Logo Autobild.es

Hemos probado del Porsche Taycan... ¿básico? Digamos que es el que necesitas

De modelo base, nada de nada

Empiezo la prueba del Porsche Taycan con asombro. En serio. ¿Cómo demonios se puede decir de este aparato que es "básico"? Claro, porque lo comparas con barbaridades como el Taycan Turbo S de 625 CV que, cuando pisas a fondo, activa la función overboost y se saca de la manga 761 CV. Suficientes para hacer el 0 a 100 en 2,9 segundos. Y para marear al más pintado.

Pero el coche que voy a conducir tampoco anda cojo. Veamos: el Porsche Taycan es de propulsión y tiene 326 CV para empezar a hablar. Luego, tras un pisotón al acelerador, llega a 408 CV de manera inmediata. Y si pagas unos 5.800 euros, en Porsche te ponen la batería 'Altas Prestaciones Plus'. Es decir, que pasa a tener 380 CV (476 con overboost) y, quizá lo más interesante, una mayor autonomía: pasa de 432 km a 485.

Porsche Taycan Cross Turismo, 7 virtudes y 2 defectos

Yo tengo entre manos el Taycan con batería de Altas Prestaciones Plus. Supongo que, por el nivel de precios (a partir de 87.000 euros), no serán pocos los que opten por gastarse lo que te cuesta un buen Golf GTI m kII para hacer 50 km más y, de paso, hacer el 0 a 200 en 16,5 segundos (17,6 con la batería normal).

Con estos pensamientos inicio la prueba. Con este Taycan pasa lo de siempre: me alucina que todo lo que hace esta marca, lo hace con su toque. No encuentras un modelo del que puedas decir "esto no es un Porsche". Ni siquiera cuando lanzaron el 718 de cuatro cilindros ante el estupor generalizado de los aficionados.

AUTO BILD en Telegram

AUTO BILD en Telegram

Si te gusta estar al día de las últimas novedades del motor y recomendaciones de coches, puedes seguirlas en tiempo real en el canal de AUTO BILD en Telegram, en el que te mantendremos informado de todo lo que se mueve en el mundo de la automoción.

Síguenos en Telegram

Por eso no me sorprende encontrarme una dirección rápida, precisa y con la asistencia perfecta que guía con soberana suficiencia a un eje delantero obediente y a una trasera tan asentada que no sientes en ningún momento que se te vaya a ir de las manos. Lo cual no está nada mal porque este modelo puede cumplir perfectamente con la función de ser el coche principal de una familia.

Eso quiere decir que en ciudad se siente como pez en el agua. Su pegatina '0' le permite adentrarse en las zonas 'cero emisiones' sin temor. La cosa está en que es ancho. Y largo. Te pedirá que tengas cuidado en las calles más estrechas, así como en los giros más cerrados donde bolardos asesinos amenacen la zona baja de las puertas.

Una dinámica fuera de toda duda

En cuanto a los recorridos interurbanos, más de lo mismo. Tiene la calidad de rodadura que puedes esperar de una berlina de representación. Es silencioso, mucho, y no es una manera de hablar: cuando conduces algún coche eléctrico, descubres ruidos que antes habías pasado por alto: la gravilla en los pasos de rueda; el aire en la zona de los retrovisores; el sonido de los neumáticos en el asfalto y en las juntas de la carretera... 

Pero es un aislamiento peculiar, porque en realidad sabes qué es lo que ocurre: no es como si llevaras por ejemplo un BMW Serie 7 en modo comfort. Aquí sientes la carretera, lo cual es genial si te gusta esto... que seguro que es así cuando aposentas tus acomodadas posaderas en los espectaculares asientos. Pero a eso iremos más tarde.

Audi e-tron GT quattro o Porsche Taycan: ¿cuál es mejor?

Por ahora voy a seguir la prueba del Porsche Taycan fuera de la autopista, donde tiene el 10 garantizado gracias a una calidad de rodadura fuera de lo común, y la ciudad. 

Paso a una zona de curvas en una carretera estrecha. Podrías pensar que es un reto apuntar un coche de dos metros de ancho y cinco de largo en una curva en una carretera en la que apenas caben dos coches. Pero me siento cómodo desde el primer kilómetro. Lo que decía antes de un eje delantero obediente y tal, sigue siendo la tónica dominante cuando se lo pones difícil.

Prueba del Porsche Taycan

Si te dejas llevar por las sensaciones, puedes estar enlazando curvas a una velocidad endiablada. Quizá te descubras, como me pasó a mí, pensando que el coche no frena bien. No, no. El coche frena bien, pero es que llegas a velocidades de Halcón Milenario en el espacio abierto.

El volante te ayuda a elegir la trayectoria sin esfuerzo y la puesta a punto del chasis, de la suspensión activa PASM (neumática opcional por algo menos de 2.200 euros) y de la entrega de potencia del motor hacen un pack soberbio que, de verdad, te da la sensación de que estás en un coche adelantado a su tiempo, uno que le da mil vueltas al Tesla Model S, que podría ser su rival más evidente.

Prueba Porsche Taycan

Vale, por si no lo has notado, me encanta el Taycan. Y me encanta Porsche. Tanto, que podría decir que soy un fanático de la marca. Pero no finjo ser objetivo: creo que lo soy. El Tesla es una berlina muy del estilo del Taycan, con una imagen potente, unos motores brutales y una aceleración y una punta sobrecogedoras. En línea recta.

Esa es la diferencia con el Porsche Taycan. Y no digo que el otro sea malo, pero sí que no ofrece el mismo feeling sobre el asfalto... ya sea entre los semáforos de una ciudad o en la carretera que te lleva a ver a tus tíos del pueblo.

Taycan: un interior tecnológico y digital

Y también hay diferencias en el interior. El Taycan me facilita la buena kilometrada que hago para esta prueba con unos asientos de mullido firme, muy cómodos y que recogen el cuerpo perfectamente. Todo queda a mano y todo se maneja fácilmente una vez que te aprendes su lógica de manejo.

Lo que pasa es que siempre hay un 'pero'. En mi caso, criado al calorcito de los años 80 y 90, las pantallas táctiles no me convencen porque no te ofrecen un manejo tan rápido y preciso como un buen botón bien colocado.

Aquí ocurre más menos lo mismo. Es cierto que la pantallita de consola central desde la que se puede controlar casi todo el sistema, es sencilla y tiene respuesta háptica, por lo que sabes si has apretado bien en la zona correcta. Pero no te evita tener que mirar más de la cuenta.

Por lo demás, termina la prueba del Porsche Taycan con un gran sabor de boca. Pensaba que el modelo base sería una especie de clon del Audi eTron GT, un Porsche de aire más generalista y con menos sabor. Pero lo que me he encontrado es, en realidad, el Porsche eléctrico que hay que tener. Si quieres gastar más dinero, sin duda el 4S o el Turbo te servirán, pero yo me gastaría esos miles de más en alicatar hasta el techo el Taycan básico y disfrutar de la conducción en un ambiente de 10.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: coches deportivos eléctricosCoches deportivos, Berlinas, Motor

Valoración

Nota9

Tras probar el Porsche Taycan de acceso a gama hemos llegado a la conclusión de que aplicar la etiqueta de 'básico' aquí nunca tuvo menos sentido. En serio.

Lo mejor

Calidad de rodadura, el feeling que te da aunque sea eléctrico, dirección, comodidad interior

Lo peor

La visibilidad en los tres cuartos traseros, maletero tirando a justo... y que tiene pinta de que nunca lo tendré en mi garaje.