Skip to main content

Prueba

Motos

Prueba KYMCO Like 125 2018: anticipándose al futuro

Prueba KYMCO Like 125 2018
Nota

8

Viajamos hasta Segovia para asistir a la presentación del nuevo KYMCO Like 125 2018. Un scooter con un diseño muy cuidado a un precio de 2.599 euros.

Nuevo KYMCO Like 125 2018: más madera

KYMCO sigue anticipándose al futuro. Te lo voy a explicar en la siguiente prueba del nuevo KYMCO Like 125 2018. Un scooter con un diseño claramente neoretro y que ha mejorado en todos los aspectos en relación a la versión que le precede –8 años de diferencia entre ambas-, todo sea dicho-. Los cambios, evidentemente, han ido a mejor.

Pero antes de hablar de todo lo que encierra el nuevo Like 125, que llega a un precio de 2.599 euros con seguro con cobertura de robo incluido, es conveniente que te explique la estrategia que ha seguido KYMCO con este modelo y que marca una línea a seguir de cara al futuro en la firma taiwanesa.

Como bien sabes, KYMCO es una marca que está apostando mucho por las nuevas formas de movilidad y por hacer más eficientes los modelos de su catálogo. El KYMCO Like 125 2018 es una muestra de ello, ya que los ingenieros de KYMCO no se han querido ceñir exclusivamente a las directrices de la normativa Euro4, sino que han ido un paso más allá.

El motor del Like 125 es el primer propulsor refrigerado con aire que ya piensa en la siguiente normativa Euro5 de emisiones, que entrará en vigor en el año 2020. Para ello, el nuevo propulsor monocilíndrico de 125cc se ha optimizado con el objetivo de ser todavía más eficiente.

Así las cosas, desde KYMCO aseguran que este nuevo motor emite un 34% menos de emisiones relativas al monóxido de carbono (CO), un 33% menos de hidrocarburos (33%) y un 37% menos en lo relacionado con el óxido de nitrógeno (NOx). Todos estos números son en comparación con los datos de la Euro4, y a falta de que Bruselas dictamine los límites de la Euro5, en KYMCO se muestran confiados de que el nuevo Like 125 2018 cumplirá con estos estándares.

Comenzamos la prueba

Me subo por primera vez al nuevo KYMCO Like 125 2018, pongo el contacto y en el panel de instrumentación me encuentro con un reloj analógico y una tipografía moderna y agradable a la vista junto a una pequeña pantalla digital en la que me aparecen diversos datos de información (nivel de batería, kilómetros acumulados, hora, etc). Arranco y me pongo en marcha.

La presentación a la prensa del KYMCO Like 125 tuvo lugar en las empedradas calles de Segovia. La marca taiwanesa presume de haber mejorado mucho la eficacia del chasis, así como de las suspensiones, de tal manera que la absorción se presentaba como uno de sus puntos fuertes.

Lo cierto es que, sin quitar ningún mérito al trabajo de KYMCO en la parte ciclo del Like, el hecho de que la ruta transcurriera en su mayor parte por adoquines hacía que las sensaciones al manillar no fuesen ideales del todo y que tampoco se pudiese valorar con exactitud la mejoría o no de las suspensiones.

Sin embargo, en aquellos tramos donde el firme era más liso, pude darme cuenta de que, efectivamente, el nuevo Like 125 absorbe muy bien las irregularidades del asfalto. A la hora de pasar por los badenes la estabilidad es la tónica predominante y puedes pasar a una velocidad razonable sin que tu cuerpo sufra en ese sentido.

Prueba KYMCO Like 125 lateral

Comportamiento del motor

Una de las cosas que más me interesaba descubrir en la prueba del KYMCO Like 125 2018 era ver cómo se comportaba el motor. Los motores de KYMCO han visto mermada su potencia con la llegada de la Euro4, y el sentido común invitaba a pensar que con la Euro5 la tónica iba a seguir el mismo camino. Fue una agradable equivocación.

No sólo no ha reducido su potencia, sino que está ha aumentado hasta los 11,6 CV a 8.500 rpm, lo que supone una mejora de 2 CV respecto al Like anterior. Esto se debe al nuevo diseño de la culata, más ligera y también a la mejora experimentada por los rodamientos en los balancines, similares a los empleados en el Super Dink.

Otro punto que recalcó mucho KYMCO en la presentación fue la reducción de la rumorosidad del motor, gracias a la inclusión de una placa de fijación en el rodamiento del cigüeñal y una caja de resonancia en el filtro del aire. Esta medida es otra previsión de KYMCO de cara a la futura Euro5 a falta de saber cuál será el límite que marque Bruselas. Ahora bien, ¿de verdad es tan evidente esta rebaja del ruido?

