Logo Autobild.es

Prueba del Mercedes GLC Coupé 2023: un SUV premium tecnológico y actualizado

Prueba del Mercedes GLC Coupé 2023

Sergio Ríos

Conducimos la última actualización del Mercedes GLC Coupé, que recibe retoques estéticos y novedades tecnológicas.

En esta prueba del Mercedes GLC Coupé 2023 voy a conocer los cambios que ha recibido el SUV alemán. A priori no son radicales, pero sí hay novedades interesantes, de manera que me he desplazado hasta la encantadora ciudad Innsbruck (Austria) para conducirlo. Y es que las novedades de este modelo no parecen enormes a simple vista, pero sí son efectivas.

Un ejemplo de esto se puede ver en apartados como el aerodinámico, con un coeficiente que ha bajado a 0,27 respecto de la anterior versión. Esto se ha logrado con un coche que es 31 mm más largo y 5 mm más alto, pero que también ha incrementado sus anchos de vía. Además, Mercedes ha trabajado en la estética del coche, aunque en general se mantenga el estilo del predecesor.

Diseño e interior

Estando frente a varias unidades, veo varios detalles del diseño del GLC Coupé 2023, como el patrón de las estrellas de Mercedes en la parrilla o los faros Digital Light opcionales (de serie son LED de alto rendimiento). Además, dado que se trata de ejemplares que montan el acabado AMG Line, el aspecto general es más bien deportivo.

En concreto, esta configuración suma retoques en negro y llantas de entre 18 y 20 pulgadas, entre otros detalles. Eso sí, también es posible optar por las versiones como la Avantgarde de acceso, que se caracteriza por utilizar detalles cromados en lugar de por los elementos en negro brillante.

Como he dicho, en el exterior los cambios de este SUV coupé no son espectaculares, aunque elementos como los faros delanteros se ven más estilizados. Además, donde más se notan las novedades es en la trasera, con unos pilotos más finos y que ahora están unidos por una moldura. Hubiera preferido que formase parte del faro y que todo se iluminara, pero igualmente le sienta bien a este modelo. 

Más allá de esto, el interior del nuevo GLC Coupé también ha recibido cambios sutiles, pero lo cierto es que funciona bien. Hay una pantalla de 12,3” para el cuadro de instrumentos y otra central de 11,9” con el último MBUX y nuevas funciones. Ambas se ven y responden adecuadamente, pero echo en falta botones para algunas funciones. Eso sí, el asistente de voz ayuda.

En general, está claro que la tecnología domina el habitáculo, pero no es lo único que me encuentro aquí, ya que también me gusta la amplitud y comodidad en las plazas delanteras. En las traseras, eso sí, el acceso es algo estrecho si eres alto y no te sobrará espacio al ir sentado, pero no estarás incómodo. Asimismo, la visibilidad trasera no es la mejor, pero ayuda la cámara incorporada.

Gama mecánica del GLC Coupé

La gama de motores del Mercedes GLC Coupé 2023 se compone de propulsores electrificados, con versiones microhibridadas e híbridas enchufables. Esta ya es la norma en la marca y puedes encontrar bloques de gasolina y diésel. En todos los casos, eso sí, vienen acompañados de un sistema de tracción integral 4MATIC.

Entre los motores de gasolina se ofrece el 200 4MATIC de 204 CV y el 300 4MATIC de 258 CV entre los mild hybrid. Mientras tanto, se suman una opción PHEV, el 300 e 4MATIC de 313 CV. También existe un 400 e de 381 CV, pero no llegará a España.

Prueba del Mercedes GLC Coupé 2023

Asimismo, las variantes diésel comienzan con el 220 d 4MATIC de 197 CV, sobre la cual se sitúa el 300 d 4MATIC de 269 CV. Esto completa la oferta de motores microhíbridos, mientras que el enchufable diésel cierra la gama, tratándose del 300 de 4MATIC de 335 CV.

Estas mecánicas son las que conforman la mecánica de este todocamino en estos momentos, pero se espera que lleguen más en un futuro. Por ejemplo, se habla de un motor diésel de seis cilindros o versiones AMG, pero se sabrá más sobre ello más adelante.

¿Cómo se conduce?

Sin más dilación, me dispongo a conducir. Comienzo la prueba del Mercedes GLC Coupé con el 300 D 4 MATIC desde el aeropuerto de Innsbruck. La idea es llegar a Lech am Arlberg, lo que me dará la oportunidad de conducir por distintas carreteras. Aun así, lo primero que noto en mis primeros minutos al volante es la suavidad de la suspensión. 

