Skip to main content

Práctico

Discos o pastillas de freno: cuándo cambiarlos

Podrían estar probando unos filtros para partículas de freno
No conviene que esperes a que el coche frena mal; conoce los plazos, y cambia las pinzas o las pastillas cuando toque.

El mantenimiento del sistema de frenada es, por razones obvias, importante; y esto implica cambiar los discos o las pastillas de freno en el momento necesario. Ahora bien, ¿sabes cuándo le toca a tu coche esta operación?

No te pierdas: Cambia los discos de freno

Si la respuesta a esta pregunta es no, tranquilo; te echamos una mano.

Discos o pastillas de freno: cuándo cambiarlos

Tanto los discos como las patillas de freno sufren desgaste a lo largo de su vida útil, con lo que, llegado el momento, cambiarlos es fundamental. Los discos de freno suelen ser de hierro, y su funcionamiento es sencillo: giran a la par que la rueda, y mediante el accionamiento de las pinzas de freno, se pegan a esta para frenarla.

Cómo cambiar las pastillas de freno

Por su parte, las pastillas de freno van dentro de las pinzas de freno, y lo que hacen es rozarse con los discos para así conseguir que este se disminuya su velocidad.

Al ser ambos elementos cuyo funcionamiento se basa en el roce, sufren un desgaste, con lo que en un determinado momento es necesario cambiarlos. Te explicamos cuándo.

Cuándo cambiar los discos de freno

El cambio de los discos de freno dependerá en gran medida del uso que hagas del vehículo. Como norma general, los discos suelen renovarse cada dos cambios de pastillas (es decir, aproximadamente cada 120.000 km). Pero ten presente que para garantizar tanto la frenada como la seguridad de los ocupantes, lo mejor es que con cada cambio de pastillas hagas que se te revise el estado de los discos. Si hay daños, signos de desgaste o chirridos, no lo dudes y cámbialos.

No te pierdas: Todo lo que debes saber sobre los frenos de coche

Además, hay síntomas que pueden denotar que ha llegado el momento de revisar el sistema de frenada. Por ejemplo, si al pisar el freno se te ponen los pelos de punta del chirrido o las vibraciones del volante parecen descargas eléctricas. Para saber que es necesario cambiar los frenos de disco no hace falta ver grietas o marcas de impactos para considerar que los discos están en mal estado: si el surco de desgaste es pronunciado, les llegó el día de la jubilación. 

Cuándo cambiar las pastillas de freno

Al igual que sucede con los discos de freno, el cambio de las pastillas de freno dependerá enormemente del tipo de conducción que realices. De nuevo, hay una norma general, si bien recuerda que estos datos son completamente orientativos. Las pastillas de freno delanteras suelen necesitar cambiarse a los 60.000 km, mientras las traseras pueden alargarse hasta los 120.000 km.

Puedes tener estos datos en mente, pero si, en una revisión, ves que las pastillas de freno están a menos del 30% de su grosor, ten por seguro que ese es el momento de sustituirlas.

Síntomas de que tu sistema de frenada necesita una revisión

Si notas que tu vehículo frena poco puede deberse a:

  • Que le quede poco líquido de frenos.
  • Que las pastillas estén desgastadas (oirás chirridos).
  • Que los discos estén desgastados.
  • Si notas el freno más duro, puede que haya un problema con el servofreno.
  • Si el coche frena mal y pierde líquido, es posible que la bomba de freno esté en mal estado.
  • Si en el frenado el coche tiende a ladearse comprueba la presión, el desgaste y la alineación de los neumáticos. Si estos se mantienen en correcto estado, puede que las pastillas de freno estén mal asentadas o que el ajuste de los frenos sea desigual. 
  • Si notas el pedal de freno blando es posible que se haya introducido aire en el circuito o que el líquido de freno sea escaso.

Y además