Skip to main content

Práctico

Motor

Segunda mano: ¿Peugeot 307 o Seat León?

Segunda mano: Seat León o Peugeot 307
En un momento en el que afloran las ofertas de todo tipo, ten cuidado con los chollos demasiado baratos...

En estos tiempos tan convulsos -y lo que queda-, para muchas personas la movilidad seguirá siendo una necesidad muy alejada del capricho, por lo que se verán obligados a buscar un vehículo "que los lleve y los traiga", sin más pretensiones, como estos que te traemos hoy de Seat y Peugeot. Pero hasta desde este punto de vista tan aparentemente sencillo, el éxito en un coche usado puede pender de un hilo, porque hay modelos que ya en su momento, cuando eran nuevos, dieron todo tipo de problemas. Así que imagina ahora, de segunda mano. ¿Un Peugeot 307 o un Seat León equivalente, por ejemplo? ¿Te has hecho alguna vez esta pregunta?  

Si buscas algo que ande y lo más barato posible, es muy normal, dado que de ambos modelos se fabricaron muchas unidades y por su antigüedad ahora puedes encontrarlos casi regalados, por menos de 1.000 euros,

Así es el Seat León 2020

Pero estas dos circunstancias sólo te servirán para encontrarlos muy bajos de precio -salvo los especiales- y para que cuentes con muchísimo recambio, tanto en tiendas especializadas -que todavía los tienen- como en páginas de compraventa entre particulares y, por supuesto en desguaces. Fin. Porque todo lo demás podría ser una fuente de disgustos, sobre todo en el caso del 307.

Compactos para el nuevo siglo

El primer Seat León, de 1999, era el modelo con el que Seat quería entrar en el segmento C con un coche hermanado con su primera berlina -compacta- de la era VW, el Seat Toledo. Compartían una gran parte de su ADN, sólo que la trasera del León acababa en un bonito portón cuyo corte deportivo se acentuaría enseguida, además, con todo tipo de accesorios y versiones mucho más vitaminadas del propio modelo.

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

El León era un importante salto cualitativo respecto al inminente Seat Córdoba (que llegaría tres años después y estaría basado en el Ibiza). No es que la firma española se estrenara en ese tipo de coches a medio camino entre los utilitarios y los compactos, pero los Málaga y Ronda quedaban muy atrás ya en concepto y prestaciones y no respecto al Seat Sport 'Bocanegra' y al Seat 128 3p (fabricado aún bajo licencia Fiat). 

70 años de Seat: hitos, anécdotas, bulos y hazañas

Sí mantenía esas dotes de seducción juvenil con línea, mecánica y prestaciones; un vehículo aspiracional pero de nueva hornada, que suponía un punto diferenciador muy fuerte de Seat dentro del Grupo VW -especialmente, frente a Skoda-.   

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

La reacción de la competencia no se hizo esperar. El Peugeot 307 supuso en 2001 toda declaración de intenciones de la firma francesa, con un nuevo lenguaje de diseño que lo hacía claramente diferente del Peugeot 306 al que sustituía -en estos casos, los números correlativos ayudan y mucho a entender la evolución-.

Fiabilidad

Sin embargo, no supo heredar la fiabilidad de su antecesor (con un interés casi nulo por las florituras a cambio de una notable robustez), ni muchísimo menos. Y eso, en una época en la que ya se estaba generalizando Internet y proliferaban los foros, se convertía en una delicada prueba de fuego. 

Es por ello que tenemos documentación suficiente como para asegurar, veinte años después, que el atractivo y polivalente 307 empezó a tener muy mala fama. Los usuarios se quejaban de problemas relacionados con la electrónica, el campo más delicado de reparar entonces y ahora. Los más sonados tenían que ver con la gestión del motor, el sistema antirrobo y hasta de la caja de cambios.  

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

En el Seat León, tampoco todo era un camino de rosas en algunos puntos, pero estos fueron muy concretos. La imagen tantas veces aireada de "tecnología alemana" con la que se anunciaban los Seat de entonces no era más que un valor añadido en la mentalidad colectiva, pero este supuesto punto a favor se convertía en decepción para muchos, cuando los Skoda, los Audi y también los Seat empezaron a ser víctimas también de los problemas de familia, especialmente, en lo referente a los fallos en los elevalunas eléctricos y los cudalímetros de aire de los motores diésel. 

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

Pero las diferencias eran claras. Y mientras que los fallos del León eran normalmente asumidos como 'males necesarios' por sus propietarios -hecho que no dejaba de sorprender incluso entonces-, los defectos del 307 generaron mucha más controversia, hasta el punto de que se extendieron las quejas por Internet, hubo una asociación de afectados, el servicio de posventa de Peugeot no reaccionó con la agilidad suficiente... y hasta hubo denuncia por parte de la federación de consumidores de Facua.    

