Logo Autobild.es

Prueba: BMW X2 xDrive25e, la solución ideal para ciudad... y algo más

Es SUV, es coupé y ahora es incluso híbrido enchufable. Probamos el BMW X2 PHEV.

Si eres de esos a los que lo eléctrico les echa un poquito para atrás, debes empezar a plantearte dos cosas: la primera, que no queda más remedio que acostumbrarte y la segunda es que, dado que la infraestructura de puntos de carga va despacio, los híbridos enchufables pueden ser la solución. Atento a esta prueba del BMW X2 xDrive25e.

He tenido ocasión de realizar una prueba a fondo de este X2 PHEV en Madrid. Ha sido una semana, tiempo de sobra para extraer las conclusiones. Aunque antes de hablarte de sensaciones de conducción, deja que te cuente las características principales de este BMW X2 enchufable.

VÍDEO: Prueba del BMW X2, detalles, precio, especificaciones

Mecánica híbrida enchufable del BMW X2 xDrive25e

El SUV coupé compacto de BMW en su versión PHEV apuesta por un conjunto mecánico formado por un propulsor de gasolina 1.5 TwinPower turbo de tres cilindros en línea con 92 kW (125 CV) de potencia y un par de 220 Nm, que envía la potencia a las ruedas delanteras a través de una transmisión Steptronic de 6 velocidades. 

¿Pero esta versión no era xDrive, es decir, con tracción a las cuatro ruedas? Sí, lo es, porque el motor eléctrico, que entrega una potencia de 70 kW (95 CV) y 165 Nm de par, envía la fuerza a las ruedas traseras a través de una transmisión de una velocidad única y sin que exista conexión mecánica entre ambos ejes, con las ventajas de ahorro de peso y espacio que esto supone.

Motor del BMW X2 xDrive25e

La potencia del conjunto, es decir, cuando ambas mecánicas actúan a la vez es de 162 kW (220 CV) y la cifra de par máximo asciende a 385 Nm. Te garantizo que es un cohete. Le pisas a fondo y sale realmente disparado. Y para muestra, sus prestaciones: según BMW, acelera de 0 a 100 en 6,9 segundos y la velocidad máxima de 195 km/h puede no parecer mucho, pero está limitada para favorecer un menor consumo. 

Consumo y autonomía del BMW X2 PHEV

La batería es otro de los elementos clave del X2 híbrido enchufable. Monta un paquete de ión-litio con una capacidad de 10 kWh, que le otorga una autonomía eléctrica de hasta 55 kilómetros, lo que le permite tener la etiqueta 0 de la DGT, con las ventajas asociadas a ella.

Respecto a los tiempos de carga, BMW asegura que una batería completamente descargada se puede cargar por completo en aproximadamente cinco horas y en 3,8 horas alcanza el 80% de su capacidad total. Con el BMW i Wallbox la operación de carga requiere menos de 3,2 horas y el 80% se alcanza a las 2,4 horas. 

La toma de carga se encuentra tras la tapa de la aleta delantera izquierda del coche
La toma de carga se encuentra tras la tapa de la aleta delantera izquierda del coche

¿Y el consumo? Por el momento no hemos podido hacer una prueba en profundidad de esta versión enchufable del Sport Activity Coupé de BMW que confirme ni la autonomía real del vehículo ni en gasto en condiciones normales de circulación. Así que te apunto la cifra que declara el fabricante: de 2,1 a 1,9 l/100 km y de 47 a 43 g/km en lo referido a las emisiones. La cifra oscila según las versiones y el tamaño de la llanta que equipan.

Comportamiento dinámico en la prueba del X2 xDrive25e

Cuando te pones al volante de este X2 híbrido enchufable es inevitable no ponerse a toquetear todos los botones de la consola central y mirar mientras tanto a la pantalla principal y el cuadro de mandos que te van mostrando cómo se va cambiando la configuración del vehículo. Por un lado tiene los modos eDrive, que modifican el tipo de propulsión. Son estos:

  • AUTO eDRIVE: es la posición híbrida y el sistema te recomienda que selecciones tu ruta en el navegador para optimizar la eficiencia y la autonomía y usar el eléctrico cuando mejor convenga.
  •  MAX eDrive: el modo 100% eléctrico, que sólo permite una velocidad máxima de 135 km/h.
  •  SAVE BATTERY: permite mantener el nivel de carga de la batería o aumentarla mediante la recuperación de energía, para su uso posterior en la ciudad.

Y, por otro lado están los modos que afectan a la dinámica del vehículo y la suspensión. En este caso son: Comfort, Sport y Eco Pro. 

BMW X2 xDrive25e

El tacto de conducción es bueno y la dirección bastante precisa, ya que no requiere de correcciones en plena curva. El coche se muestra suave y rutero si vas en Comfort o Eco Pro y muestra una cara más agresiva, muy BMW, si activas el Sport.

Frena bien, de hecho tuve la suerte de evitar un accidente al parar in extremis antes de chocar con el típico imprudente que se cambia de carril sin mirar. No obstante, se nota su peso adicional y hay que emplearse con más decisión sobre el pedal del freno que en las versiones sin batería. Su peso es de 1.805 kilos, lo que supone casi 200 kg más que el X2 xDrive 20i.

Esto mismo ocurre con su comportamiento. Lo pones en modo Sport y empuja como un toro, con una inmediatez que ya quisiera un diésel, porque el propulsor eléctrico ayuda desde el principio y al pisar el acelerador a fondo te quedas pegado al asiento. En cualquier caso, en las curvas el extra de peso se aprecia ligeramente. No llega a comprometer su comportamiento, que es bastante dinámico, pero está presente y hay que tenerlo en cuenta para no pasarse de velocidad en los giros y encontrarse frente aun inevitable subviraje.

Interior y equipamiento

Antes de terminar, permite que te comente un par de pinceladas sobre su interior, que no difiere apenas del resto de la gama, al margen del cuadro de mandos específico, que muestra la entrega de potencia del propulsor eléctrico y algunos detalles de color azul que hacen referencia a su mecánica electrificada.

Interior del BMW X2 xDrive25e

El maletero tiene una capacidad de 410 litros (pierde 60 litros respecto a los modelos de combustión debido a la posición de la batería, bajo los asientos traseros) y si se pliegan los asientos posteriores pasa a 1.290 litros, frente a los 1.355 litros del resto de la gama. Eso sí, es más capaz que sus rivales SUV de naturaleza híbrida enchufable.

El equipamiento de serie incluye llantas de aleación ligera de 17 pulgadas, climatizador bizona que se puede activar previamente de forma remota desde la app BMW Connected. Y se puede elegir entre las siguientes versiones: Impulse, M Sport y M Sport X.

El BMW X2 xDrive25e tiene un precio de 48.700 euros y está disponible desde ya mismo en los concesionarios de la marca.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Coches híbridos enchufablesSUV, SUV compacto, SUV híbridos

Valoración

Nota8

Ponemos a prueba el BMW X2 xDrive25e, que es la versión híbrido enchufable del SUV coupé de la marca de Múnich, para descubrir si tiene el tacto típico de BMW.

Lo mejor

Comportamiento polivalente: suave o dinámico; bajo consumo, estética deportiva.

Lo peor

Autonomía del motor gasolina, plazas traseras estrechas. Precio comparado con la competencia.