bueno, y el ajuste del chasis, así como el reparto de pesos al 50%, le sienta realmente bien. Voy a más de 200, y se sigue sintiendo muy aplomado, y con los un tacto firme de los frenos. No depara sorpresas desagradables, ni surge el irritante subviraje, ni siquiera entrando fuerte en las curvas.

Prueba del Toyota Supra 2019

El coche es realmente neutral, y como digo, los frenos mantienen su punto de presión. Insisto en que voy en modo Normal, y es increíblemente preciso, con una dirección que pone el coche justo donde quieres. Vamos con el cambio automático de ocho velocidades de ZF a bordo, aunque ahora lo llevo en modo manual. No lleva doble embrague, pero inserta realmente rápido, y apura las marchas si así lo deseas. Acabo de pasar por la línea de salida y lo pongo en modo Sport. Lo primero que noto es que el coche se vuelve más ruidoso, vuelvo a alcanzar los 200, y al frenar sigo notando el buen tacto de los frenos.

Tomo la primera curva en modo Sport, y noto la dirección un poco más pesada, lo que no es negativo, sino que, al contrario, da más información todavía. El coche se deja poner en la trayectoria ideal con suma facilidad, y sale de las curvas con muchísimo ímpetu. Tras un par de vueltas, ya puedo decir que es un deportivo realmente divertido para llevar en circuito, que nunca se ve sobrepasado, permite moverse muy rápido y transite mucho disfrute al volante. 

Ahora voy a dejar que el coche se enfríe un poco después de tres vueltas a tope, y aprovecho para daros mi balance: el coche tiene un ajuste realmente afinado, y es superneutral, aunque también puedes desconectar el ESP y ponerte un poco de lado. Es un circuito muy técnico, y permite recorrerlo con facilidad, y aportando mucha diversión. Que no tenga doble embrague no es un problema, porque cambia de marcha realmente rápido. Y en el modo manual me permite mantener el coche alto de vueltas. Tras esta primera toma de contacto el circuito, solo puedo extender el pulgar haca arriba. 

En carretera

Y ahora, tras el circuito, vamos a carretera abierta. Y después de rodar en modo Normal realmente rápido por circuito, quiero comprobar cuánto confort es capaz  de proporcionar. Circulo en modo automático, no manual, y no debemos olvidar que vamos sobre llantas de 19 pulgadas de serie, esto es, ruedas muy grandes. En modo Normal es mucho más silencioso que en Sport, aunque el sonido de su maravilloso seis cilindros sigue presente, pero sin llegar a ser excesivo. Y el cambio sube se marcha rápidamente, ahora por ejemplo voy a 60 km/h y lleva la séptima insertada. El coche tiene un comportamiento equilibrado y tiene un margen de confort suficiente incluso para realizar largos trayectos sin que suponga un problema. 

Prueba del Toyota Supra 2019

Los asientos, según Toyota, han sido cuidadosamente diseñados. Y lo cierto es que la postura al volante es baja y al mismo tiempo cómoda. Además, yo mido 1,83 metros y aún tengo suficiente espacio para la cabeza. Y los asientos, aunque agarran bien el cuerpo, no aprietan demasiado. En definitiva, son deportivos, pero al mismo tiempo suficientemente amplios y confortables. Ya he recorrido 100 kilómetros, y en ningún caso noto una merma de confort, ni mi espalda lo acusa en absoluto. La superficie para las piernas es generosa, y la posición es realmente buena, con un volante que se regula en altura y en profundidad, importante para dar con la postura perfecta. Y las áreas a derecha e izquierda de las espinillas están bien mullidas, para que en las zonas de curvas las piernas no choquen con superficies duras. Está todo muy pensado. 

Por tanto, el Supra también puede ser un coche cómodo. Pero si quiero tener algo de diversión en carreteras de montaña, me basta con darle al modo Sport, dándole a un botón de tamaño generoso. Veamos cómo empuja el Supra en esta carretera de montaña. Enseguida se nota que el sonido que sale por los tubos de escape es mayor, y el chasis se vuelve más directo y comunicativo, algo que noto en tramos en mal estado con la amortiguación variable en modo Sport.

Al pisar a fondo noto el poderío de los 500 Nm, y el coche gira con fuerza desde abajo. Al reducir, el sonido aquí dentro es realmente deportivo, pero fuera se vuelve claramente más ruidos, he abierto la ventanilla para comprobarlo. He percibido una cosa que me ha llamado la atención. Cuando no bajas del todo la ventanilla, sino que la dejas a la mitad, se genera una corriente algo molesta, y eso lo vuelve algo molesto si circulas a cierta velocidad. Ahora atravieso un pueblo, y la gente se gira cuando paso con este bólido amarillo. Sin duda, el Supra no pasa desapercibido por donde pasa. 

Conclusión

La zaga del Supra es mi parte preferida. Es realmente imponente, con los destacados pasos de rueda, y el doble abombamiento del techo. Y en resumen: tanto en circuito como en carretera, me he vuelto un fan total de este coche. Impresiona cómo responde, es un deportivo con todas las de la ley: seis cilindros en línea delante, propulsión trasera, y sinceramente, estoy encantado no solo de que existan coches así, sino de que se puedan comprar. Y voy a decir algo que molestará a los fans de BMW: yo me haría antes con un Supra que con el Z4. 

¿Cuál es tu coche ideal?

Y además