Motorización

También en este aspecto se nota hoy, al buscar de segunda mano un Peugeot 307 o un Seat León equivalente, la guerra de entonces entre las motorizaciones HDi y TDI de PSA y Grupo VW, respectivamente, en lo que fue el comienzo de la gran 'fiebre del diésel' de esos momentos. 

En esta primera época que nos ocupa (2000-2005) por la rivalidad real entre el primer 307 y el León de la primera generación es notoria. En el Peugeot, la oferta mecánica va en diésel de el 1.4 HDi de 65 CV hasta el 2.0 HDi de 136 CV, mientras que en gasolina, se podía optar desde el motor 1.4 al 2.0 de 177 CV. 

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

Por parte del León, en esos años podías elegir entre las mecánicas de gasóleo 1.9 TDI -más cotizadas hoy- (de 90 a 150 CV -en versiones Sport y FR-, aunque estaba la opción básica atmosférica del 1.9 SDI, de 68 CV). 

En gasolina del 1.4 al 1.8 había una diferencia que iba de los 75 a los 125 CV. Pero para distinguirse más como opción potente y prestacional, estaban también las versiones turbo (para los León Sport, FR y Cupra), con una potencia extra, desde los 180 los 225 CV.     

Carrocerías y dinamismo

Como ya habrás adivinado, sus carrocerías también eran muy difirentes, atendiendo a los públicos a los que iban dirigidos. En la variante de cinco puertas, compartían el objetivo de seducir a gente joven y de edad algo más avanzada.

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

Sin embargo, el Peugeot tenía un 'target' algo mayor y apuntaba también a los padres de familia con hijos (fue muy popular el Peugeot 307 SW) y las capacidad dinámicas del modelo eran menos dadas a la deportividad. Su tacto no era tan robusto y en curva pisaba de una manera notablemente menos aplomada que el León. 

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

A cambio, la imagen del 307 entre el gran público era más burguesa y elegante que la del compacto español, que no contaría con una carrocería de tres puertas hasta después ni versión familiar hasta pasadas dos generaciones más.

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

Además, las habituales preparaciones tipo tunning del León y su gama de colores y accesorios más atrevidos también le darían un aspecto a veces demasiado 'macarra' como para atraer a compradores de mediana edad en adelante. 

¿Y un cabrio?

Aunque, con mucho, la principal diferencia en la oferta de Peugeot fue el cabrio. Mientras que Seat sólo ha comercializado hasta la fecha un modelo descapotable -el 850 Sport ('Spider'), de 1970 a 1972, la historia de la marca del felino es bien diferente desde sus inicios, hace más de un siglo. Y además de haber vendido todo tipo de convertibles, los franceses apostaron fuerte por el Peugeot 307 CC (coupé-cabrio, con techo de chapa), concepto que ellos mismos habían inventado décadas antes y que el mercado recuperó. 

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

Incluso, Peugeot llegó a disputar el Mundial de Rallys (WRC) con este tipo de vehículo, que se pondría de moda entre muchos fabricantes del momento.

10 curiosidades sobre Peugeot

Sin embargo, los propietarios de estos coches sumarían a los problemas mecánicos del modelo los derivados de los CC (sobrepeso, sistema de varillas demasiado delicado, escasez de recambios, vulnerabilidad ante los siniestros, fallos en los motores de apertura y cierre del techo...).   

Conclusión 

Debido a su antigüedad, en ambos casos te encontrarás precios bastante reducidos en el mercado de segunda mano para el Peugeot 307 y el Seat León I, es decir que en ambos casos te encontrarás con dos compactos de entre 2000 y 2005 de precios muy bajos. 

Esto irá cambiando a medida que uno busque el 307 CC y más aún con los León potenciados (Sport, FR -que en esa época ambas siglas se traducían en motor, no sólo en acabados deportivos- y, cómo no, Cupra).

Segunda mano: Peugeot 307 o Seat León

Así que, a igualdad de condiciones y si no buscas un descapotable asequible con techo eléctrico de chapa, intenta optar antes por el Seat León normal que por el Peugeot 'estándar' : la diferencia no es excesiva y compensa en fiabilidad y comportamiento. 

No obstante, si te gusta más el 307 o no puedes permitirte otra cosa en ese momento para que 'te lleve de un sitio a otro', sin más, no descartes la carrocería familiar SW -ojo con los interiores que hayan soportado el potreo de niños-: ganarás mucho espacio y fue tan vendida que no tendrá problemas para encontrar recambios específicos para esta versión.   

 

Más:

Segunda mano

Y además