Skip to main content

Prueba

Prueba del Porsche 911 Cabrio S 2019

prueba porsche 911 cabrio s 2019
Nota

10

Desde que en 1948 Porsche lanzase su primer modelo, el 356 Roadster Nº1, muchos han sido los descapotables que han formado parte de la gama. Muchos han sido los 'Nueveonce' con techo de lona los que se han establecido como deseo de cualquier mortal. El de la prueba, el Porsche 911 Cabrio S 2019, no iba a ser menos. 

prueba porsche 911 cabrio s 2019

Pedigrí tiene; ha nacido en Stuttgart. Además, sólo hay que dedicarle una mirada a su carrocería para darse cuenta de que porta el mismo atractivo que la versión coupé; quizá más... Mantiene sus curvas, reconocibles desde cualquier punto de vista, pero añade una capota con la que gana elegancia; da igual si es negra, azul oscura, marrón y roja, los cuatro colores disponibles. Destacan su pronunciados pasos de rueda, sobre todo los traseros, que ahora son más grandes para alojar llantas de 20 pulgadas delante y de 21 detrás. También la anchura de su zaga, independientemente de si se trata de la versión S o 4S, porque ahora miden lo mismo. Tampoco consiguen pasar desapercibidos los tiradores de las puertas, que están enrasados con la carrocería; el alerón, mucho más amplio, con tres posiciones y luz de freno integrada; y la tira continua de luces LED de la trasera. Sí, muchos cambios, a los que se suman una posición más baja de la matrícula y las líneas de tensión del capó -homenaje a las dos primeras generaciones-. Lo que importa es que sigue siendo todo un Porsche 911.

VÍDEO: Disfruta del Porsche 911 Cabrio 2019 en movimiento

La marca alemana también ha querido rendir homenaje al modelo de 1964 con un salpicadero de líneas horizontales. Otro guiño al clásico que no ha faltado en ninguna generación es el cuadro de instrumentos con una amplia esfera central, la del cuentarrevoluciones, que está escoltada por dos pantallas a cada lado. Como los tiempos cambian, las laterales las simulan dos pantallas sin marco, que, por cierto, son tapadas parcialmente por el aro del volante. Todo ello está aderezado por unos logradísimos ajustes y materiales de primera. El volante también es de nueva factura, pero mantiene ese tacto delicioso y el grosor y el diámetro perfecto. En el centro del salpicadero de halla la pantalla central del Porsche Communication Management, que es táctil y de 10,9". Otro aspecto que destacaría es que el coche de la prueba, el Porsche 911 Cabrio 2019, mantiene los botones físicos para las funciones esenciales, por lo que pasa, muy acertadamente, de modas poco prácticas. 

Prueba: Porsche 911, el 992 (de nuevo) es el mejor

Acomodado en sus asientos, de excelente agarre lateral, una posición cinco mm más baja y tres kilogramos más ligeros, giro la cabeza para divisar las plazas traseras. Son más anchas y 20 mm más altas, pero, aún así, hacen mejor la función de 'maletero'. Además, por la altura de estas banquetas y porque la luneta trasera, que es de vidrio y calefactable, es pequeña, la visibilidad posterior es uno de sus pocos hándicaps; nada que una cámara de visión trasera de serie no pueda solucionar. 

