Prueba

Prueba del Mazda3 Skyactiv 1.5-D: el motor que le faltaba

Enrique Trillo

18/05/2016 - 00:40

El Mazda3 acaba de recibir el motor 1.5-D con tecnología Skyactiv y de 105 CV de potencia, que no lo convierten en un deportivo, pero hace del compacto japonés uno de los modelos más económicos de su categoría sin llegar a ser anodino.

He viajado a Barcelona para tener ocasión de probar el Mazda3 1.5 Skyactiv-D. Se trata de una mecánica que ya venía estando disponible en otros modelos de la marca como el Mazda2 o el CX-3 por ejemplo. En el stand de la marca japonesa en Madrid AUTO 2016 ya se ha podido ver este nuevo propulsor que ya está disponible para pedidos en las dos carrocerías del modelo, es decir, ya puedes ir a un concesionario y encargar un Mazda3 1.5 Skyactiv-D con cinco puertas o un Mazda3 SportSedan 1.5 Skyactiv-D.

No te pierdas: "Prueba del Mazda CX-5"

Con 105 CV de potencia, se trata del motor más económico de la historia de Mazda en término de consumos y de emisiones, ya que se ha homologado con 3,8 l/100 km y solo 99 g/km de CO2 que le hacen estar completamente exento de pagar impuesto de matriculación. Parece una locura decir que un motor con 105 CV es poca cosa, pero como este 1,5 litros integra un turbocompresor de geometría variable, mi primer objetivo durante esta prueba del Mazda3 1.5 Skyactiv-D 2016 es averiguar si ofrece una potencia suficiente en todas las situaciones.

Ya sé que parece evidente que los ingenieros de Mazda podrían haber obtenido algunos caballos más del bloque 1.5-D del Mazda3, pero parece que las ventas de los compactos diésel se han focalizado en opciones de potencia más cercanas a los 100 CV. El hecho es que el turbo de geometría variable, además de otras medidas tomadas en este motor, como usar refrigeración por agua en el intercooler, lo hacen bastante más vivo y menos ruidoso a bajo régimen o cuando el motor está todavía algo frío.

Esta elasticidad del motor 1.5 D Skyactiv para el Mazda3 se ve potenciada también por tener el ratio de compresión más bajo entre los motores diésel de su cilindrada: 14,8:1. Por otro lado, como puedes ver en el vídeo de arriba, las cabezas de los pistones tienen una forma convexa muy concreta que, según los ingenieros de Mazda, ayudan a que el calor se disipe mejor por el pistón, lo que mejora la eficiencia, lo mismo que la reducción del tamaño de las toberas en el inyector.

Por otro lado, hay una contramedida que se nota mucho en la reducción de las vibraciones (también se ve en el vídeo): unos pernos de sujeción para los cilindros que pueden mover sus extremos para atenuar las hondas provenientes del motor. Así, durante los 150 km del trayecto de prueba de este Mazda3 1.5 D casi he echado de menos alguna vibración que me recordara que iba a los mandos de un diésel. En este caso, se trata de un compacto muy ligero, por lo que los 270 Nm del motor disponibles entre las 1.600 y las 2.500 rpm no se me han quedado cortos, aunque en las carreteras con curvas me habría gustado tener algo más de donde echar mano.

En cuanto a los consumos, por suerte, ninguna sorpresa mala: el 1.5 D-Skyactiv del Mazda3 no miente y aunque sería harto difícil lograr los 3,8 l/100 km homologados, a mí me ha hecho 4,8 tras enjugar los seis litros en carreteras de montaña con algo de autopista. Por otro lado, queda hablar de los precios, su acceso a gama está en el modelo de cinco puertas y acabado Style, con un PVP de 22.525 euros que, con los descuentos promocionales (2.200 euros), por financiación (1.000 euros) y el PIVE se quedan en apenas 18.575 euros. 

El nuevo Mazda3 presenta cambios importantes en su diseño. La imagen exterior es diferente, con un largo capó y un habitáculo retrasado que sigue la línea de diseño Kodo que ya han estrenado los Mazda6 y Mazda CX-5. En cuanto a su tamaño, sus nuevas dimensiones son mayores que antes: la carrocería de cinco puertas mide 4.465/1.795/1.450 mm, o lo que es lo mismo, gana cinco milímetros de largo y 40 de ancho, aunque pierde 20 de alto. Además, aumenta su batalla en seis centímetros, por lo que tiene un aspecto más robusto, con un interior algo más espacioso y una mejor estabilidad sobre el asfalto.


