Skip to main content

Prueba

Coche eléctrico

He probado el Renault Zoe eléctrico, ¿vale para todo lo que necesitas en ciudad?

prueba Renault Zoe
Nota

8

¿Se puede usar un coche eléctrico a diario? ¿Vale para todo lo que necesitas en ciudad?

Contaminación, CO2, NOX, protocolo, distintivo ambiental… Son palabras que nos llegan a través de los amigos, la familia, los compañeros de trabajo o los medios de comunicación. El miedo impuesto por las administraciones hacen que el abandono al diésel siga creciendo. Por ello, la venta de coches ECO ha aumentado, pero, ¿un coche eléctrico vale para usarlo a diario? Hemos probado el Renault Zoe, el vehículo eléctrico del que presume la firma del rombo por su autonomía.

No te pierdas: Todas las novedades que veremos en 2019

Es el utilitario 100% eléctrico de Renault y, por ende, enchufable. Y ahí viene el primer problema para el que te escribe: en casa no tengo modo alguno de enchufarlo para su carga; aparco en un garaje comunitario en el que si propusiese la instalación de un wallbox, podría originarse el inicio de la Tercera Guerra Mundial. Por suerte, en el trabajo, sí tengo acceso a un punto de recarga.

prueba Renault Zoe

Día 1

Es el primer día que tengo el Renault Zoe. Mi compañero Luis Guisado me lo deja enchufado. Aprieto un botón que tiene la tarjeta con la que abro y cierro el vehículo y ya puedo desacoplar el cable. Uff, por su longitud y su peso, menudo peñazo es recogerlo. ¿Para cuando una carga inalámbrica? 

Accedo a su interior, enciendo el coche y el cuadro de instrumentos señala que tengo una autonomía de 298 km. Si pulso el botón ECO, sube a 299. Pongo la palanca en D y un sonido futurístico más propio de un coche de la película de ‘Regresa al Futuro’ me acompaña hasta que sobrepaso los 30 km/h. Y es que esta 'melodía' está instalada para que los peatones sean conscientes de que circula un automóvil cerca. 

Así cargaremos los coches eléctricos en 2025 según Hyundai

Es día de protocolo anticontaminación con Escenario 1, por lo que por la M-30 no puedo circular a más de 70 km/h. La autonomía se queda en 283 km tras recorrer los 14,8 km que separan la oficina de casa. 

Día 2

Son las 11 de la mañana. Abro el coche, pulso el botón de encendido y el cuadro de instrumentos me muestra que la autonomía disponible es de 282 km. Al trabajo voy por la Carretera de Extremadura, por lo que aprovecho la gran pendiente descendente de 900 metros que hay nada más entrar al túnel que da acceso a la M-30 para regenerar las baterías, tanto en las deceleraciones como en las frenadas. De esta manera, se suman siete kilómetros a la autonomía, de los cuales, cinco desaparecen en menos de un kilómetro cuando empiezo a pisar el pedal del acelerador. Tras haber recorrido 16,7 km, el indicador de autonomía se queda en 265 km. 

Después de un gran trabajo realizado en la oficina, como siempre y como me dice la abuela que no tengo, me dispongo a ir a casa. Nuevamente hay restricciones por contaminación, por lo que no debo superar los 70 km/h. Marca 264 km de autonomía y decido ir sin el modo ECO y sin tener especial cuidado con el acelerador. Tras recorrer 14,9 km, 2,3 de ellos en pendiente ascendente, llego a casa con 248 km.