prueba porsche 911 cabrio s 2019

Giro la palanca que ahora hace de llave y que está situada a la izquierda del volante, cómo no, y su nuevo motor bóxer de 6 cilindros despierta. Da igual que en lugar de ser atmosférico como antaño esté asistido por dos turbos, porque su sonido es impresionante. ¡Qué trabajo ha hecho la casa! Presume de 450 CV de potencia y de 530 Nm de par máximo. Es un propulsor lleno de energía en todo el rango de revoluciones que entrega un torrente de fuerza nada más pisar el acelerador, sin retardos. Sensacional. Sube de vueltas fugazmente y poco importa dónde se encuentre la aguja del cuentavueltas o la marcha engranada. Ese sensacional bloque tenía que ir asociado al magnífico cambio de doble embrague PDK, con el que no echas en falta uno manual. Esta obra magistral de ingeniería la componen ocho velocidades. Es rapidísimo, y a la hora de subir o bajar de relación, en él la duda no existe. Ejerzo presión en cualquiera de las dos levas e instantáneamente realiza el cambio de relación. Sí, y digo leva y no palanca porque ahora no es existe la posibilidad de cambiar 'hierro' desde la consola central; de ahí que este elemento tenga ese tamaño tan moderado. Según me ha informado Porsche, el nuevo 911 Cabrio en sexta marcha alcanza su velocidad máxima, por lo que la séptima y la octava se han incluido para reducir el consumo y el sonido. También me ha contado que esta caja PDK guarda un secreto: un espacio para alojar un motor para la versión híbrida. 

  
He comenzado la prueba dinámica del Porsche 911 Cabrio S 2019 con el techo cerrado. La capota de lona, que incluye un material termoaislante e insonorizante, también es nueva, muy nueva. Su mecanismo de apertura combina magnesio ligero y aluminio. Con todo ello se consigue una excelente insonorización del interior, casi como si condujese la versión coupé. También, que se capote o descapote en tan solo 12 segundos y a una velocidad que no supere los 50 km/h. Se une a la fiesta el deflector, que aparece en solo dos segundos para impedir que haya turbulencias a bordo. Además, permite mantener perfectamente una conversación con el acompañante a alta velocidad; siempre y cuando quieras...

VÍDEO: Launch Control del nuevo Porsche 911 2019, ¡qué sonido!

A cielo abierto, el sonido el motor bóxer de seis cilindros se oye aún más. También sus petardeos cuando suelto gas, cuando subo de marcha o cuando bajo. Que placer. Ese sonido te invita a acelerar, como su dirección y su suspensión, a abordar curvas. La primera no parece que sea eléctrica, porque los ingenieros han logrado un tacto y un peso que roza la perfección; también que sea rápida y muy precisa. La segunda, mantiene la carrocería firme, como una tabla, pero, además, consigue filtrar sensacionalmente -teniendo en cuenta el coche que es y su naturaleza- las irregularidades de la calzada. Confirmado, porque otra cosa no, pero calzadas rotas, Atenas, que es donde lo he probado, tiene por doquier. La culpa la tiene el chasis deportivo PASM con carrocería rebajada en 10 mm, por primera vez disponible en la carrocería 911 descapotable.

Más información del modo de conducción en lluvia de Porsche

No me podía ir de aquí sin probar el modo 'Wet', otra de las novedades del Porsche 911 Cabrio 2019 de la prueba. Las nubes que me han acompañado durante toda la jornada comienzan a descargar. Los sensores situados en los pasos de rueda delanteros, al detectar agua, me sugieren que lo idóneo sería seleccionar este modo. Muevo el conmutador del volante hasta que doy con él. De esta forma, el Porsche Stability Management (PSM) y Porsche Traction Management (PTM) actúan más pronto de lo habitual, la entrega del par es más suave, la transmisión PDK cambia su funcionamiento y varios elementos se adaptan a este tipo de conducción: alerón y tomas de refrigeración, por ejemplo.

prueba porsche 911 cabrio s 2019

Porsche ha mejorado lo inmejorable. La nueva generación guarda la esencia de la que siempre ha presumido el 'Nueveonce'... Y con su techo de lona no iba a ser menos. Es nueva, está mejor insonorizada y es más ligera. ¿Y su motor? Sobrealimentado y sobresaliente. ¡Sin palabras!

Qué feliz se me puede hacer con 'tan poco'. Siempre y cuando poco te parezcan los 147.065 euros que cuesta... 

prueba porsche 911 cabrio s 2019

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Imagen 100% 911. Respuesta y sonido de su motor. Cambio PDK. Dirección y respuesta en curva. Insonorización capota.

Lo peor

El volante tapa parte de las pantallas del cuadro de instrumentos. Material de los tiradores interiores. Visión trasera.

Y además