En este caso, la unidad que conduzco monta una suspensión de aire AIRMATIC opcional, que aporta un plus de comodidad, aunque puede ser demasiado blanda a bajas velocidades. Asimismo, el coche cuenta con el eje trasero direccional con hasta 4,5 grados de giro, lo que aporta una maniobrabilidad muy agradecida en ciudad. 

Sobre este último elemento, por debajo de 60 km/h el eje gira en dirección contraria a las ruedas delanteras, pero lo hace en el mismo sentido por encima de esa cifra, de manera que el manejo es bueno también a mayores velocidades. Mientras tanto, la suspensión puede sentirse algo blanda en ciudad, pero no es un problema y a un mayor ritmo no resulta en una falta de estabilidad.

Prueba del Mercedes GLC Coupé 2023

Esto es algo que percibo en autopistas, donde estoy convencido de que podría conducir el GLC Coupé durante horas sin cansarme. Eso sí, al llegar a las carreteras alpinas tampoco estoy decepcionado. La comodidad y estabilidad sigue muy presente, mientras que el motor mueve de forma holgada este enorme todocamino.

Esto es en el modo más cómodo de conducción, pero el modo Sport aporta cambios. Por ejemplo, noto la dirección más rápida y el coche es ligeramente más estable, aunque tampoco era un problema antes. Asimismo, la relación de marchas se enfoca a dar más potencia y el cambio automático trabaja bien, aunque también puedo usar las levas situadas detrás del volante.

De esta forma, llego a mi destino quedando satisfecho con esta versión microhibridada, pero ¿cómo son las híbridas enchufables? Si te mueves por ciudad, esta puede ser tu compra. Sí, pierdes maletero (390 litros en lugar de 545), pero puedes ahorrar más gasolina, gracias a una autonomía eléctrica de hasta 131 kilómetros. 

Para volver a Innsbruck, me toca conducir el GLC 400 e de 381 CV. Como he dicho, no se venderá en España, pero me servirá para saber cómo rinden este tipo de variantes. Por ejemplo, dejando de lado las cuestiones propias de esta motorización, el motor eléctrico aporta una mejor aceleración muy útil en ciudad. Por otro lado, como era de esperar, el silencio es aún mayor.

Prueba del Mercedes GLC Coupé 2023

Eso sí, más allá de estas obviedades, al probar el GLC Coupé híbrido enchufable percibo que el comportamiento sigue siendo suave casi siempre. Sí, casi, ya que la entrada del motor de combustión da algún tirón leve. 

Este es un detalle que hace que no quede 100% satisfecho y lo mismo me sucede los niveles de retención. Me explico: son muy buenos en ciudad y las levas del volante te permiten variar entre intensidades, pero no hay uno lo suficientemente suave como para conducir en carretera de forma cómoda

Ahora bien, ninguna de esta es una cuestión dramática y, con más de 100 km de autonomía eléctrica y un consumo de gasolina de apenas 1,5 litros en un recorrido de lo más variado, está más que compensado. En general, este todocamino de lujo me ha dejado muy contento, aunque no se trate de mi segmento preferido.

Precio y rivales del GLC Coupé

El precio del GLC Coupé 2023 para España arranca en 64.125 euros para el modelo de acceso de gasolina con motor microhibridado. Mientras tanto, las versiones diésel parten de 67.175 euros, con el híbrido enchufable disponible por 83.750 euros. En el caso del PHEV gasolina, eso sí, la cifra es de 81.800 euros.

Con esto en mente, los rivales más directos de este modelo están en las marcas competidoras por excelencia. Por ejemplo, el Audi Q5 Sportback es una alternativa clara, con un precio que parte de 59.660 euros en sus variantes diésel y gasolina o 70.885 euros en las PHEV. Mientras tanto, el BMW X4 es otro competidor, el cual arranca en 60.400 euros en su versión de acceso.

Factores de compra

Lo cierto es que Mercedes sigue teniendo un buen producto entre manos. Los cambios pueden no ser espectaculares a simple vista, pero son efectivos y sí hay trabajo en áreas como la tecnología. Asimismo, la oferta mecánica es suficientemente variada y encaja adecuadamente con un coche así.

En general, el GLC Coupé me ha dejado contento. Es un coche que cumple bien su cometido y mis principales quejas van en la línea de mis preferencias, como la falta de botones físicos o una mejor amplitud y vista en la trasera. Para mí, sería un mejor SUV con ajustes en esas áreas, pero sigue siendo un buen integrante de su segmento.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUVMotor, SUV de lujo

Valoración

Nota8

Hemos probado el nuevo Mercedes GLC Coupé, que ha sido actualizado con retoques estéticos y mejoras tecnológicas. ¿Sigue siendo una buena opción?

Lo mejor

La comodidad, la respuesta de los motores y la sensación de calidad.

Lo peor

El espacio en las plazas traseras, la visibilidad trasera y los pocos botones.