Día 3

Amanece, que no es poco, y nuevamente me dirijo a trabajar. Pulso el botón de encendido y de nuevo el indicador de autonomía baja dos kilómetros. Es una mañana fría, por lo que enciendo la climatización y la pongo a 24 grados, temperatura que coge de forma instantánea gracias a que el sistema funciona con una bomba de calor. A poco de iniciar la marcha sube a 248, para bajar casi instantáneamente a 247... La cifra a mi llegada es de 231 km.

prueba Renault Zoe

A las 12:55 pm pongo el coche a cargar. Según el indicador, con la carga al 81%, en 3 horas y 25 minutos, las baterías estarán totalmente llenas. Aprovecho para probar el programador del climatizador, que sólo está disponible si el coche está enchufado. Selecciono las 16:15 para que el interior del coche esté caldeado. Cojo el coche 11 minutos más tarde de la hora indicada, y sí, la temperatura es perfecta. ¡Otra ventaja del coche eléctrico! También su autonomía, que marca 293 km. Camino a casa y tras recorrer 15,8 km, la distancia para quedar a 0 que marca el cuadro de instrumentos es de 283. Ese día tengo que hacer dos viajes más: el primero de 16,7 km, quedando la autonomía en 266 km, y el segundo de 18,4 km, pasando de 265 a 243 km.

Día 4

Es la cuarta jornada de la que disfruto del Renault Zoe. A su resultón aspecto se une lo divertido que es conducirlo. Piso el pedal derecho y desde el primer metro entrega todo su par, 225 Nm, catapultándolo hasta los 100 km/h en 11,4". ¡Mola! De nuevo la autonomía ha bajado de un día para otro, situándose en 239. Esta cifra se ve reducida hasta los 209 tras recorrer 20,2 km. Como es fin de semana, el viaje es más largo de lo habitual... ¡aunque no lo parezca, tengo vida fuera del trabajo! 42,7 km son los que recorro, menguando la autonomía de 208 a 171 km. Sin problema para circular fuera de ciudad.

Renault Zoe 2020

Día 5

Mi rutina casa-trabajo, trabajo-casa continúa otro día más, aunque hoy y mañana cambio de oficina. Es lunes y toca presentación y prueba del Audi Q3 2019 en Salamanca. Para ir a esta bonita ciudad me desplazo en uno de los trenes que sale desde Chamartín. Aparco el coche y me olvido de poner ticket porque el Zoe tiene etiqueta 0. Dos días sin pagar parquímetro ni parking. ¡Toma ventaja! 19,7 km son los que separan mi casa de la estación. Salgo de mi querido hogar con 170 km y llego con 153 km de autonomía.

prueba Renault Zoe

Día 6

Veintiséis horas después recojo el coche. Imagino que por el frío, por haber dormido en la calle, la autonomía ha bajado de 153 km a 144. Al llegar a casa, el cuadro de instrumentos marca 126 km tras recorrer 24,5. 

No te pierdas: Los diez coches eléctricos con más autonomía del mercado

¿Vale para todo lo que necesitas en ciudad?

Última jornada que tengo el Renault Zoe. Antes de entregarlo, pienso: ¿vale para todo lo que necesitas en ciudad? Definitivamente sí. Es pequeño, tiene un tirón de aupa, se mueve en el tráfico como pez en el agua y puede albergar hasta a cinco pasajeros. Encima al llevar etiqueta 0 tiene muchos beneficios: zona de estacionamiento limitado gratuita, permiso para circular y aparcar durante protocolos anticontaminación, descuentos fiscales... Y el interior, a pesar de la longitud del automóvil, es espacioso y el maletero tiene 30 litros más que el Renault Clio, 338, por lo que cargar la compra no será un problema. Además, los respaldos traseros son abatibles, por lo que la capacidad puede aumentar hasta los 1.225 litros. ¿Y si no tengo la posibilidad de cargarlo en casa o en el trabajo? A pesar de su autonomía y de su facilidad para regenerar energía en movimiento, su adquisición es una idea algo descabellada. Siempre puedes acudir a algún centro comercial cada semana, comer allí e ir de compras, aunque te en cuenta que en un cargador de los que existen en estas grandes superficies, que suelen ser de 3,7 kW (16A), podrás recargar el 50% de la batería en siete horas y treinta y cinco minutos. Muchas compras tendrás que hacer...

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Respuesta sensacional desde parado. Ventajas al ser un coche eléctrico. Autonomía.

Lo peor

Cable para cargar demasiado pesado. El cable en el maletero quita bastante espacio.

Lecturas recomendadas