Además, como ya ocurre en sus hermanos de gama de última generación, la tercera generación del Mazda3 utiliza la tecnología Skyactiv, que trata de optimizar la respuesta del vehículo tanto en el apartado mecánico como en el dinámico. Bajo este mismo prisma se desarrollan el chasis, la carrocería, el motor y las cajas de cambio de las dos carrocerías disponibles hasta el momento, cinco puertas y sedán, denominada Sportsedán (aquí puedes leer más acerca del Mazda3 Sportsedán 2014)

 

Mazda3 y Mazda3 Sportsedán

La gama del Mazda3 2014 cuenta con tres propulsores de gasolina y, desde mayo de 2016, dosde gasóleo. De los primeros destaca un nuevo 1.5 atmosférico de 100 CV que sustituye al anterior (tenía 105) y sirve de arranque de gama. El otro motor es un 2.0, también sin turbo, con dos escalones de potencia: 120 y 165 CV. Además, está previsto un Mazda3 híbrido para finales de 2013. En cuanto al nuevo Mazda3 de gasóleo, cuenta con un 2.2 de 150 CV, además del mencionado arriba 1.5 de 105 CV.

Si te llama la atención como a mí la elección de motores y su configuración, he de decirte que en la marca de Hiroshima apuestan por algo que ellos denominan ‘rightsizing’. Es decir, que en vez de utilizar un motor pequeño turboalimentado, prefieren montar el propulsor adecuado a cada coche. Así, no dudan en afirmar que las versiones de gasolina 2.0 podrían equivaler a un 1.6 en cuanto a consumo.

Todos los Mazda3 2014 incluyen desde el acabado básico Pulse (más abajo te detallo mejor la gama completa) el ‘start-stop’, que en Mazda se denomina ‘i-stop’, aunque en el siguiente escalón, si optas por la versión de 165 CV, podrás disfrutar del freno regenerartivo i-eloop, que acumula la energía en un condensador en lugar de en una batería convencional, y la emplea para alimentar componentes eléctricos del vehículo.

Además, el Mazda3 Skyactive-G 165 tiene también una parrilla frontal que se abre o se cierra en función de las necesidades, por lo que mejora el coeficiente aerodinámico y reduce a su vez el consumo.

Durante la prueba he podido probar el Mazda3 2.2 Skyactive-D que me ha sorprendido por su empuje desde muy abajo (antes de las 2.000 vueltas) y hasta más allá de las 5.500 rpm. Me ha gustado jugar con el cambio (el tacto está inspirado en el del Mazda MX-5) y la manera en que se desenvuelve en zonas de curvas y, por supuesto, autopista abierta, donde una sexta de unos 60 km/h por cada 1.000 rpm le permite rodar de manera muy cómoda a 120 km/h.

Si no te vas a mover en este tipo de terrenos, el motor más pequeño de gasolina no resulta mala opción, sobre todo si tu movilidad va a ser eminentemente urbana, porque su consumo es de solo 5,1 l/100 km. Pensaba que con este propulsor el nuevo Mazda3 2014 no iba ni a salir de los semáforos, pero lo cierto es que es alegre, sube de vueltas con ganas (sobre todo a partir de 3.000 vueltas) y, sobre todo, te regala una suavidad sorprendente.

El siguiente escalón del Mazda3 2014 lo ocupa el 2.0 de 120 CV que además de cambio manual de seis velocidades puede montar uno automático también de seis marchas. Seguramente será la variante más vendida, puesto que se sitúa justo en el término medio en cuanto a prestaciones, consumo y precio. Como buen multiválvulas, saca lo mejor de sí mismo en la zona media-alta, aunque sus desarrollos, tirando a largos, no te van a dar quebraderos de cabeza a la hora de bajar el consumo.

El nuevo Mazda3 cuenta con un interior muy pensado para que el conductor se centre en la conducción y no tenga que retirar la vista de la carretera. Incorpora el ‘Active Driving Display’ (así es como Mazda denomina a su ‘Head up display’) con la información útil durante la conducción: velocidad, navegación... Desde el acabado intermedio ofrece una pantalla táctil de siete pulgadas que también se puede manejar por medio de un mando giratorio al estilo de los Audi, BMW o Renault. Su funcionamiento es muy sencillo y, curiosamente, no permite un uso táctil en marcha para evitar distracciones al conductor. Además, tiene dos tipos de configuración en el cuadro de relojes:

 

En cuanto el espacio en las plazas traseras, el nuevo Mazda3 es bastante amplio, aunque a lo ancho podría haber sido mejor. Además, la visibilidad hacia atrás no es demasiado buena debido a una luneta posterior estrecha y un pilar C muy ancho.

En cuanto al equipamiento del Mazda3 2014, aparte de lo habitual (climatizador o ESP) tiene todo lo que puedes esperar de un coche de última generación, con conectividad a Internet mediante tu 'smartphone'. También hay que destacar la preocupación de Mazda por incluir componentes que mejoran la seguridad, como el conjunto de medidas 'i-Activesense'. Aglutina elementos como el control de crucero adaptativo o la frenada inteligente en ciudad (SCBS), que evita colisiones por alcance hasta una velocidad máxima de 30 km/h.

