Skip to main content

Prueba

Prueba: Audi SQ8 TDI. Un SUV de 400 CV nada lógico, pero apasionante

 Prueba: Audi SQ8 TDI
Nota

9

El diésel más potente de Europa está en el nuevo Audi SQ8 TDI. Nadie necesita algo así, tan descomunal, pero la realidad es que es algo maravilloso. No lo decimos por decir, porque lo hemos comprobado al volante. Esta es la prueba del  Audi SQ8 TDI.

VÍDEO: El Audi SQ8, a fondo

Audi ha creado con gran esfuerzo un SUV estratosférico de 2,4 toneladas que compare con el modelo normal poco más que su denominación.

El motor prodigioso

Un biturbo V8 de cuatro litros con 435 caballos de fuerza y 900 metros de Nm asegura que las leyes físicas, como la inercia de la masa, se conviertan en una broma diaria. Alimentado por un sistema eléctrico de 48 voltios, un compresor inicialmente hace que el primero de los dos turbos arranque de tal manera que, inspirado por el flujo de aire comprimido, ingresa toda su furia a los engranajes casi sin respirar.

 Prueba: Audi SQ8 TDI

En menos de cinco segundos llega a 100, y el paseo salvaje después de eso no es menos divertido. Solo a 250 km/h, la electrónica lanza el ancla. En el medio, un paquete voluminoso de súper sistemas asegura que el SQ8 se sienta como si se estuviera conduciendo un compacto del tamaño de un A3.

En esta prueba del Audi SQ8 TDI he testado cómo la estabilización electromecánica del balanceo, por ejemplo, reduce los movimientos de la carrocería en una conducción normal, y en las curvas rápidas asegura una inclinación lateral significativamente menor. La dirección en todas las ruedas ayuda a reducir el radio de giro y aumenta la estabilidad desde los 60 km/h. Junto con un diferencial de deslizamiento limitado, el paquete cuesta algo mas de 6.000 euros, pero desde luego la inversión merece la pena.

Los frenos cerámicos o los asientos deportivos también son opcionales, y llevan el precio de este súper SUV a muy por encima de los 100.000 euros.

Conclusión

 Prueba: Audi SQ8 TDI

Cuán útil es un SUV más allá de los 400 CV, es una pregunta abierta. Pero lo que está claro es que el SQ8 TDI es técnicamente una obra maestra. Quien lo conduce, no quiere salir de él.

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento, prestaciones, espacio interior, practicidad

Lo peor

Su precio es estratosférico, solo al alcance de unos pocos.

Y además