Skip to main content

Prueba

Prueba: Mercedes AMG GT Roadster 2019

Prueba del Mercedes AMG GT 2019
Nota

9

El Mercedes AMG GT recibe un facelift a conciencia. Hay diferencias externas, pero sobre todo, bajo la chapa. Nosotros ya nos hemos puesto al volante, en esta prueba del Mercedes AMG GT 2019. 

No te pierdas: Novedades 2019

En la parte delantera, se puede ver el “lifting facial “en los faros LED de nuevo diseño. Los gráficos iluminados de las luces de circulación diurna ese extienden ahora en forma de codo, través de todo el faro. El GT y el GT S reciben umbrales revisados. En la parte trasera, las diferencias entre los modelos son mayores. El GT básico será reconocible por su sistema de escape con cuatro tubos de escape circulares. Para los GT C y GT S, AMG continúa confiando en los tubos de escape trapezoidales. 

VÍDEO: ¡Toma vuelta rápida!

A excepción del GT R de 585 CV, todos los modelos GT tienen un difusor trasero rediseñado. Los pilotos traseros también reciben nuevos gráficos. Completamente nuevo y limitado a 750 unidades es el GT R Pro, que es una versión de pista aún más radical y purista que el GT R.

Las pantallas analógicas del GT anterior se reemplazan c por una pantalla digital configurable de 12.3 pulgadas versátil. El conductor puede elegir entre tres apariencias que van desde "Clásico" hasta "Supersport". La otra pantalla de 10,25 pulgadas del sistema de información y entretenimiento sigue siendo del GT anterior. Además, el conductor puede ajustar los nuevos botones táctiles en el volante, según la información del vehículo y la instrumentación virtual que desea que se muestre en la pantalla. En realidad, casi todas las funciones del vehículo pueden gestionarse por los paneles de control del volante.

¡Arrancamos!

Ya nos hemos puesto al volante del renovado Mercedes-AMG GT S Roadster. Especialmente en el modo "Sport Plus", el magnífico biturbo V8  no oculta su deseo de tocar la trompeta, rugir y serrar. Eso es exactamente, y en ese orden, lo que inspira su sonido. 

Prueba del Mercedes AMG GT 2019

Y con este estruendo de  fondo, tienes que ser muy fuerte en el carácter, si quieres mantener tu licencia de conducir, porque las ocho trompetas rugen incesantemente: ¡písale, písale! Especialmente más allá de los 140 km / h, el nivel de ruido aumenta que da gusto. 

El Roadster, con sus de .1625 kilogramos, no solo sabe circular como un misil en línea recta. También sabe deslizarse por los tramos de curvas y enlazar giros con desconcertante fluidez, apoyado en su diferencial con bloqueo electrónico y la precisa dirección que, eso sí, podría ser un poco más comunicativa.  

El hecho de que el GT S Roadster ahora también tenga el programa Dynamics no hace sino aumentar la diversión en curva. Esta expansión del ESP calcula de antemano, a la velocidad del rayo gracias varios datos del sensor (por ejemplo, velocidad, ángulo de giro, velocidad de giro) cómo va a reaccionar el bólido. Por medio la distribución reglada de fuerza, la electrónica le da al GT S Roadster más vitalidad si cabe.

Prueba del Mercedes AMG GT 2019

El eje delantero es mucho más vivo ayuda ahora en los giros. Pero, aunque esta renovación es más deportiva que nunca, no es en absoluto demasiado dura, y permite trayectos largos sin castigar tu espalda. Como se espera de un Mercedes, vamos. 

¿Cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento deportivo, confort, cockpit virtual, diseño.

Lo peor

Precio y consumo. Y la dirección debería comunicar más.

Lecturas recomendadas