Como ya ocurría en la anterior generación, el Mazda3 2014 está disponible con carrocerías de cinco y cuatro puertas. 

Te dejo una imagen de Mazda que explica la composición de la gama del nuevo Mazda3 2014:

 

Composición de la gama del Mazda3 2014

Aquí te detallo cómo queda la gama del Mazda3 2014:

Pulse: i-stop, control de presión de neumáticos, asistente de arranque en cuesta.

Style: Conectividad MZD, pantalla 7”, SCBS, freno regenerativo (165 CV).

Luxury: faros bixenón, Head-Up Display (proyectado en una pieza de plástico como en los Peugeot), asientos calefactables y sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

Por último, las campañas de lanzamiento del nuevo Mazda3 2014 (a lo que se puede sumar además el PIVE3):

Mazda3 Gasolina: 1.900 euros, regalo de Pack Confort o Pack Navi

Mazda3 Diésel: 2.900 euros, regalo de Pack Confort o Pack Navi

Regalo ‘Seguridad Mazda’: garantía de cinco años/150.000 km

Financiación con Mazda Financial Services: 570 euros

Descuento por fidelidad a la marca (entregando un Mazda a cambio): 1.000 euros

Prueba del Mazda3 1.5 Skyactiv-G por Emilio Salmoral

El Mazda3 se lanzó al mercado en 2004 sobre la plataforma del Ford Focus II. Pues bien, diez años después los japoneses ya van por la tercera generación de su modelo. Sin duda, se han tomado su apuesta por el segmento de los compactos muy en serio.

En esta ocasión, he tenido la oportunidad de probar la versión más asequible de gasolina. Se trata del Mazda3 1.5 Skyactiv-G que se presenta con un motor de tan solo 1,5 litros con 100 CV de potencia. Este bloque, de nueva factura, ha sustituido al anterior 1,6 litros con 105.

Me ha gustado mucho el nuevo motor 1.5 Skyactiv-G. Sin duda, es una opción ideal para los usuarios que no realicen muchos kilómetros al año. Este bloque utiliza una serie de soluciones para disminuir al máximo su consumo medio. En la prueba he obtenido una media de 6,1 l/100 km en una conducción que ha tenido autopista, carretera nacional y ciudad. Una cifra muy sensata para un coche compacto de gasolina. Es más, conozco utilitarios que gastan más.

Mazda ha conseguido reducir tanto el gasto de combustible gracias a la tecnología Skyactiv que destaca por una relación de compresión de 14:1 (es altísima), un colector de escape específico y, sobre todo, por el uso del sistema Start-Stop (en Mazda lo denominan i-stop). Además, este motor tiene un funcionamiento muy agradable: es suave, no presenta vibraciones y su humorosidad es muy baja.

Lógicamente, con 100 CV de potencia y una carrocería con un peso de 1.265 kilos, es razonable que sus prestaciones no sean las de un deportivo. Tampoco, lo busca. Este compacto te quiere llevar de allí a acá de forma eficiente. Eso sí, no tiene problemas para acelerar de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 182.

Más me ha gustado la puesta a punto de su chasis. No te cuento ningún secreto si te digo que Mazda junto con Alfa Romeo y Seat son de las mejores marcas generalistas en configurar dinámicamente un vehículo. Los ingenieros japoneses han encontrado el tarado ideal de la amortiguación para que resulte equilibrado en la mayoría de las ocasiones: es un coche eficaz con el que puedes viajar con comodidad.

El interior también está muy cuidado. Los materiales utilizados son buenos, con plásticos de tacto blando en la parte superior y, lo más importante, con unos ajustes adecuados que transmiten mucha sensación de solidez. Además, el equipamiento de serie del acabado Style es muy completo y no le falta el climatizador bizona, control de velocidad o las llantas de aleación de 16 pulgadas.

Pero más me ha gustado la política de opciones que tiene este compacto. Solo tendrás que pagar 400 euros por el navegador y por 1.500 puedes tener el Pack Confort + Visual que incluye cristales traseros tintados, sensor de aparcamiento trasero, lavafaros, sensor de lluvia y luces, faros bixenón y luces diurnas LED. Es decir, por 19.800 euros puedes tener un Mazda3 equipado hasta arriba ya que ahora mismo tiene un descuento de 1.900 euros. ¿No te parece de lo más interesante?

 

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Mazda3 1.5 Skyactiv-G. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 30 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más recomendable por su calidad-precio lo ofrece Génesis, por 516 euros.
 
Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería también la de Génesis. Cuesta 272 euros con franquicia de 300 euros.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Todo sobre Mazda

Mazda Mazda3 Mazda3 5P

Buscador de coches