La verdad es que durante la prueba no percibí una reducción drástica del sonido del propulsor, pero no cabe duda de que KYMCO ha estudiado y ha investigado mucho en este apartado y seguro que será un referente dentro del mismo.

Por otro lado, el empuje del motor se nota especialmente a bajas vueltas y en las cuestas, donde el conjunto responde correctamente teniendo en cuenta que un scooter de estas características flaquea en situaciones parecidas. En líneas generales me ha parecido un motor mejorado y que ofrece un consumo oficial de 2,8 litros cada 100 kilómetros (el depósito tiene 6,5 litros de capacidad).

Muy ágil en el entorno urbano

El hecho de realizar la ruta por la tarde y discurrir por zonas turísticas de Segovia como el Acueducto o la Plaza Mayor, me obligó a poner a prueba la dirección y la agilidad del KYMCO Like 125 para poder desenvolverme correctamente en la jungla urbana. Me encantó el tacto de la dirección y la respuesta del freno trasero, directa y eficaz al mismo tiempo.

En cambio, el freno delantero me pareció algo endeble, sobre todo a la hora de realizar una frenada más fuerte de lo normal. Para mí se vencía con facilidad y creo que algo de responsabilidad tiene el hecho de utilizar el sistema de frenada combinada CBS en lugar de ABS. Pero claro, es un scooter de 2.599 euros que no puede tener la tecnología más punta. No es su batalla.

Diseño y funcionalidad

El principal paso adelante del KYMCO Like 125 ha venido, en mi opinión, en el apartado estético. Las líneas son mucho más atractivas y además transmiten mucha personalidad a este scooter. Otros modelos similares de fabricantes asiáticos caen en el error de querer parecerse demasiado a las Vespa, y en cambio KYMCO ha seguido un camino diferente que a mí personalmente me entusiasma.

Los materiales, como en todo scooter a buen precio, son lo que son. Se agradece ver que no todo es plástico y que se intenta simular la presencia de elementos cromados en los bordes de la carrocería. Las manetas también tienen un diseño de calidad y pueden ser un elemento diferenciador con respecto a la competencia.

Prueba KYMCO Like 125 paisaje

En cuanto al apartado funcional, el nuevo KYMCO Like 125 2018 cuenta con capacidad para un casco jet bajo su asiento. ¿Podría tener más espacio? Sí, pero también soy de los que pienso que esta moto está enfocada a un público que no mira tanto por lo práctico y sí más por lo estético. Yo de hecho estuve a punto de utilizar un casco jet en la prueba y luego me arrepentí. Está claro que el usuario tipo llevará este tipo de casco y no uno integral.

Conclusión

Tal y como nos explicó Carlos Wang, Director General de Motocicletas de KYMCO España, el Like 125 se sitúa justo en el medio de la gama KYMCO. A su zaga se encuentran el rueda alta más accesible, Agility City 125, y el Miler 125, enfocado al público femenino. Y por delante ya aparece el Grand Dink 125 y el Super Dink 125, ambos pertenecientes a la gama GT.

Como conclusión sólo añadir que el KYMCO Like 125 demuestra una vez más un hecho que mantienen muchos profesionales del sector. La casa taiwanesa ya ha dejado de ser una marca que sólo vendía scooters baratos y accesibles para empezar a ser un fabricante que también mira por la calidad manteniendo unos precios muy competitivos. Y el Like 125 representa a la perfección este paso al frente.

Datos técnicos de KYMCO Like 125

  • Monocilíndrico de 4 tiempos, 4 válvulas
  • 108 km/h
  • 125
  • 10 Nm a 6.750 rpm
  • 11,56 CV a 8.500 rpm
  • Automático
  • Delante: Horquilla telescópica hidráulica Detrás: Doble amortiguador hidraúlico con precarga ajustable en 5 posiciones
  • Disco de 220mm/Disco de 200mm
  • 1915/680/1130
  • 128
  • 810
  • 110/70-12" y 130/70-12"
  • 6,5 litros
  • 2,8 litros cada 100 kilómetros
  • B
  • 2.599 euros
  • 2 años
  • Sin plomo 95

Conclusión

Lo mejor

Diseño más atractivo, precio, agilidad y eficiencia del motor

Lo peor

Espacio debajo del asiento, respuesta del freno delantero y no tener ABS

Lecturas recomendadas