Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Practico: Neumáticos de nieve o cadenas, ¿qué es mejor?

Neumáticos de nieve o cadenas, ¿qué es mejor?

Winter is here.

En España, salvo en las zonas situadas más al norte, no hay cultura ni tradición ni conocimiento de conducción en nieve. Es por ello que cuando llega un temporal de dimensiones bíblicas se acaba montando un circo mediático en el que la DGT nos acaba recomendando tener un kit invernal en el coche con pala incluida. Manejando opciones más realistas y serias, hay que prepararse, pero surge una duda entre las dos opciones más interesantes: neumáticos de nieve o cadenas, ¿qué es mejor?

VÍDEO: Los cinco mejores coches para viajar en invierno

Conozcámoslos primero. Las cadenas para la nieve son quizá el sistema que más suena a todo el mundo, consistente en un aro al que se une una cadena, que hay que pasar por detrás del neumático para así crear una cobertura que mejora el agarre en superficies deslizantes como la nieve o el hielo. Al menos esa es la cadena tradicional, pero también existen las de tela, conocidas como ‘calcetines de nieve’, más fáciles de colocar pero pensadas para un uso más puntual.

¿Son obligatorios los neumáticos de invierno en España?

Los neumáticos de invierno, por su parte, gozan de una amplia popularidad es las regiones más septentrionales del mundo, pero en nuestro país son unos grandes desconocidos. Identificados como M+S (por Mud and Snow, Barro y Nieve en inglés), su dibujo es específico para situaciones de baja adherencia y el compuesto del que están hechos les permite mejorar su rendimiento a temperaturas bajas por debajo de los siete grados.

Neumáticos de nieve o cadenas, ¿qué es mejor?

Valorando una y otra opción nos gustaría decir que es una decisión difícil, pero en conjunto los neumáticos de nieve son los que ganan por goleada salvo en uno o dos aspectos. Hay que tener en cuenta que este tipo de ‘gomas’ solo funcionan bien con el frío y que a partir de 12 o 15 grados pierden su efectividad. Esto supone tener que tener dos juegos en casa, lo que implica en primer lugar tener dinero para adquirir ambos y en segundo disponer de un hueco en el que almacenarlos (muchos talleres ofrecen opciones de almacenamiento al cambiarlos).

Las cadenas no pueden competir

Las ruedas están instaladas durante toda la época invernal, mientras que las cadenas hay que montarlas cuando llegue el momento adecuado. Y por adecuado nos referimos a una nevada copiosa, lo que obligará al montaje de las mismas en unas condiciones climatológicas adversas. Aunque se trate de las de tela, es bastante incómodo tener que hacerlo mientras nieva.

También hay que tener en cuenta que las cadenas, sean del tipo que sean, solo valen para esa situación concreta, destrozándose (las de tela) si el firme está seco o destrozando (las de metal) las ruedas y las llantas en las mismas condiciones. Los neumáticos de invierno, por su parte, no necesitan a presencia de precipitaciones para ser efectivos, y de hecho solo con que haga frío ya aportan mejor agarre, respuesta y distancia de frenado que unos comunes.

Neumáticos de invierno: siete cosas que (quizá) no sabes

Por último, y aunque sea un aspecto no excesivamente importante ya que se supone que hablamos de conducción sobre nieve, las cadenas limitan la velocidad máxima del vehículo (al menos es lo que se recomienda) a 50 km/h. Esta restricción es inexistente con los neumáticos de invierno.

Lecturas recomendadas