Skip to main content

Práctico

Vídeo: cómo cambiar la rueda de tu coche

No es tan difícil y te sacará de más de un apuro.

En este vídeo, te enseñamos cómo cambiar la rueda de tu coche ante un pinchazo, usando una de repuesto de manera rápida, eficaz y segura, tanto si ésta es convencional o de tipo 'galleta'.

Imagina que sufres un percance de cualquier tipo (pinchazo, reventón, bordillazo, raja, clavo...)  en una de las ruedas de tu coche. Teóricamente, siempre puedes llamar al servicio de asistencia en carretera de tu seguro y despreocuparte. Pero ¿y si estás conduciendo un coche -propio o prestado- que no dispone de esa póliza? ¿Y si no tienes cobertura en el móvil en esa zona o te has quedado sin batería? Otras veces, sucede que vas con mucha prisa y no puedes esperar a que alguien se presente y te ayude. O, directamente, es un sábado por la noche, no hay ningún taller abierto hasta el lunes y no puedes permitirte el lujo de quedarte sin coche tanto tiempo.

No es tan raro como parece y en esos momentos, sería una pena que después de llevar en el maletero durante tantos kilómetros la quinta rueda o haber pagado un extra por ella cuando compraste el coche -algunos fabricantes traen kit de reparación y sólo la ofrecen como opción-, a la hora de la verdad no supieras qué hacer con ella.Por eso, en este vídeo, te enseñamos cómo cambiar la rueda de tu coche de tal forma que, ante una emergencia así, nada te pare.

Práctico: asistencia en viaje. Todo lo que necesitas saber

Al margen de todos estos consejos, conviene que un día, cuando tengas un rato, practiques cómo hacerlo para que no dudes sobre su ubicación, enganches y herramientas necesarias y todo se resuelva antes de que surja la verdadera necesidad de hacerlo (cada vehículo tiene sus propios trucos). Así, de paso, puedes verificar que llevas encima todo lo necesario -a veces hay que incluir un destornillador o algo similar con lo que extraer un odioso tapacubos que te imposibilita acceder a la llanta o quitar los protectores de plástico transparente de los tornillos-, que funciona...

Práctico: ¿neumáticos de invierno o cadenas?

Tampoco estaría de más que después de ver este vídeo te acuerdes de revisar siempre el buen estado de la rueda de repuesto, porque si está cristalizada o, simplemente, sin presión, de poco te servirá en caso de emergencia. 

Lo primero, la seguridad

Estos consejos son generales, pero por encima de todo, debes tener en cuenta que lo primero de todo es la seguridad, a la hora de detenerte (no pierdas los nervios ni lo hagas en cualquier sitio, pues es mejor que la llanta sufra algo por avanzar unos metros a que te embista otro coche). 

Señaliza tu posición aunque te detengas en un lugar ideal y tu coche quede perfectamente estacionado, porque tendrás que invadir la calzada en algún momento (ponte el chaleco reflectante y usa los triángulos conforme a la ley). 

Toma todas las precauciones, sitúa a tus acompañantes, si los tienes, en un lugar seguro, fuera del coche; mientras cambias la rueda, no pierdas de vista la vía principal ni te confíes un segundo. 

Acaba la operación lo antes posible (no sucumbas a la tentación ni de examinar el neumático dañado para ver dónde estaba el pinchazo ni te pongas a colocar el gato y todas las herramientas en su sitio) y ordena luego el maletero en un lugar seguro. 

No te olvides de reanudar la marcha, una vez hayas recogido lo básico -incluidos los triángulos-, con la máxima prudencia. 

Por último, recuerda: pasa lo antes que puedas por el taller para que te reparen el pinchazo (o sustituyan los neumáticos necesarios si es preciso) y que, una vez colocadas las ruedas correctas para seguir circulando, los pares de apriete de los tornillos sean los correctos. 

 

 

 

   

Y además