Skip to main content

Prueba

Prueba Dacia Duster 1.3 TCE, más coche, misma esencia

Prueba Dacia Duster 1.3 lateral
Nota

8

El Duster sigue dando caña

Fue un pelotazo cuando se lanzó, allá por 2010 y por eso tenía ganas de hacer la prueba del Dacia Duster 1.3 TCE. Un coche que demostró el acierto de relanzar la marca Dacia por parte de Renault, en un extraño fenómeno que hizo que automóviles destinados a mercados emergentes fueran codificados en Europa, al punto de que por ejemplo en Francia dueños de Porsche Cayenne o BMW X5 pagaban por pasar un fin de semana a los mandos del Duster. 

Los cambios del nuevo Duster, en vídeo

Era volver a la esencia de la conducción pura, prescindir de comodidades electrónicas y volver a conducir un coche “de los antes”. Tal fue el éxito, que el Duster sigue siendo uno de los SUV más vendidos del mercado y ahora estrena una actualización que incluye cambios estéticos por dentro, por fuera y, sobre todo, una nueva motorización. ¿Mantiene su esencia? Es lo que quiero comprobar en esta prueba.

Así es el Duster por fuera

De entrada, al verlo por fuera parece un coche con más porte, más sólido y robusto. Gracias a su altura, a la nueva parrilla y a unos faros traseros rediseñados mejora su aspecto visual y esa sensación se mantiene en un interior donde estrena materiales más acolchados, salidas de aire, pantalla para el sistema de información y entretenimiento… Leves cambios, pero que le hacen parecer más coche. En las plazas traseras se mantienen las dimensiones (su longitud se mantiene en 4,34 metros), con mucho espacio sobre todo para la cabeza, mientas el maletero ofrece 445 litros de capacidad (un Nissan Qashqai, por ejemplo, se queda en 430).

Prueba Dacia Duster 1.3 TCE

Dotado de sistema de tarjeta inteligente para abrir las puertas y desbloquear el arranque, comienzo la marca del nuevo motor 1.3, un gasolina TCE de la familia Renault que entrega 130 caballos de potencia. Entre sus ventajas están la reducción de peso, un filtro de partículas y un sistema que recubre los cilindros para optimizar la gestión del calor y, con ello, su rendimiento. Se asocia a un cambio manual de seis velocidades, en cuyos desarrollos se encuentra una de las claves de la entrega de potencia.

Prueba Dacia Duster 1.3 TCE

Porque las dos primeras velocidades son muy cortas para facilitar la aceleración, el salto entre segunda y tercera es notable y la sexta es de claro desahogo para llanear y contener el consumo. Si viene un repecho o el coche va cargado, tendrás que bajar una o dos velocidades, aquí también se nota su baja cilindrada. Sí me ha gustado (y mucho) la ganancia en insonorización y aislamiento del habitáculo de este nuevo Duster.

No te pierdas: el Dacia Duster más radical

Bailar en curvas no es su hábitat favorito, de hecho los balanceos de la carrocería son demasiado pronunciados en fuertes cambios de apoyo y se hacen molestos. Está claro que prefiera rodar y rodar sin importar el estado del firme. Porque sus confortables suspensiones se tragan todo, el pasaje viaja agosto y una altura libre de 210 mm al suelo te permite salir por caminos de tierra sin problema. Incluso en esta versión con tracción 4x2 a las ruedas delanteras.

Prueba Dacia Duster 1.3 TCE

Precio del Dacia Duster 2019

Donde sigue siendo imbatible este Duster 2019 es en el precio. Este Duster 1.3 TCE 130 CV cuesta 17.050 euros y dentro de su equipamiento de serie incluye llantas de aleación de 17 pulgadas, barras de techo, retrovisores calefactados y climatizador automático, entre otros elementos. Un Kia Sportage de motor similar, por ejemplo, se va hasta los 25.000 euros.

Prueba Dacia Duster 1.3 TCE

Conclusión

Lo mejor

Mejora en materiales y calidad percibida, relación prestaciones/precio

Lo peor

Balanceos de la carrocería pronunciados en curva, respuesta del motor a bajas revoluciones

Lecturas recomendadas

Y además