Skip to main content

Noticia

El nuevo Porsche 911 tiene modo de conducción en mojado

Porsche 911
Se acabó el ‘aquaplanning’.

El Porsche 911 es uno de los deportivos más queridos de la historia y uno de los más valorados a la hora de combinar altas prestaciones y usabilidad en el día a día. Lo que muchos no sabrán es que, pese a lo avanzado que es tecnológicamente, nunca había tenido modo de conducción en mojado. Hasta ahora.

VÍDEO: las 5 cosas que hacen del Porsche 911 2019 un deportivo único

Resulta curioso por el nivel del vehículo y porque, como deja claro Ulrich Morbitzer, Director de Desarrollo de chasis deportivos en Porsche, le hace bastante falta.

Y es que el 911 tiende a hacer ‘aquaplanning’. Se trata de un deportivo muy ligero y con unos neumáticos muy anchos, lo que hace que tienda a esta práctica más que otros coches. Además, los ingenieros de la marca se han centrado en mejorar su conducción en seco, no en mojado, y la soluciones con las que cuenta, como el ESP, los amortiguadores adaptables o el sistema de frenado, no son suficientes para prevenirlo si el conductor conduce ‘a fuego’ sobre firme deslizante.

Porsche 911 2019: más potente, rápido y digital

Es por eso que en la octava generación ha instalado el modo de conducción en mojado que se sirve de unos pequeños sensores que analizan la cantidad de agua que la carretera arroja contra los pasos de rueda delanteros y, en función de ello, recomienda al piloto activar el modo o no.

Lo que no deja de ser curioso es que aparentemente Porsche ya desarrolló un modo de conducción de este estilo hace bastantes años. El departamento Porsche Advanced Development ya lo consiguió a mediados de 1990 como parte de un programa de desarrollo europeo denominado ‘Prometheus’ e impulsado por Daimler-Benz. En teoría se iba a implementar en las versiones de altas prestaciones como el 911 Turbo, aunque finalmente se decidió no añadirla.

Fuente: Automotive News.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además