Skip to main content

Prueba

Prueba Audi SQ2, 300 caballos que se dejan dominar

Prueba Audi SQ2 2019
Nota

8

El pequeño de la familia también corre...

El Audi Q2 nació en 2017 con la idea de ser una alternativa al A3 Sportback y dar a la marca de los cuatro aros una nueva posibilidad dentro del mercado SUV. Ahora, dos años después, completa la gama con la versión más deportiva y llega la hora de hacer la prueba del Audi SQ2. Un modelo que mantiene la elegancia por fuera sin abrumar con una sobre decoración deportiva, seña habitual en el fabricante y alemán y muy valorada.

Audi SQ2 (interior)

Así es el corazón del Audi SQ2

No te entretengas mucho por fuera de este Audi, que lo mejor está dentro. Un motor 2.0 TFSI de 300 CV y 400 Nm de par, con el que pasa de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y alcanza una velocidad punta de 250 km/h. No es poca cosa, ¿verdad? Pero es que hay más. Sigue apuntando: tracción quattro, capaz de transferir hasta el 100% de la fuerza al eje trasero; cambio S tronic de siete velocidades con levas en el volante; la suspensión deportiva S (de serie), que rebaja la altura en 20 mm y permite adaptar tu conducción a cada momento; y el Audi drive select

Prueba Audi SQ2 2019

¿Cómo responde? Pues corre, y mucho. Es hundir el pie derecho y tener que  aferrarte bien a su volante. Con su duro esquema de suspensiones se agarra al asfalto de una forma soberbia y enlaza curvas con mucha facilidad, como si no le costara. Es un SUV, sí, pero se comporta como un deportivo ágil y bien entrenado. La dirección no es la más informativa del mundo, pero te dice hasta qué punto puedes llegar con tus ímpetus... Y si te pasas, siempre puedes delegar el trabajo a unos frenos que, solo después de un uso muy intensivo, se empiezan a quejar. Funciona bien el cambio automático (salvo en las maniobras a baja velocidad, algo habitual en los DSG) y tampoco a su motor, que cuando alcanza la zona buena, por encima de 2.200 vueltas, empuja con muchas ganas. 

¿Y su interior resulta deportivo?

Prueba Audi SQ2 2019

 
Por dentro el cuadro de mandos resulta ergonómico y ordenado, pero la presentación y algunos mandos se han quedado un punto anticuados frente al resto de la nueva gama Audi y hermanos como el Audi Q3. No en vano, este SQ2 desciende del actual Audi A3 Sportback, que ya lleva a la venta (restyling incluido) más de cinco años. Eso sì, monta unos fantásticos asientos deportivos, el Audi virtual cockpit con pantalla de 12,3 pulgadas, el MMI Navegación e inserciones de aluminio cepillado, con los pedales y el reposapiés en acero inoxidable. 

Este es el precio del Audi SQ2

56.320 euros pide Audi por el SQ2 de esta prueba, por uno de los coches más exclusivos que hay... aunque por ese precio te puedes comprar hasta un Audi Q5 muy bien dotado.

Conclusión

Lo mejor

Rendimiento del motor en regímenes medios y altos, a partir de 3.000 rpm

Lo peor

La estética es demasiado conservadora para el conjunto chasis/motor que esconde dentro

Y además